OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 27 de enero de 2009 - 19:56 GMT
La decadencia de Auschwitz
Ruinas en Birkenau

Raffi Berg
BBC, Auschwitz-Birkenau

Estamos en un día de invierno con un frío glacial en uno de los más lugares más infames y lúgubres de la tierra. Trozos de hielo crujen bajo cada pisada, rompiendo el silencio que ha prevalecido desde hace tiempo en este antiguo campo de la muerte.

Esto es Birkenau, el principal campo en el complejo de Auschwitz, donde la mayoría de los 1,1 millones de víctimas de los nazis -90% de ellos judíos- fueron asesinados.

Si no podemos garantizar las seguridad de las estructuras y conservar el sitio apropiadamente, nos veremos forzados a cerrarlo al público
Pawel Sawicki, portavoz de Auschwitz

Sin embargo, después de casi siete décadas expuestas a las inclemencias del tiempo, las estructuras que siguen en pie se están desintegrando.

A diferencia del más pequeño Auschwitz I -un antiguo cuartel de la caballería polaca construido en resistente ladrillo y expropiado por los nazis- Birkenau (o Auschwitz II) fue construido en 1941 únicamente como campo de la muerte y no para durar en el tiempo.

Cada año que pasa es más urgente preservar lo que queda del sitio y, aunque se han tomado algunas medidas para ello, algunas labores cruciales de conservación se han visto estancadas por falta de fondos.

"El Museo de Auschwitz está pasando por una crisis financiera, no cabe duda", dice el portavoz del monumento Pawel Sawicki.

"No tenemos suficiente dinero para desarrollar un plan de conservación a largo plazo. Sólo podemos reaccionar. Si hay un daño a una estructura, repararlo. Pero no podemos ser proactivos", añade.

"Si no podemos garantizar las seguridad de las estructuras y conservar el sitio apropiadamente, nos veremos forzados a cerrarlo al público".

Tareas de conservación

Ese proceso ya ha empezado de varias formas.

AUSCHWITZ-BIRKENAU EN EL TIEMPO
Mayo 1940: Llegan los primeros prisioneros a Auschwitz I
Oct. 1941: Empieza la construcción de Birkenau
Oct. 1944: Levantamiento de prisioneros en Birkenau
Enero 1945: La SS destruye con explosivos las cámaras de gas e incineradores de Birkenau
Enero 17, 1945: Nazis empiezan evacuación del campo
Enero 27, 1945: El Ejército Rojo libera Auschwitz
Abril 1947: Ejecución de ex comandante del campo, Rudolf Hoess, en Auschwitz
Julio 1947: Establecido el Museo Auschwitz-Birkenau

Dos tercios de los cuarteles de ladrillo originales donde vivían los prisioneros en Birkenau ya están considerados inseguros y han sido cerrados al público.

Desde 2006 las frágiles ruinas de las cámaras de gas -voladas con explosivos por los nazis antes de abandonar el campamento en 1945- están cerradas con un cordón de seguridad, pues los muros que quedan en pié están a punto de desplomarse.

Pero algún tipo de conservación se está llevando a cabo.

En Auschwitz I, en uno de los centros designado por los nazis para el registro de prisioneros, equipos de técnicos en bata blancas trabajan para preservar los miles de artefactos que se conservan, al tiempo que desarrollan métodos para salvar la infraestructura de la desintegración.

El laboratorio de conservación -uno de los más adelantados de este tipo en el mundo- se estableció en 2002 con un costo de US$3 millones, como un proyecto del filántropo estadounidense Ronald S. Lauder.

En un cuarto, un escáner copia los amarillentos archivos del Instituto de Higiene de las SS del campamento, mientras que, en la otra punta del corredor, los científicos limpian cuidadosamente a mano algunos de los miles de documentos del instituto.

Financiado por el estado alemán de Norte del Rin-Westfalia, es uno de varios programas de conservación en el museo que dependen de la caridad de países u organizaciones extranjeras.

Laboratorio en el Museo de Auschwitz-Birkenau
El museo sólo puede cuidar de las tareas más urgentes.

"El principal problema es la magnitud de la tarea", afirma el jefe de conservación, Rafal Pioro.

Además de los documentos y artefactos que se encuentran en el campamento -convertido en museo en1947- hay más de 300 ruinas, 155 estructuras y 191 hectáreas de tierra.

"No tenemos suficiente dinero para desempeñar todo el trabajo que quisiéramos", recalca Pioro.

"El público debe entender que no tenemos la capacidad para frenar el deterioro. Todo lo que podemos hacer es desacelerarlo".

Hay algunas ruinas que ninguna cantidad de dinero podría salvar.

En el segundo piso de un bloque de exhibiciones se encuentran unas de las muestras más impactantes: dos toneladas de pelo de las víctimas, utilizadas por los nazis para la industria textil, en un gran montón que va de un lado a otro de la sala.

Es una de las evidencias más tangibles de lo que ocurrió aquí, pero en un estado tan frágil después de tantos años que los expertos reconocen que muy pronto se convertirá en polvo.

Cortos de dinero

Auschwitz
La UNESCO declaró el campo de concentración Patrimonio de la Humanidad.

A medida que el campamento se degrada,, un número sin precedentes de personas están visitando el sitio, creando todavía una mayor amenaza a su conservación.

En 2008, 1,13 millones de personas llegaron de todas partes del mundo, muchas más de las que las antiguas instalaciones del museo -sin remodelar desde los años 50- fueron diseñadas para manejar.

Pero los visitantes generan pocos ingresos. El museo no tiene permitido cobrar por la entrada y lo que logra recaudar por medio de visitas guiadas, venta de libros y estacionamiento no alcanza para mucho.

Desde su inauguración en 1947, el gobierno de Polonia ha proporcionado la mayoría de los fondos del museo.

A pesar de que Auschwitz fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, la ayuda financiera extranjera no empezó a llegar sino a partir de los 90'.

Aún así, esa asistencia sólo comprende entre 1 y 3% del presupuesto anual de US$10 millones. Apenas suficiente para cubrir los gastos diarios, incluyendo la nómina de 250 personas, sin mencionar el trabajo de preservación.

Este dinero se queda lejos de los US$100 millones que el museo dice necesitar para realizar tareas vitales, como la preservación de los frágiles cuarteles, la creación de una nueva exposición y la construcción de un depósito especializado.

"La comunidad internacional no ha hecho lo suficiente", dice Kalman Sultanik, sobreviviente del holocausto de 92 años y tesorero del comité presupuestario del Museo de Auschwitz.

"Alemania en particular no ha hecho lo suficiente, ni para los sobrevivientes, ni definitivamente para Auschwitz".

Plan de rescate

Con la esperanza de salvar el museo para las generaciones futuras, los funcionarios quieren establecer un fondo de dotación de US$170 millones con la ayuda de la comunidad internacional, cuyos beneficios podrían estar enteramente destinados a trabajos de conservación de largo plazo.

"El gobierno de Polonia ha financiado el sitio de Auschwitz y Birkenau por más de 60 años, si no fuera por eso este sitio se hubiera desplomado hace años", asegura Sawicki.

"Desafortunadamente, Polonia no es un país muy rico y Auschwitz no es el único sitio en su cuidado. Por eso es que esperamos que países como Alemania -que naturalmente es responsable de lo que pasó aquí- a pesar de la ayuda que ya ha dado, deben dar más", afirmó.

A principios de este mes, el gobierno de Alemania dijo que consideraba como "un deber central mantener viva la memoria del Holocausto", añadiendo que estaba en conversaciones con Polonia sobre futuras contribuciones para el mantenimiento del museo.

Patrimonio europeo

En 1947, el Parlamento de Polonia aprobó una ley comprometiéndose a preservar Auschwitz y sus edificaciones para siempre.

A pesar de esto, Polonia dice que no se considera el responsable exclusivo de Auschwitz.

"El Holocausto se convirtió en una parte integral de lo que llamamos el patrimonio cultural de la civilización europea", le comentó a la BBC el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional de Polonia.

"Cada nación tiene un deber inalienable de proteger estos lugares".

Sin embargo, el tiempo apremia y, si no llega pronto una suma sustancial de dinero, la promesa de Polonia de preservar el campo no podrá cumplirse.



NOTAS RELACIONADAS
Hitler vuelve a quioscos alemanes
21 01 09 |  Cultura y Sociedad
Gitanos, las otras víctimas
19 12 08 |  Cultura y Sociedad
Balneario con un pasado nazi
14 12 08 |  Cultura y Sociedad
El Papa visitó Auschwitz
28 05 06 |  Internacional
Auschwitz: claves
16 03 05 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen