OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 27 de marzo de 2008 - 21:15 GMT
El museo abstracto de Coahuila
Manuel Toledo
Manuel Toledo
BBC Mundo

Imagen satelital de la región donde está el Museo de Arte, Sacramento.

Ésta es la historia de un museo en el que no he estado y al que tal vez no vaya jamás.

También es, hasta cierto punto, la historia de su creador, el artista mexicano Mario García Torres.

El museo existe y no existe. García Torres me advierte que está situado en una región muy remota del norte de su país natal.

Aparentemente, se encuentra cerca de Monclova, la ciudad del estado de Coahuila donde él nació en 1975.

"Es un proyecto conceptual, donde he declarado a una gran parcela de tierra como el Museo de Arte, Sacramento -por el nombre del poblado más cercano- pero ahí no existe ningún tipo de edificio ni hay un programa de actividades", le explica el artista a BBC Mundo.

"Más bien, lo que he estado tratando de hacer es hablar sobre el museo como una entidad abstracta", añade.

Sólo instrucciones

Durante varios años, él les pidió a diferentes artistas que idearan obras para ese lugar, pero sin darles demasiados detalles.

Imagen del Museo de Arte, Sacramento
El museo no posee obras. Los artistas invitados le prestan sus proyectos.
"Les decía que hicieran una pieza para un lugar abstracto y casi inaccesible, del cual no sabían mucho", nos cuenta, desde su estudio en Los Ángeles, Estados Unidos.

"Por eso, parte del proyecto es una imagen satelital del museo, de noche".

En esta singular institución artística no hay obras físicas, sólo instrucciones.

Según su director, si alguien logra llegar al lugar, "el encargado le dice que la obra consiste en que camine durante un tiempo determinado o que haga una cosa específica".

"Todo está dirigido para que sea una experiencia del lugar, no para ir a ver un objeto".

"Además, los límites de ese pedazo de tierra -que pertenece a mi familia- por muchos años han sido disputados legalmente, por lo que el museo es un lugar que ni siquiera tiene sus confines definidos".

Exposiciones

Mario García Torres es uno de los artistas mexicanos que han despertado mayor interés a nivel internacional en los últimos años.

White Cube     Foto: Manuel Toledo
La exposición de White Cube se centra en dos de sus obras más recientes.

Sus obras se han exhibido en el museo Stedelijk de Ámsterdam, la galería Tate Modern de Londres, el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museé d'Art Moderne de la Ville de Paris, el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago y la Bienal de Venecia, entre otros.

En estos momentos, se realiza una muestra de su obra en la galería White Cube de Londres y dentro de pocas semanas se inaugurará otra, mucho más abarcadora, en la Kunsthalle de Zurich, Suiza.

"Cuando comencé a ver la obra de Mario, lo que me pareció extraordinario es cómo ésta puede ser crítica y seductora, a la vez", le dijo a BBC Mundo el curador de la exposición en White Cube, Craig Burnett.

"Mario explora la historia, juega con una amplia gama de ideas y presenta esa investigación -sus pensamientos y sus ansias- en formatos sorprendentemente nuevos", añadió.

Mario explora la historia, juega con una amplia gama de ideas y presenta esa investigación -sus pensamientos y sus ansias- en formatos sorprendentemente nuevos
Craig Burnett, curador de la exposición en White Cube
"De igual forma, sus procesos de pensamiento contienen la belleza de la novedad y su obra produce experiencias maravillosamente sensuales".

"Es importante destacar que él no tiene una agenda particular y que su obra no es didáctica; por el contrario, invita al espectador a entrar en contacto con la transparencia de su pensamiento, una visión que transforma a la información en belleza y a la belleza en información".

Lo que no mata, engorda

Una de las piezas que se exhiben en Londres, "What Doesn't Kill You Makes You Stronger" ("Lo que no mata, engorda"), está estrechamente vinculada al Museo de Arte, Sacramento.

Mario García Torres, imagen de "What Doesn't Kill You Makes You Stronger"
Kippenberger fundó el Museo de Arte Moderno Syros en un matadero abandonado, en 1993.
La obra toma como punto de partida los intentos del artista alemán Martin Kippenberger (1953-1997) de establecer un museo de arte moderno en la isla griega de Syros, a principios de los años 90.

"Es un proyecto de Kippenberger muy poco conocido y los datos que existían sobre lo que sucedió allí eran muy vagos", le cuenta García Torres a BBC Mundo.

"Siempre había una idea sobre esa cosa romántica que tuvo lugar en Syros, pero nadie sabía realmente lo que era y yo estaba muy interesado".

"El año pasado, unas curadoras de Atenas me invitaron a participar en una muestra colectiva que tenía que ver un poco con el transporte y con el turismo en Grecia, y mi idea fue tratar de hacer una exposición en el lugar donde había sido el proyecto de Kippenberger".

"Me interesaba mucho hacer una descripción de la isla, que es una de las pocas de las Cíclades donde se trabaja todo el año y donde la gente no está sólo por el negocio del turismo".

"La manera en que la obra está construida trata de hablar de esos temas y de pensar cómo un artista como Kippenberger pudo hacer una pieza ahí y no en otra isla más importante o más bonita".

Un gesto artístico

En la galería White Cube también se exhibe el cortometraje "My Westphalia Days" ("Mis días de Westphalia"), realizado en 2008, de aproximadamente 15 minutos de duración.

"A diferencia de la mayoría de las piezas que he hecho antes, que tienen que ver con alguna investigación histórica, ésta no cuenta algo que sucedió y que yo trato de rescatar. Más bien, busca repensar una obra que yo podría haber hecho", dice el artista.

Mario García Torres, imagen de "My Westphalia Days", 2008
"My Westphalia Days" se presenta por primera vez en la exposición de Londres.

"El año pasado, durante el Proyecto de Escultura de Münster, Alemania, alguien se robó una pieza que el artista conceptual estadounidense Michael Asher presentaba en esa exposición, que se hace cada diez años".

"Se trataba de una caravana, que circulaba cada semana de una parte a otra de la ciudad".

"La película trata de imaginar que fui yo quien se la robó y que eso tiene que ver con un gesto artístico".

"Es un poco un road movie del área de Münster y termina donde la caravana fue abandonada tres días después del robo".

Arte conceptual

García Torres le contó a BBC Mundo que comenzó a interesarse en el arte conceptual cuando era estudiante en la Universidad de Monterrey, México, a finales de los años 90.

Mario García Torres
Creo que mi obra no consiste sólo en cuestionar la historia, sino en pensar para qué nos pueden servir estas historias del pasado reciente
Mario García Torres

"Había un grupo de profesores vinculados a una explosión tardía del expresionismo abstracto americano y cuando yo estaba inmerso en esto, por alguna razón que no entiendo, trataba de buscar la manera de generar un proyecto que no implicara involucrar a mi persona en el arte, sino que mis gestos inmediatos, inconcientes, fueran parte de la obra", recuerda.

"Entonces empecé a producir un tipo de obras que, hasta lo que yo entendía, tenían que ver con tratar de hacer piezas sobre el arte mismo, sobre cuestionar el arte, y fui ahí donde comencé a buscar información sobre aquello que se llamó arte conceptual y que yo no tenía idea de que existía".

"Resultó como un gran puerto al que llegar. Hasta cierto punto, fue un tipo de reacción a un contexto y, por otro lado, el haber encontrado este lugar donde yo me sentía a gusto y donde era posible justificar aquello que yo estaba haciendo".

"Cada vez me fui interesando más en averiguar quiénes eran las personas clave y cuál era la manera de buscar la información precisa y de decidir, de esas historias, qué es lo que realmente nos puede servir".

"Creo que mi obra no consiste sólo en cuestionar la historia, sino en pensar para qué nos pueden servir estas historias del pasado reciente".

México

El artista confiesa que su participación en la vida artística mexicana es esporádica.

"Últimamente hay un gran interés en mi trabajo, pero por mucho tiempo no lo hubo y ésa fue una de las causas por las que decidí venir a vivir en Los Ángeles", nos dice.

"Además, en México había una expectativa muy específica sobre el tipo de obra que la gente quería ver y sobre lo que los curadores de otras partes esperaban encontrar allí".

"Lo que yo estaba haciendo no cumplía esos requisitos".

"Para mí es una gran dicha que mi obra ahora se vea como algo que puede haber sido producido por una persona de cualquier parte del mundo y no necesariamente por un mexicano".

"De todas maneras, viajo a México constantemente y allá, después de todo, está, remoto y abstracto, mi Museo de Arte, Sacramento".



NOTAS RELACIONADAS
Crítica expo de arte cubano en Londres
10 03 08 |  Cultura y Sociedad
Arte chileno en la Tate
26 01 08 |  Cultura y Sociedad
¿Por qué la escultura?
08 10 07 |  Cultura y Sociedad
Tate Modern, la pelea continúa
02 12 07 |  Cultura y Sociedad
Doris Salcedo: canto contra el racismo
09 10 07 |  Cultura y Sociedad
Doris Salcedo: arte contra la violencia
17 09 07 |  Cultura y Sociedad
Venecia, entre la guerra y la paz
10 06 07 |  Cultura y Sociedad
Documenta 12: arte sin fronteras
17 06 07 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen