OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 15 de enero de 2009 - 03:26 GMT
Una juramentación de lujo
Rebeca Logan.
Rebeca Logan
Washington

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Las entradas para ver la toma de posesión de Barack Obama como el presidente número 44 de Estados Unidos son gratis, pero todo lo demás, desde el hotel hasta las fiestas de gala, le puede costar un ojo de la cara.

Si a pesar de la crisis económica todavía le quedan un par de miles de dólares en el bolsillo, existen opciones para disfrutar de este momento histórico para todos los gustos.

Por US$440.000 puede sentirse como todo un presidente, comprando el paquete "comandante en jefe" ofrecido por el histórico Omni Shoreham Hotel, que lleva 75 años hospedando a presidentes y otras celebridades políticas, incluyendo a Harry Truman, Margaret Thatcher y George W. Bush

El precio incluye transporte en jet privado, asistente y chofer las 24 horas, un concierto inaugural, joyas presidenciales, una sesión en un salón de belleza de lujo y un fotógrafo acompañante para captar los momentos más históricos de su estadía.

Y como ningún presidente puede ignorar la política exterior, la oferta incluye un viaje en primera clase a San Petersburgo, Rusia, una zona que no puede estar fuera de la agenda diplomática de Washington.

También para ecologistas

Limusina de Barack Obama
El presidente electo tiene su propia limusina para asistir al acto.

La promoción también incluía la selección de un perro presidencial para que los huéspedes tengan un recuerdo de carne y hueso del evento, pero fue cancelada tras las protestas de grupos que abogan por los derechos de los animales.

Si quiere gastar su dinero sin violar sus principios ambientalistas, por US$44.000, el Hotel Fairmont le ofrece quedarse en una suite decorada con muebles ecológicos, un spa orgánico, un Lexus híbrido con chofer y una donación en su nombre a la fundación de National Geographic.

Incluso los hoteles que no ofrecen paquetes especiales están cobrando entre US$1,000 y US$25.000 la noche, y en algunos casos, los cuartos se agotaron menos de 24 horas después de la elección.

Debido a la extraordinaria demanda de hospedaje -se esperan entre tres y cinco millones de personas- ya se están llenando cuartos en estados aledaños como West Virginia y Pensilvania, zonas que quedan a más de cuatro horas de Washington.

Y más de un residente de la ciudad está alquilando su apartamento, cuarto, e incluso sofá, por precios que van de los US$200 la noche para arriba.

Incluso los rivales de Obama, como el ex candidato republicano Fred Thompson, está ofreciendo su condominio por cinco días por US$30.000, incluyendo estacionamiento, que nunca sobra en Washington.

Testigo de la historia

Empresa japonesa fabrica máscaras de Obama
Si no puede viajar a Washington, cómprese una máscara de Obama y celébrelo en casa.

Si ninguna de esas promociones le gusta, que le parece, por US$1 millón, un piso entero, cuatro suites presidenciales y US$200.000 en bebidas en un hotel con vistas a la Casa Blanca y al desfile presidencial.

No se apure en sacar la chequera, este paquete ya lo compró un empresario negro de Virginia, Earl Stafford, quien ha decidido donar el favor de lujo a los menos agraciados de la zona para que lo disfruten gratis.

Además de las suntuosas instalaciones del hotel, Stafford ayudará a sus invitados de bajos recursos a conseguir vestidos de gala y los servicios de un salón de belleza, para que puedan sentirse orgullosos de presenciar el momento histórico.

Si ya tiene asegurado su hospedaje, puede gastar los miles de dólares que le quedan en limosinas, souvenirs y en una de las diez galas oficiales o 54 extraoficiales que se han planeado hasta el momento.

Hollywood en Washington

Susan Sarandon
Las estrellas de Hollywood tendrán su propia gala.
Las estrellas de Hollywood, que tanto apoyaron a Obama durante su campaña, tendrán una gala donde podrán codearse con famosos como Elvis Costelo, Spike Lee, Susan Sarandon, Oprah y Kayne West. Sin embargo, y a US$10.000 por pareja, ya se vendieron todos los boletos.

Una opción más económica, es asistir a la fiesta de gala de la sociedad del estado de Texas. Esta gala, la preferida por George W. Bush, parece haber caído víctima de la baja popularidad del presidente saliente, y a diferencia de otros años todavía se pueden conseguir entradas.

En contraste, los organizadores de la gala de Hawaii, estado donde nació el presidente electo, informaron que las entradas se agotaron varios días después de la victoria de Obama.

Una entrada a la fiesta del estado de Illinois, que representa Obama en el senado está a US$3.000, sin embargo, por unos módicos US$350 puede ir a "festejar" con la delegación de Arizona, estado del candidato perdedor, John McCain.

Si no consigue boleto ni para esta gala, los seguidores de McCain que viven en Washington podrán ahogar sus penas por menos de US$5 dólares en los bares de la ciudad que permanecen abiertos las 24 horas.

Lo caro cuesta

Si ya hizo sus reservaciones para el hospedaje y la fiesta, lo único que le queda es el transporte, y los precios de los vuelos también están por las nubes a pesar de que las principales aerolíneas han agregado decenas de vuelos hacia los aeropuertos de Washington.

Avión
Los precios de los vuelos a Washington también están por las nubes.

Por ejemplo, un vuelo de Memphis a Washington que costaba $424 la noche de la elección, subió a $1.553 tres días después.

Pero aunque la industria hotelera de Washington está haciendo su agosto, no todos están contentos con la escalada de los precios.

El Departamento de Policía de Los Ángeles, que por petición de Washington debe enviar 347 agentes para ayudar en el operativo de seguridad, está en medio de una controversia local por sus gastos.

Sólo el vuelo costará US$533.000, sin contar US$97.000 para los gastos diarios, y US$81.000 para equipar a los agentes para enfrentar el invierno.

Lo que en general será simplemente un trámite, ha enfrentado al sheriff de Los Ángeles, Lee Baca, con algunos concejales que prefieren que sus policías se queden a patrullar las calles de su ciudad.

Para ellos, por más histórico que sea el momento en Washington, no justifica quedarse cuatro días sin sus agentes.



NOTAS RELACIONADAS
¿Qué sabe Clinton de América Latina?
13 01 09 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen