OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 10 de mayo de 2008 - 13:40 GMT
Rusia: acusación de blasfemia
Yuri Samodurov, director del museo Andrei Sakharov
De ser encontrado culpable, Yuri Samodurov podría ser condenado hasta cinco años de prisión.
El director de un centro cultural ruso dedicado a los derechos humanos enfrentará cargos de incitación al odio religioso por organizar una exposición en la que Jesucristo aparece representado como el ratón Mickey.

Los fiscales del caso dijeron que acusarán formalmente la próxima semana al director del Museo Sakharov, Yury Samodurov, y añadieron que, de ser encontrado culpable, podría ser condenado hasta cinco años de prisión.

Los creadores de la exposición, que se llamó "Arte Prohibido", buscaron obras que fueron rechazadas por las galerías de arte rusas durante 2006.

La reportera de temas religiosos de la BBC, Frances Harrison, apunta que Samodurov intentó plantear como tema de discusión lo que debería o no ser prohibido y usar la nueva libertad de expresión que, según pensaba, existía en el país.

"Relativamente suave"

Para observar las piezas, los asistentes a la muestra tenían que mirar a través de unos agujeros en la pared.

Vladimir Putin miembros de la Iglesia Ortodoxa Rusa
La exposición provocó el enojo de los representantes de la Iglesia Ortodoxa rusa.

Una obra mostraba varias obscenidades garabateadas con un fondo de imágenes religiosas.

Otras incluían imágenes pornográficas, además de una pintura de Jesucristo con la cabeza del ratón Mickey y Lenin sobre un crucifijo.

Nuestra reportera señala que, según la opinión de algunos críticos, la exposición era relativamente suave para los estándares internacionales.

Sin embargo, parece que provocó el enojo de los representantes de la Iglesia Ortodoxa rusa.

No es la primera vez que Samodurov se mete en problemas con las autoridades rusas.

En 2003 también fue procesado por incitación al odio religioso y tuvo que pagar una multa, tras montar una exposición que incluía una obra en la que se veía una imagen de Cristo al lado del logo de Coca Cola y el eslogan: "Esta es mi sangre".

Para algunos activistas que defienden los derechos humanos el más reciente caso en contra de Samodurov refleja la pérdida de la libertad de expresión en Rusia y el creciente poder de la Iglesia Ortodoxa del país.



NOTAS RELACIONADAS
Mickey sigue haciendo dinero
07 05 08 |  Economía
"El estreno más peligroso del mundo"
04 04 08 |  Cultura y Sociedad
Grupo pierde batalla contra la BBC
06 12 07 |  Cultura y Sociedad
Arrestan a maestra por un peluche
26 11 07 |  Aprenda inglés
La "crucifixión" de Madonna
07 08 06 |  Cultura y Sociedad
¿Blasfemia al templo?
17 08 05 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen