Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 21 de enero de 2008 - 10:37 GMT
Una música liberadora
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Venezuela

Ensayo
Cada recluso cuenta con su propio instrumento que puede utilizar para ensayar a diario.
Como parte de un plan de humanización carcelaria, un grupo de presos recurre a la música para "liberarse". Los ayudan los jóvenes del exitoso Sistema de Orquestas Juveniles venezolano.

Jueves es el día de visita en el Instituto Nacional de Orientación Femenina, INOF, mejor conocido como la cárcel de mujeres de Los Teques, una ciudad satélite de Caracas.

Música a pleno en la cárcel de mujeres

Por encima del ruido de las conversaciones entre las reclusas y sus familias, se escuchan las notas de un coro. Es el coro de la cárcel que ese día ensayaba para el concierto inaugural que junto a la sesión de cuerdas, ofrecerían a los visitantes.

Cuando se entra a una cárcel venezolana se hace con el conocimiento de que se trata de uno de los sistemas penitenciarios más violentos de América Latina.

Según cifras de la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones en 2007 murieron 378 personas recluidas en cárceles. Más de una por día.

Pero justamente, en un intento por superar esa violencia, desde mediados del año pasado se está conformando la primera red de orquestas penitenciarias del mundo.

Para eso el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela presta su experiencia y conocimientos a fin de organizar una red similar que trabaje con la población reclusa.

Loro viejo

La idea es que sea un efecto multiplicador tanto por los guardias y los custodios, que traten a los internos con una dignidad humana que les permita una reinserción social acorde
Lenín Mora Aragón, promotor de la idea
El promotor de la idea Lenín Mora Aragón, un joven abogado que además es miembro del Sistema, le explicó a la BBC cuál es el objetivo de la iniciativa.

"La idea es que sea un efecto multiplicador tanto por los guardias y los custodios, que traten a los internos con una dignidad humana que les permita una reinserción social acorde".

Logo de la orquesta
El coro de reclusas cuenta ya con 42 integrantes.
Mora explica que hubo varios obstáculos que vencer antes de arrancar con el proyecto: la incredulidad de parte de las autoridades, una cierta apatía inicial entre la población reclusa y hasta la creencia generalizada de que la pasión por la música se cultiva sólo en la juventud y que en el caso venezolano se resume en el dicho de que "loro viejo no aprende a hablar".

"Realmente no es así. Cuando hablamos de adultos son personas que tienen un nivel de desarrollo cognitivo, intelectual, así sea de bajo nivel académico, pero tienen conciencia que con más facilidad acatan pautas, siempre y cuando sean impartidas de forma noble" asegura Mora.

Cantos sin rejas

María Alejandra Castellanos, Directora del coro del INOF
He recibido muchas lecciones de vida de parte de ellas
María Alejandra Castellanos, directora del coro
Los ensayos musicales en la cárcel de mujeres de Los Teques se parecen a cualquier otro. Contrario a lo que podría esperarse, no hay vigilancia especial sobre el grupo de reclusas que participan en el proyecto.

Cada una tiene su propio instrumento que utiliza exclusivamente, aunque por razones de seguridad no los llevan a sus celdas sino que los guardan en el "conservatorio" del centro, donde pueden usarlo diariamente. No sólo las dos veces por semana que tienen clases con los instructores.

Igual sucede con el uniforme: la característica chaqueta que reproduce la bandera tricolor venezolana que usan en sus presentaciones los muchachos del Sistema de Orquestas Juveniles porque la idea es no establecer diferencias, según explicaron a BBC Mundo los responsables de la iniciativa.

"Al principio me daba un poco de susto porque la imagen del sistema carcelario que uno tiene es de lo peor (...). Pero es un idioma universal que nos une", dijo a BBC Mundo María Alejandra Castellanos, directora del coro del INOF.

"Cuando se me habló del proyecto se me habló como un proyecto de darle la oportunidad a ellas de recapacitar y de ser mejor. Si yo he tenido esa oportunidad afuera por qué no dárselas a ellas, y de verdad he recibido muchas lecciones de vida de parte de ellas" aseguró Castellanos.

Resultados

Hasta ahora 42 reclusas se han sumando a la iniciativa, la quinta parte de la población recluida en el INOF.

Reclusa violinista
"Uno siente que está fuera de estas paredes", le dijo a la BBC una de las reclusas.
Una de ellas Jamileth Vargas, condenada por secuestro, toca el violín en la orquesta, "un sueño" de su infancia.

"Uno se desestresa. Uno siente que está fuera de estas paredes, de esta barrera. Se han cumplido varios sueños. De niña siempre soñé con tocar el violín y hoy se me presenta la oportunidad porque está la orquesta aquí".

Su compañera de rejas y de música, Yohany Aldana, cumple condena por cómplice de homicidio. Su instrumento es la viola y aspira vivir de la música cuando salga de la cárcel.

"Cuando tu estás en un programa, un curso es una redención, para que salgas antes. Pero este programa es para mí algo personal. Me ayudó a crear un talento, a hacer algo diferente. La música llena, llena muchísimo".

Fredy Ibarra, director de la orquesta del INOF
"(La orquesta) les estimula la disciplina, crea la unión entre ellas", dice el director Ibarra.
Fredy Ibarra, director musical de la orquesta del INOF, considera que el balance de los seis meses de trabajo es positivo, según dijo a BBC Mundo al final de la primera presentación de la orquesta ante los familiares visitantes.

"Les abre otra forma de pensar. Les estimula la disciplina, crea la unión entre ellas. Y en lo musical crea talentos desconocidos. Las que no conocían que podían dominar un instrumento ya lo hacen. Por supuesto que se sienten entusiasmadas", afirmó Ibarra.

Aunque Ibarra reconoce que "todo tiene su parte oscura" confía en que "la música arropa todo eso (...) los aspectos negativos del ser humano".

Estreno pospuesto

Sin embargo, la dureza de la realidad penitenciaria suele imponerse. El concierto inaugural que los organizadores aspiraban realizar en el teatro más importante de Caracas tuvo que ser pospuesto a causa de la violencia carcelaria.

A principios de diciembre de 2007 en Santa Ana, estado Táchira, fronterizo con Colombia, se produjo una reyerta que dejó 15 reclusos muertos.

Santa Ana es uno de los centros piloto del Sistema de Orquestas Penitenciarias, lo que motivó la postergación de ese primer concierto al público general.

Pero la idea es que la música marque el camino. Los responsables del naciente sistema esperan que en marzo puedan darse a conocer estos presos-músicos a nivel nacional.

NOTAS RELACIONADAS
El ejemplo que Caracas dio... en Londres
27 08 07 |  Cultura y Sociedad
Anillo Beethoven para Dudamel
23 09 05 |  Cultura y Sociedad
La pasión de Dudamel cautiva a Londres
05 08 05 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen