OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 11 de julio de 2008 - 02:47 GMT
París, en dos o cuatro ruedas
Gerardo Lissardy
Gerardo Lissardy
París

Parisina en bicicleta Vélib
Las autoridades de París aseguran que las bicicletas de alquiler Vélib han sido un éxito.
Vélib, la red de bicicletas en libre servicio de París, cumple un año con un éxito claro y con un posible rival o complemento a la vista: Autolib, una red de coches eléctricos que pronto estarían a disposición del público.

El sistema de hasta 4.000 automóviles pequeños es un nuevo proyecto de la Alcaldía de París, que espera echarlo a rodar el año próximo con 700 estaciones de renta o devolución en la ciudad.

El alcalde, el socialista Bertrand Delanoë, asegura que Autolib será un complemento de Vélib, que ya cuenta con 190 mil suscriptores, y acercará a la ciudad a su objetivo de ser la capital ecológica mundial.

Pero algunos temen que la iniciativa se transforme en un estímulo para el uso de coches en lugar de bicicletas.

"Pienso que hay un riesgo de que Autolib tome usuarios de Vélib y del transporte colectivo", sostuvo Denis Baupin, alcalde adjunto de París y miembro del Partido Verde, en diálogo con BBC Mundo.

"Yo no soy favorable a esto", declaró.

Un suceso

A fuerza de pedal, las bicicletas en libre servicio de París enterraron las dudas iniciales que había sobre la viabilidad del sistema Vélib y han registrado más de 26 millones de viajes en su primer año.

Una encuesta reciente encargada por la Alcaldía de París indicó que casi la unanimidad de los usuarios de Vélib se manifiestan "satisfechos" con el servicio (94%) y aseguran que lo recomendarían a un amigo (97%).

Autolib tiene el riesgo de ser un sistema que incite a la gente a utilizar automóviles regularmente
Bertrand Delanoë

El sistema consiste en unas 20 mil bicicletas que se pueden alquilar en estaciones por todo París, con un depósito de garantía y un abono temporal.

Además del abono, debe pagarse el uso de la bici: los primeros 30 minutos son gratis y después la tarifa aumenta cada media hora, para estimular la rotación de usuarios.

Los rodados puede devolverse en cualquiera de las 1.450 estaciones parisinas.

Tres de cada cinco abonados a largo plazo dicen utilizar Vélib para ir a estudiar o a trabajar.

Un año después, estas bicicletas se transformaron en parte del paisaje de París: hoy es casi imposible contemplar uno de los bulevares o avenidas de la ciudad sin ver pasar uno de estos biciclos, grises y con tres velocidades.

El sistema ha sido adoptado en otras ciudades, dentro y fuera de Francia.

¿Peligroso?

Pareja montando bicicletas Vélib
Aunque el sistema de Vélib ha funcionado, algunos usuarios se quejan por la falta de seguridad.

Sin embargo, también se han escuchado reclamos de mejoras de la red Vélib.

Varios usuarios afirman que es difícil encontrar espacios disponibles para devolver las bicis en el centro de la ciudad durante el día, o que parte de los rodados suele tener algún tipo de avería.

También se ha informado de problemas de seguridad, pese a que París cuenta con más de 370 kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas.

Desde la inauguración del sistema, tres usuarios de Vélib murieron atropellados por coches.

El año pasado, un total de 700 ciclistas sufrieron accidentes en París, un aumento de 37% respecto a 2006, según la Policía.

Sin embargo, hay quienes afirman que el número de accidentes es proporcionalmente menor ahora, ya que la circulación de bicicletas creció 70% en el último trimestre de 2007 respecto al mismo período de 2006.

A motor

La red de 4.000 automóviles eléctricos que proyecta París está basada en el sistema Vélib.

El alcalde Delanoë adelantó que 200 de las 700 estaciones de alquiler y devolución de estos coches estarán bajo tierra.

Explicó que un sistema computarizado permitirá anunciar el lugar de retorno de los autos al momento de alquilarlos, "de modo de estar seguro que se va a encontrar una plaza".

Bicicleta Vélib
El Partido Verde teme que la red de coches eléctricos desaliente el uso de las bicicletas.

El servicio va a cubrir también la primera corona de la ciudad, a diferencia de la red Vélib, que ha sido cuestionada por esa limitación.

"Esto puede revolucionar nuestro transporte", afirmó Delanoë, que se menciona como posible presidenciable socialista y utiliza un auto eléctrico para desplazarse.

Sin embargo, en el Partido Verde francés sospechan que el cambio puede ser diferente al previsto.

"Autolib tiene el riesgo de ser un sistema que incite a la gente a utilizar automóviles regularmente", advirtió el alcalde adjunto Baupin, que estuvo a cargo de proyectos de movilidad de París (incluida la creación de Vélib).

Baupin defendió en cambio el concepto de auto-compartido, "en el que la gente pueda tomar vehículos de modo excepcional, como complemento al transporte colectivo", y supuestamente sin generarse un hábito.



ESCUCHE/VEA
París en bicicleta
BBC MUNDO HOY



NOTAS RELACIONADAS
París pone a prueba el poder de la bicicleta
15 07 07 |  Cultura y Sociedad
A todo pedal y en cueros por el mundo
09 06 07 |  Cultura y Sociedad
¿Pueden los jóvenes salvar al planeta?
06 06 07 |  Ciencia y Tecnología
Nada como una bicicleta
09 05 05 |  Ciencia y Tecnología
Londres en dos ruedas
10 12 04 |  Londres, Londres

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen