OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 31 de julio de 2008 - 22:21 GMT
Una antigua "computadora" olímpica

Pieza del Mecanismo de Anticitera (Proyecto de investigación del Proyecto AMRP)
Las piezas fueron encontradas en 1901 en el fondo del mar.

El "Mecanismo de Anticitera", un artefacto construido en Grecia hacia el siglo II AC, no deja de generar sorpresas, según se desprende del último hallazgo sobre las funciones de esta especie de primitiva computadora.

Un artículo aparecido en la revista especializada Nature informa sobre los resultados de una investigación que explica cómo el sofisticado diseño articulaba calendarios civiles y religiosos con cálculos astronómicos.

El trabajo estuvo a cargo del matemático británico Tony Freeth quien forma parte del llamado "Proyecto de investigación Anticitera", un equipo internacional dedicado a descifrar los misterios de este mecanismo.

Las 82 piezas de este artefacto, que se exponen en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, fueron encontradas accidentalmente en 1901 por un buzo griego entre los restos de un antigua embarcación romana hundida en las costas de la isla de Anticitera, cerca de Creta.

Cuadrantes y engranajes

El hallazgo permitió acceder al primer tipo de reloj de engranajes y cuadrantes del que se tenga historia, construido al menos mil años antes de que estos instrumentos aparecieran en la Edad Media.

Réplica del Mecanismo de Anticitera en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas
El Museo Arqueológico en Atenas expone también esta réplica.

Entre los fragmentos de bronce que se encontraron, se cuentan cerca de 30 engranajes en bronce y cuadrantes o esferas con inscripciones ocultas bajo las capas de corrosión acumuladas por cientos de años bajo el agua.

Para acceder a estas inscripciones, los investigadores utilizaron una técnica de rayos X y tomografía computada que provee imágenes tridimensionales de las capas.

Esto permitió a Freeth, hace dos años, concluir que se trataba de una máquina que permitía calcular el tiempo en base a ciclos astronómicos y casi como una primitiva computadora predecir la posición del sol, la luna y algunos planetas.

Pero ahora Freeth y su equipo fueron más allá al descubrir que el instrumento relacionaba estos ciclos con la vida diaria de los griegos y en especial con uno de los máximos acontecimientos de la antigüedad: los Juegos Olímpicos.

Lleno de sorpresas

En efecto, uno de los cuadrantes registra las fechas de estas fiestas religiosas, culturales y deportivas que -según se estima- comenzaron en el año 776 AC en honor a los dioses de la antigua Grecia y sirvieron de referencia al calendario helénico.

Las fiestas, que reunían a deportistas llegados de todas las ciudades estado del mundo griego o helénico, tenían lugar en la villa de Olimpia, en el valle del Alfeo, el santuario más importante del dios Zeus y se extendieron hasta el 392 DC cuando fueron prohibidas por el emperador romano Teodosio I.

"El ciclo de los Juegos era muy simple, un ciclo de cuatro años y para esto no se necesita un instrumento sofisticado para calcularlo", dijo Freeth a la BBC.

Este ciclo comenzaba con la luna llena más cercana al solsticio de verano y marcaba el comienzo de un período de cuatro años conocido como "olimpiada".

"Los juegos tenían tal importancia social y cultural que no es extraño que estuvieran presentes este mecanismo", expresó el científico. "De todos modos nos causó una enorme sorpresa cuando vimos esta referencia cultural en el mecanismo", añadió.

Como Arquímedes

A diferencia de los juegos actuales, las antiguas Olimpiadas comprendían en realidad cuatro Juegos Panhelénicos que se desarrollaban durante esos cuatro años.

Esto está representado en las inscripciones que aparecen en uno de los diales del mecanismo.

Restos del Templo a Zeus en el Monte Olimpo
La villla griega de Olimpia era el santuario más importante del dios Zeus.
Los cuatro sectores de este cuadrante contienen grabados junto a cada año, dos Juegos Panhelénicos: los principales o "corona" (llamados Isthmia, Olympia, Nemea y Pythia) y los menores (Naa y un segundo que todavía no fue descifrado).

Además, el equipo de investigadores logró identificar en el artefacto, los nombres de los 12 meses que corresponden al calendario de Corinto, en Grecia central, ciudad Estado famosa por haber establecido una serie de colonias en el noroeste de Grecia, y las islas de Corfu y Sicilia.

En esta última colonia de la llamada Magna Grecia (actual Italia) se estableció el filósofo Arquímedes, famoso por su teorema sobre la relación entre los cuerpos sumergidos en un fluido.

La leyenda dice que exclamó ¡Eureka! como expresión de asombro al encontrar esta relación plasmada en su famoso principio, precisamente mientras tomaba un baño.

Aunque Arquímedes murió en el 212 AC sus discípulos recogieron y perfeccionaron sus enseñanzas en especial en la llamada escuela de científicos y diseñadores de Siracusa.

Según el profesor Alexander Jones, del Instituto para los Estudios de la Antigüedad en Nueva York (integrante de este proyecto), es probable que allí se haya construido este reloj olímpico que todavía podría deparar varios Eurekas más.



NOTAS RELACIONADAS
Sodoma: ¿destruida por un asteroide?
31 03 08 |  Cultura y Sociedad
Se agita debate sobre resurrección
09 07 08 |  Cultura y Sociedad
Texto sagrado regresa a Israel
04 12 07 |  Cultura y Sociedad
Revelan "Evangelio de Judas"
06 04 06 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen