OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 29 de diciembre de 2008 - 15:18 GMT
Mil euros por... algunos bebés
Emma Wallis
BBC, Roma

Bebé
Italia es uno de los países con el índice más bajo de natalidad del continente europeo.
El bajo índice de natalidad en Italia y la difícil situación económica que atraviesa el país -golpeado al igual que muchas otras naciones por la actual crisis financiera- han impulsado a los políticos a recurrir a la entrega de bonos a las parejas que tengan hijos.

Son muchas las ciudades en Italia que utilizan esta forma de recompensa para incentivar el crecimiento demográfico y el primer ministro Silvio Berlusconi ya ha prometido extender esta política a nivel nacional.

El alcalde de Brescia, Adriano Paroli (un político de derecha), se ha sumado a esta iniciativa pero con una diferencia: ha ofrecido 1.000 euros (US$1.400 aproximadamente) a los bebés que nazcan en su ciudad, pero sólo si al menos uno de sus progenitores es italiano.

(El bono) no es discriminatorio. No le quita nada a nadie sino que le da algo adicional a los ciudadanos italianos
Adriano Paroli, alcalde de Brescia
La decisión provocó gran revuelo entre sus oponentes, pero Paroli sostiene que la medida tiene como fin estimular a los jóvenes italianos a procrear, y por ende es beneficiosa y no discriminatoria.

"(El bono) no es discriminatorio. No le quita nada a nadie sino que le da algo adicional a los ciudadanos italianos. Los inmigrantes representan el 15% de la población en nuestra ciudad pero utilizan el doble o cinco veces más de los recursos de asistencia social", aseguró Paroli.

"También existen beneficios especiales para los inmigrantes que no están disponibles para los italianos. Es lo mismo", agregó el funcionario.

"Más nacionalista que racista"

La zona industrial, en el norte del país, cuenta con un alto porcentaje de inmigrantes. Allí, los índices de natalidad son más altos.

Muchos inmigrantes trabajan en las fábricas y contribuyen de este modo al crecimiento económico del país, una contribución que, según el arzobispo de Brescia, Luciano Monari, los hace merecedores de una recompensa por tener hijos al igual que los demás italianos.

Todos los bebés son iguales. Ya sean extranjeros o italianos, todos deben recibir ayuda
Mujer italiana
Los italianos y los extranjeros que viven en Roma -y que reciben un bono mucho menor por cada bebé sin importar su nacionalidad- reaccionaron con sorpresa a la polémica surgida en Brescia.

"Es injusto. Todas somos mujeres", señaló una rumana. "Estoy aquí desde hace seis años con mi marido y aún no tengo hijos, pero espero tenerlos pronto. Está política me parece extraña. Somos todos iguales. Diría que es más nacionalista que racista".

"Yo creo que puede ayudar a muchas familias", señaló otra mujer. "Es útil, pero todos los bebés son iguales. Ya sean extranjeros o italianos, todos deben recibir ayuda".

Puede que los bonos para los recién nacidos nos traigan a la memoria recuerdos de las políticas de la era fascista, pero en tiempos en los que los hay que ajustarse el cinturón, cada centavo cuenta.

Más allá de las diferencias de opinión, la mayoría parece coincidir en que premiar a las parejas que tienen hijos es una buena idea, y puede ayudar al país a recuperar su estabilidad financiera.



NOTAS RELACIONADAS
Mil euros por bebé
01 12 03 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen