OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 15 de noviembre de 2008 - 03:28 GMT
Infidelidad virtual, separación real
Redacción BBC Mundo

Second Life
Para tener sexo en Second Life es necesario primero comprar los genitales.

La esposa llega a casa y encuentra a su marido con otra mujer en una situación comprometida. La esposa se siente traicionada y presenta una demanda de divorcio. El matrimonio se termina.

Esta es la historia de Amy Taylor y David Pollard, pero ¿qué tiene de especial? La respuesta es que en esta ocasión la infidelidad tuvo lugar más allá del mundo en el que vivimos.

Amy Taylor y David Pollard se conocieron en una sitio de chateo en internet en 2003. Más tarde se casaron y tomaron interés en Second Life, un mundo virtual en el que los usuarios se recrean a si mismos e interactúan entre sí.

Pero el matrimonio terminó cuando el alter ego virtual o "avatar" de Amy Taylor encontró al de su marido teniendo relaciones sexuales con una prostituta en el sofá.

Genitales en oferta

¿Cómo tienen sexo los personajes en Second Life? "Primero hay que comprar los genitales", responde Adrian Mars, especialista en temas de tecnología.

"Cuando empiezas en Second Life no tienes genitales y tienes que comprarte unos. Los hay de todo tipo, incluso unos que eyaculan en el momento preciso".

Cuando empiezas en Second Life no tienes genitales y tienes que comprarte unos. Los hay de todo tipo, incluso unos que eyaculan en el momento preciso
Adrian Mars, especialista en temas de tecnología
Mars agregó que aunque algunos llegan a tener relaciones muy intensas, lo cierto es que los mecanismos sexuales en Second Life no son nada apasionantes: "Lo que ves en la pantalla es lo que hay y lo mejor a lo que puedes aspirar es un poco de humor sexual".

"Obviamente, las relaciones sexuales en Second Life no son lo mismo que en la vida real, pero ciertos comportamientos pueden resultar igual de ofensivos en el mundo virtual que en de verdad".

Los usuarios de Second Life pueden comunicarse verbalmente a través de micrófonos o escribiendo mensajes que aparecen en una burbuja de texto encima del personaje. Es posible tocarse, moverse y gesticular.

Limitaciones sexuales en Second Life

Pero las caricias en Second Life están muy lejos de ser algo sensual. Según Gabby Kent, profesora de juegos de computador en la Universidad de Teeside, no hay que olvidar que estos alter ego son meras aglomeraciones de píxeles que no pueden doblar músculos individuales.

Second Life
Las relaciones sexuales también tienen sus reglas en el mundo virtual.
Así, una relación sexual entre dos personajes virtuales sería algo así como dos muñecos frotando torpemente sus cuerpos.

Los movimientos pueden realizarse por medio del teclado o el ratón, aunque por el momento la representación en la pantalla es muy rudimentaria.

La forma de explorar estos mundos virtuales se basa en gran medida en asunciones. Basta con hacer click sobre una puerta para que el alter ego la traspase, sin necesidad de dirigir la mano de forma explícita sobre el pomo.

Quizás por esa razón, la mayor parte del sexo en Second Life es por medio de palabras.

Etica sexual en la red

Kent opina que el hecho de que Amy Taylor se sintiera traicionada está justificado ya que en Second Life todos los personajes son representaciones de un ser de carne y hueso.

Las relaciones sexuales entre alter egos sólo pueden tener lugar si ambos consienten y lo mismo sucede a la hora de quitarle la ropa a un personaje.

La infidelidad y el adulterio son sólo algunos de los temas espinosos en Second Life.

Se sabe de comportamientos sexuales inadecuados, como el caso de un periodista estadounidense que fue atacado por una bandada de penes voladores mientras realizaba una entrevista en su oficina virtual.



NOTAS RELACIONADAS
Presa por asesinar a su marido en la red
24 10 08 |  Cultura y Sociedad
Oro virtual a la venta
22 08 08 |  Ciencia y Tecnología
El debut virtual de una orquesta
15 08 07 |  Cultura y Sociedad
Cómo cocinar un manjar digital
14 08 07 |  Ciencia y Tecnología
Bart Simpson "en exclusiva"
27 07 07 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen