OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 7 de agosto de 2008 - 10:53 GMT
El vuelo de Patricia Osses
Manuel Toledo
Manuel Toledo
BBC Mundo

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Ésta es una historia que comienza en Chile, mientras Patricia Osses, vestida de blanco, volaba por el patio de su abuela.

Cuando estiraba los brazos, parecía que iba a chocar contra los grandes ventanales de madera, de color verde agua, que daban al patio.

El patio estaba justo frente a la pieza de mi abuela y yo pensaba que a ella, que era muy católica, le encantaría despertarse y verme volando

La artista y arquitecta chileno-brasileña había regresado a Santiago, su ciudad natal, desde Sao Paulo, Brasil, donde ha pasado casi toda su vida.

"El patio estaba justo frente a la pieza de mi abuela y yo pensaba que a ella, que era muy católica, le encantaría despertarse y verme volando", le cuenta Osses a BBC Mundo.

"Pero mi abuela Pina había muerto hacía 15 años y yo estaba allí con el proyecto de imaginarme cómo sería mi casa si yo hubiera vivido siempre en Chile".

El proyecto ha tomado nuevos rumbos y ahora ella se encuentra en el Reino Unido, invitada por el Consejo Británico y el Consejo de las Artes de Inglaterra, en el marco de su programa conjunto "Artist Links" ("Vínculos de artistas"), que durante dos años estará dedicado a Brasil.

Vea imágenes de Patricia Osses y su obra

Punto de partida

La familia de Patricia Osses se mudó a Brasil cuando ella tenía un año y medio de edad, en 1973.

Patricia Osses            Foto: Manuel Toledo, BBC Mundo
Patricia Osses estudió arquitectura, artes plásticas y música. Toca el violoncelo.

"Era una época difícil y muchos chilenos se estaban yendo del país", nos dice.

"Mis padres tenían planes de vivir en Brasil durante un par de años, pero a los pocos meses de estar allí tuvo lugar el golpe militar de Augusto Pinochet y decidieron no regresar a vivir en Chile mientras él estuviera en el poder".

"Así pasaron 17 años y cuando se reinstauró la democracia, ya éramos también brasileños y nos quedamos en Sao Paulo".

Aunque la artista había visitado Chile, nunca había vivido allí hasta que comenzó a trabajar en el proyecto de la Casa Pina.

"Cuando uno construye una identidad, la casa es el primer espacio, el punto de partida", reflexiona.

La casa como libro

Osses, que se formó como arquitecta en 1995 y después estudió artes plásticas en la Universidad de Sao Paulo, señala que toda su obra se desarrolla en relación con el espacio.

Performance familiar en Casa Pina
La casa de mi abuela siempre me había fascinado y empecé a trabajar en ella como si fuera un libro
"A partir de ahí, hago otras cosas, por ejemplo una instalación o un performance, que en general se transforman en fotografías o videos".

"La casa de mi abuela siempre me había fascinado y empecé a trabajar en ella como si fuera un libro", cuenta.

"Cada pieza de la casa se transformará en un capítulo de ese libro, que se publicará como parte de mi tesis para una maestría en poéticas visuales que estoy haciendo en la Universidad de Sao Paulo".

Uno de esos capítulos, "Patio de Luz", ya ha merecido un premio y ahora está en el museo de Santa Catarina, Itajaí, Brasil.

"Puse un espejo muy grande en el piso y sobre esa instalación realicé un performance, en el que, acostada sobre el espejo, con un vestido blanco, hacía movimientos, mientras me fotografiaban desde el techo", le explica la artista a BBC Mundo.

"Cuando las fotos se invierten, el espejo refleja el cielo y es como si yo estuviera volando por el patio".

El libro como casa

Para el proyecto en el Reino Unido, llamado "Casas literarias", decidió partir por el camino opuesto.

Patricia Osses            Foto: Manuel Toledo, BBC Mundo
En Londres, la artista visitó las casas de varios escritores, incluida Virginia Woolf.

Mientras que en Chile estaba convirtiendo una casa en un libro, en Inglaterra quería transformar un libro en una casa.

"Emocionalmente, mi mayor conexión con este país, que verdaderamente no conocía, era a través de su literatura, sobre todo de las novelas inglesas y de las adaptaciones de éstas al cine", dice la artista.

"Me interesaba visitar las casas de algunos escritores, como las hermanas Brontë, Beatrix Potter y, en especial, Virginia Woolf, cuya obra, poéticamente hablando, fue la que más influencia tuvo sobre mí, por la manera en que se relacionaba con el espacio y con la luz".

"También vi una exposición del cineasta, artista y escritor Derek Jarman y fui a conocer su jardín en Dungeness".

Para cantarle a la casa

El libro en que Osses centró su proyecto inglés fue Look back in anger (Mirando hacia atrás con ira), del dramaturgo y guionista John Osborne (1929-1994).

Phil Minton le canta a la casa de John Osborne.
Phil Minton le cantó a la casa de John Osborne en Shropshire.

Gracias a Arvon Foundation, una organización británica que ha adquirido varias casas de escritores para transformarlas en centros de promoción literaria, ella pudo trabajar durante dos meses en la antigua casa de Osborne en el condado de Shropshire.

"A diferencia de la casa de mi abuela, que mis primos la mantienen como ella la dejó, la de Osborne está vacía desde hace cinco años, mientras la restauran", dice la artista.

"Por eso decidí, entre otras cosas, llenarla de sonido para lo que invité a un cantante británico que había escuchado en Sao Paulo, Phil Minton, que es un gran improvisador y reacciona mucho al espacio donde está".

"Él cantó, sin acompañamiento, por toda la casa y lo filmé. También lo filmé a través de un espejo de unos 200 años de antigüedad, un poco bajo la influencia de Lewis Carroll en Alicia a través del espejo, que leí allá en una edición muy antigua".

"La casa estaba llena de cuartos, salas y corredores, y el espejo era como un camino más que podía seguir".

Verde y violeta

A Patricia Osses también le impresionó mucho el paisaje circundante.

Patricia Osses vestida de violeta
Para destacar ese verde todavía más, compré 50 metros de seda india de color violeta y me tomé fotos, enrollada en ese tejido, como si fuera un tremendo vestido, con una cola muy larga, que cruza todo el paisaje

"Osborne decía que eligió esa casa porque tenía la mejor vista de Inglaterra", señala, "y otro de mis trabajos fue en función de ese paisaje tan verde, que lo dominaba todo, muy diferente al verde a que estoy acostumbrada en Brasil, con una luz muy diferente".

"Para destacar ese verde todavía más, compré 50 metros de seda india de color violeta y me tomé fotos, enrollada en ese tejido, como si fuera un tremendo vestido, con una cola muy larga, que cruza todo el paisaje".

Ahora que la casa de Osborne se ha despedido de su novia vestida de violeta, la artista chileno-brasileña sueña con volar a hogares y patios de otras partes del mundo.

Pero como hay tantas casas y culturas diferentes, tal vez esta historia, como las posibilidades que ofrece un espejo, no tenga fin.

Espejo que Patricia Osses colocó en la casa de John Osborne



NOTAS RELACIONADAS
Oscar Muñoz: el mundo al revés
22 07 08 |  Cultura y Sociedad
Alfredo Jaar, de Chile a África
01 04 08 |  Cultura y Sociedad
Arte chileno en la Tate
26 01 08 |  Cultura y Sociedad
El museo abstracto de Coahuila
27 03 08 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen