OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 28 de enero de 2009 - 04:46 GMT
Incautan réplicas de diarios nazis
Sergio Correa
Sergio Correa
Berlín

La policía federal comenzó a requisar en todos los quioscos de Alemania los ejemplares de "Zeitungszeugen" (Diarios Testimoniales), una serie de fascículos de historia del nacional-socialismo basado en las reimpresiones de diarios nazis.

Cartel de propaganda nazi
El cartel llamando a votar por Hitler fue demasiado para las autoridades alemanas.
El estado federal de Baviera, heredero de los derechos legales de los diarios nazis, ya había anunciado la semana pasada que haría incautar la serie de réplicas de diarios si continuaba su publicación, pero pocos creían que lo haría después del apoyo masivo de historiadores, políticos e intelectuales al proyecto.

"Quien se decide a una publicación tal, aún después de la advertencia del gobierno de Baviera, muestra que le falta la sensibilidad necesaria en el trato con la historia y el derecho", declaró la ministra de Justicia de Baviera, Beate Merk.

"Esta provocación consciente nos hace inevitable atacar un bien tan preciado como la libertad de prensa", concluyó Merk.

El Consejo Judío Central de Alemania apoyó la decisión de Baviera. Stephan Kramer, su secretario general, dijo a la BBC que "se trata en último término de un diario nazi envuelto en un folleto explicativo que aclara su contenido, pero queda completamente librado al azar si el lector lee la totalidad de la información o el diario aislado".

"Todavía creo que tenemos razón", respondió a la BBC la editora jefe de "Diarios Testimoniales", Sandra Paweronschitz. "Lo que está sucediendo muestra que Baviera parece creer que los alemanes son incapaces de confrontarse con su propia historia", agregó.

Lo que colmó el vaso

La segunda entrega de Diarios Testimoniales se refería al todavía no aclarado incendio del Reichstag (Parlamento alemán) en febrero de 1933, que sirvió para legitimar la primera ola de terror nazi contra sus oponentes políticos.

El diario nazi mostraba una foto del Reichstag en llamas y un titular amenazante: "¡El vaso se colmó! ¡Ahora responderemos sin compasión!".

Esta provocación consciente nos hace inevitable atacar un bien tan preciado como la libertad de prensa
Beate Merk, ministra de Justicia de Baviera
Pero la entrega incluía además la reproducción de un cartel de propaganda nazi de la época, responsabilizando a comunistas y socialdemócratas por el incendio, y que llevaba una esvástica y el nombre de Hitler en letras góticas, exhortando a votar por él.

El cartel parece haber sido demasiado para el gobierno de Baviera, que ahora prueba como evitar que cualquier publicación semejante aparezca en el futuro.

Algunos abogados y los editores mismos de los Diarios Testimoniales alegan que, después de 70 años, el estado de Baviera no puede alegar poseer los derechos de autor de los diarios nazis que debieron absorber después del fin de la guerra.

"En el peor de los casos, de no poder seguir usando esos diarios, tenemos suficiente material de otros lados para seguir el proyecto", concluyó la editora Sandra Paweronschitz.

La lucha por "Mi Lucha"

De manera semejante a los diarios, el estado de Baviera alega poseer los derechos de la obra doctrinaria más importante del nazismo: "Mi Lucha" (Mein Kampf), de Adolf Hitler.

Primera edición de "Mi Lucha" de Hitler
El estado de Baviera también dice tener los derechos sobre "Mi Lucha".
Según la legislación alemana, los derechos de autor caducan 70 años después de la muerte del autor, lo que significaría que el 31 de diciembre del 2015 la obra de Hitler sería, en principio, factible de ser impresa por cualquier persona.

El estado de Baviera ha perseguido dentro y fuera de Alemania las reimpresiones de "Mi Lucha", con variado éxito. En Alemania está prohibida, pero muchos historiadores alegan que es un documento imprescindible para la comprensión del nazismo.

De hecho, aún no existe una edición crítica del libro de Hitler y nadie sabe ya si las miles de ediciones de "Mi Lucha" que circulan por el mundo tienen algo que ver con la edición original.

Dentro de pocos años los alemanes deberán decidir qué hacer con los documentos de su historia; este pequeño ejercicio en torno a los diarios muestra que la disputa no será nada fácil.



NOTAS RELACIONADAS
La decadencia de Auschwitz
27 01 09 |  Cultura y Sociedad
Hitler vuelve a quioscos alemanes
21 01 09 |  Cultura y Sociedad
Gitanos, las otras víctimas
19 12 08 |  Cultura y Sociedad
De lugar de tortura a monumento
23 08 08 |  América Latina
Balneario con un pasado nazi
14 12 08 |  Cultura y Sociedad
Cuando la Alemania nazi fue la víctima
01 11 08 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen