Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 8 de diciembre de 2007 - 16:53 GMT
La (media) hora del cambio
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Caracas
"El sol saldrá para todos", dice la campaña del gobierno.

Si usted espera que un venezolano llegue a la hora convenida a un lugar, cítelo media hora antes. Es posible que llegue al sitio con "tan sólo" quince minutos de retraso.

Algo dentro de lo razonable para una sociedad que no presta demasiada atención al reloj.

Sin embargo, este domingo los venezolanos debían estar atentos porque a las 3:00 a.m. (7:00 GMT) las manecillas del reloj fueron atrasadas treinta minutos para adaptarse a la nueva hora legal del país.

Si yo retraso el reloj hacia las cinco y media es darle más tiempo al sol; media hora más para que llegue acá y así lograr que a las seis esté más iluminado
Omar Marcano, Ministerio de Ciencia y Tecnología

Venezuela pasó a estar 4 horas y media detrás del Meridiano de Greenwich, después de 45 años de vigencia del actual huso horario.

Es un viejo proyecto del presidente Hugo Chávez, planteado desde los inicios de su gobierno en 1999, aunque sus detractores aseguran que es parte de una "manía" de cambiarlo todo: el nombre del país, los símbolos patrios, la Constitución, y ahora la hora...

Darle tiempo al sol

En meses recientes el proyecto trató de implantarse, pero fue varias veces abortado. En parte por aparente falta de coordinación gubernamental para ejecutar un plan del que la mayoría de la población no tenía demasiado conocimiento.

Caraqueños
Muchos no le ven utilidad al cambio de hora.
Esa confusión oficial quedó evidenciada en septiembre de 2007 en una peculiar conversación entre el presidente Chávez y su hermano, y ministro de Educación, Adán, durante uno de los programas dominicales del mandatario, Aló Presidente.

En aquella ocasión, a apenas horas que se produjera el cambio de hora, el presidente y su hermano-ministro no sabían si había que adelantar o retrasar los relojes, algo que para muchos demostraba que la medida confundía hasta el propio gobierno.

El cambio de hora no es sólo cuestión de ajustar el reloj de muñeca de los ciudadanos.

Es inútil. Además es mentira que se vaya poder dormir más. Igual te despertarás a las 6 ó 7 de la mañana porque vas a entrar al trabajo a la misma hora de siempre
Adriano Nepa

Hay que coordinar los sistema de distribución de energía y de comunicaciones; las plantas de producción de alimentos, y otros procesos industriales que se rigen celosamente por el tiempo.

También hay que notificárselo a las aerolíneas internacionales.

Todos esos pasos parecen haberse cumplido en esta ocasión y desde el domingo 9 de diciembre "el sol saldrá para todos" como afirma la promoción oficial que el Ministerio de Comunicaciones ha puesto en radios y televisoras la última semana.

¿Por qué media hora?

En Venezuela no hay diferencias estacionales importantes a lo largo del año. Durante el invierno boreal los días pueden ser más cortos, pero por media hora. Y en el verano a la inversa.

El gobierno quiere que la hora oficial se rija por un meridiano que pasa cerca de Caracas, justo en el centro del territorio venezolano.

Va a ser un caos. La confusión va a ser el lunes cuando la gente lleve a sus hijos a la escuela y estén cerradas
Griselda Colina

La medida tampoco busca ahorros de energía. ¿Qué se busca entonces? Aprovechar más la luz del sol en las mañanas. Que los ciudadanos puedan dormir más, según la argumentación oficial.

"Si yo retraso el reloj hacia las cinco y media es darle más tiempo al sol; media hora más para que llegue acá y así lograr que a las seis esté más iluminado. Por lo menos aquí en Caracas eso va a ocurrir", explicó en rueda de prensa, Omar Marcano, director del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

"Al menos le estamos dando media hora más de sueño a todo el mundo para que comience sus actividades con la mayor cantidad de luz posible", explicó Marcano, asegurando que la medida tendrá efectos beneficiosos en la productividad y el rendimiento laboral.

Confusión y agradecimiento

La tarde del viernes en Caracas todos esos beneficios eran desconocidos para muchos, así como la inminencia de la medida, a la que algunos decían no verle utilidad.

Una mujer en una calle de Caracas
¿El cambio de huso horario afectará la rutina diaria?
"Es inútil. Además es mentira que se vaya poder dormir más. Igual te despertarás a las 6 ó 7 de la mañana porque vas a entrar al trabajo a la misma hora de siempre", expresó Adriano Nepa, dueño de una peluquería en el este de Caracas, quien reconoció haberse enterado del proyectado cambio mediante la pregunta de BBC Mundo.

"Pensaba que eso estaba derogado", acotó Nepa.

"Va a ser un caos. La confusión va a ser el lunes cuando la gente lleve a sus hijos a la escuela y estén cerradas" aseguró Griselda Colina, clienta de la peluquería de Nepa.

En cambio, Jorge Espinosa, dueño de un puesto de revistas en el este de la ciudad, afirmó que "si el presidente Chávez lo hace es porque sabe que va a ser una cosa buena", y aseguró que "yo seguiré viniendo tempranito, compadre, porque yo tengo que vender la prensa por la mañana".

Si el presidente Chávez lo hace es porque sabe que va a ser una cosa buena (...) yo seguiré viniendo tempranito, compadre, porque yo tengo que vender la prensa por la mañana
Jorge Espinosa

Mientras, Flor Aranguren, una empleada doméstica que esperaba transporte público en las cercanías, afirmó que para su vida cotidiana "no habrá cambios".

"Yo vivo allá arriba en Petare (zona popular del este de Caracas). Media hora más o media hora menos no me hacen nada. El pobre siempre tiene que madrugar", afirmó Aranguren.

Impuntualidad criolla

Venezuela es un país en el que pocas cosas empiezan a la hora convenida.

Los aviones no salen a la hora. Los amigos no llegan a la cita como se acordara, si bien pocos esperan que lo hagan.

Incluso los entrevistados faltan al encuentro convenido, sin que después se ofrezcan las explicaciones mínimas. "Se me fue el tiempo" o "se me pasó" son algunas de las más típicas excusas.

Media hora más o media hora menos no me hacen nada. El pobre siempre tiene que madrugar
Flor Aranguren

Hasta la programación de los canales de televisión, que antes podía usarse para marcar la hora del día, hoy suele ser bastante imprecisa. "Vea el noticiero, después de la novela tal", puede rugir el locutor de promociones sin precisar a qué hora es el uno y la otra.

Por eso no sorprende que pocos sepan que el domingo la hora es otra. Y seguramente no tendrá demasiadas consecuencias.

Lo más que puede pasar es que alguien llegue tarde. Una media hora tarde. Es decir, dentro de lo tolerable para una gente que no presta demasiada atención al reloj.



NOTAS RELACIONADAS
Venezuela: no llega la hora
25 09 07 |  América Latina
Perú o la importancia de ser puntual
01 03 07 |  Cultura y Sociedad
El misterio del tiempo
25 05 06 |  Ciencia y Tecnología
La hora perfecta
04 05 06 |  Ciencia y Tecnología
Vaga teoría de la puntualidad
02 10 03 |  La Columna de Miguel
Sincronizan relojes en Ecuador
01 10 03 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen