Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 19 de diciembre de 2007 - 15:53 GMT
Los mundos distintos de Mbeki y Zuma
Javier farje
Javier Farje
BBC MUndo

Partidarios de Jacob Zuma
Jacob Zuma obtuvo un mandato importante de las bases del ANC.
El Congreso Nacional Africano, el ANC, ya tiene nuevo líder.

En un proceso en que los miembros del partido de gobierno ejercieron un derecho que les fue negado durante décadas, votar para elegir a su líder, un guerrero zulú carismático y controvertido, Jacob Zuma, podría convertirse, además, en presidente de su país.

Se trata además, de la primera elección de un líder en elecciones internas en 58 años.

Para tratar de comprender este proceso inédito en la historia de Sudáfrica, hay que definir lo que separa a los dos candidatos, para deducir porque esas diferencias se expresaron en urnas electrónicas del ANC.

Diferencias

Y es que Thabo Mbeki y Jacob Zuma no podían ser más diferentes.

Ambos parecen representar, además, las dos formas en que los miembros del Congreso Nacional Africano y muchos sudafricanos perciben, no solo a su partido sino también a su país.

Hijo de Govan Mbeki, uno de los grandes líderes comunistas de la resistencia, compañero de prisión de Oliver Tambo y Nelson Mandela, Thabo Mbeki vivió gran parte de lucha contra la segregación racial en el exilio.

Thabo Mbeki
Thabo Mbeki es un intelectual formado en Inglaterra que no usa discursos populistas.
Los años de refugiado dejaron huellas profundas.

Su padre pasó 24 años en la cárcel, su hermano desapareció en el exilio y su hijo murió cuando trataba de huir de Sudáfrica.

Mbeki es más bien un intelectual analítico, un economista que aspira a ser visto como estadista.

Jacob Zuma, por su parte, se unió a Umkhonto We Sizwe, o la Lanza de la Nación, el brazo armado del ANC, a los 17 años.

Zuma pasó 10 años en la cárcel de Robben Island por conspiración, luego de los cuales vivió en varios países de África.

Mientras que Mbeki pertenece a la mayoritaria etnia xhosa, Zuma pertenece a la rebelde zulú.

Dos formas de pensar

Hay quienes consideran que el ANC es un partido de gobierno que aún se comporta como movimiento de liberación.

Thabo Mbeki representa, de alguna manera, la mentalidad de partido de gobierno, con sus discursos cuidadosamente tecnocráticos, llenos de esa pulcritud acartonada que tiene la retórica de un gerente político.

Por su parte, Jacob Zuma mantiene esa oratoria de bases que recuerda la pasión anti-apartheid, de la que estaban llenas las arengas que hablaban de resistencia y guerrilla.

Jacob Zuma
Jacob Zuma se formó en la guerrilla contra el apartheid y en la cárcel.
Zuma se siente cómodo vestido de traje de leopardo y lanza en ristre, como el zulú orgulloso que es.

Antes de realizarse la votación, Thabo Mbeki descartó la idea de que la gente debía votar "por quien bailara mejor", en clara referencia a la afición de Zuma por danzar al ritmo de los tambores de su etnia.

El problema es que Sudáfrica es un país en el que la mayoría negra no estudió en Inglaterra, no viste traje de marca o cita a los clásicos literarios para explicarse ante una audiencia, como Mbeki.

Los sudafricanos bailan para hacer la guerra o hacer el amor, para protestar contra el racismo o celebrar una victoria, para hacer una huelga o alegrarse por un aumento de sueldo colectivo, para elegir y ser elegido.

Distante

Las expresiones de Thabo Mbeki fueron percibidas por muchos como un nuevo ejemplo de la kilométrica distancia que existe entre el presidente y sus gobernados.

Sudáfrica es un país en el que la oposición política no viene de fuera, no tiene una organización que sea capaz de atraer a las grandes masas negras.

En todo caso, el pueblo mayoritario no se siente representado en el Partido Democrático, una organización que aún es concebida como un apéndice más o menos liberal de la minoría blanca que perdió la guerra de la segregación.

Pero Jacob Zuma tampoco las tiene todas consigo.

Dinero y alcoba

Y es que el nuevo líder terminó en el banquillo de los acusados por dos casos que son una llaga en la sociedad sudafricana: corrupción y sexo.

Primero Schabir Sheik, su asesor financiero, fue acusado de pedir dinero para sobornar a Zuma, para que este aprobara un contrato de venta de armas.

Schabir Shaik
Schabir Shaik, ex asesor financiero de Jacob Zuma, cumple condena de cárcel por corrupción.
Fue absuelto pero Sheik cumple ahora una condena de 15 años de cárcel.

Luego Zuma fue acusado de violar a una joven.

También en este caso fue absuelto, pero cuando él mismo admitió que la mujer con la que tuvo relaciones sexuales estaba infectada con el virus del VIH, y que se bañó después del acto para evitar el contagio, el escándalo fue nacional.

En un país en el existe una pandemia de SIDA, que está matando más gente que el régimen de segregación racial, el apartheid, y en el que se urge a la población a que tenga cuidado, cayó muy mal que el propio vicepresidente actúe de forma tan irresponsable.

Divisiones

La oposición al sistema vigente está en los aliados mismos del ANC, como es el Partido Comunista o COSATU, la Confederación Sudafricana de Sindicatos, que se opone a las políticas de mercado de Thabo Mbeki.

Por ello, el ANC es, al mismo tiempo, partido de gobierno y movimiento de liberación, gobernante y oposición.

Hoy, hay dos polos de poder político.

Uno, el que dirige Thabo Mbeki que, no hay que olvidar, será presidente hasta 2009.

El otro es el de Jacob Zuma, que dirige al partido de Mkebi.

Y la rivalidad entre ambos dirigentes de alguna manera refleja esa dicotomía que existe en la sociedad del país más estable del continente.

Partidarios de Jacob Zuma
Quienes celebran el triunfo de Jacob Zuma esperan que sea un líder conciliador.
El triunfo de Jacob Zuma plantea muchas preguntas y deja muchas dudas.

Los inversionistas quieren saber si la ortodoxia económica del gobierno actual va a convertirse un plan de redistribución de la riqueza.

Los sudafricanos quieren saber si la actual política estatal sobre el SIDA, que ha sido criticada por rechazar las medicinas retrovirales, va a transformarse en una más razonable y científica.

Y todos se preguntan si el nuevo presidente del ANC será el líder polarizador que algunos temen, o el dirigente conciliador que todos esperan.



NOTAS RELACIONADAS
Zuma triunfa en Sudáfrica
19 12 07 |  Internacional
Sudáfrica: destituyen a vicepresidente
14 06 05 |  Internacional
Sudáfrica: corrupción y fraude
08 06 05 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen