Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 15 de noviembre de 2007 - 13:13 GMT
El oro y los dólares de Tutankamón
Valeria Perasso, BBC Mundo
Valeria Perasso
BBC Mundo

Cofre de las visceras de Tutankamón
El cofre canópico, que conservó las visceras del faraón, es una pieza central del show de Londres.

"Nombrar a los muertos es regresarlos a la vida", dice un antiguo proverbio egipcio, que parece una sentencia infalible cuando el difunto en cuestión es el rey Tutankamón.

Y no hablamos aquí de las maldiciones asociadas al faraón y su sepulcro, sino de dividendos: el niño rey de la décimoctava dinastía egipcia es una fuente inagotable de ganancias.

 Tesoros y dinero

La mayor exhibición fuera de Egipto de tesoros de su tumba llegó a Londres, 35 años después de su última visita, y aspira a convertirse en la más exitosa atracción temporal en la historia de esta capital.

La muestra "Tutankamón y la era dorada de los faraones" se aloja en un flamante centro de convenciones del este de la ciudad, que está en manos de AEG, una corporación dedicada al negocio del entretenimiento.

TUTANKAMÓN ES NEGOCIO
La muestra tiene 130 objetos de la décimoctava dinastía egipcia; 50 de ellos hallados en el sepulcro de Tutankamón
Las entradas para adultos cuestan entre US$30 y 40
4 millones de personas vieron la exposición en EE.UU. desde junio de 2005
En Londres se espera más de un millón de visitantes
La recaudación final se estima en más de US$10 millones
75% de los ingresos se destinarán a proyectos de conservación en Egipto
En la tienda de souvenirs, se vendieron 3 millones de objetos durante la gira en EE.UU.

Allí, y pese a los US$30 que cuestan las entradas más baratas, se espera la visita de más de un millón de personas a lo largo de nueve meses. Y una recaudación final superior a los US$10 millones.

Pero, esta vez, una porción del dinero recaudado irá de regreso a la tierra de los faraones. Según informó la empresa organizadora, el 75 por ciento del valor de las boletas se entregará al gobierno de Egipto, para proyectos de restauración y conservación de sitios arqueológicos.

"Ya no habrá más 'comida gratis'. Con esta exhibición, y otra programada para dentro de 5 años, Egipto obtendrá un total US$140 millones", declaró Zahi Hawass, un reconocido egiptólogo que está al frente del Consejo Supremo de Antigüedades de su país y trabajó en conjunto con AEG para esta muestra.

Según declaró el funcionario, históricamente Egipto no ha percibido beneficios suficientes por las reliquias que entrega en préstamo para giras internacionales.

"Cuanto Tutankamón vino a Londres, hace tres décadas, Egipto no recibió ni un centavo... y el Museo Británico aún sigue facturando por esa muestra", reclamó Hawass.

El show de las reliquias

Sarcógago en la muestra de Tutankamón
Los 130 objetos se muestran con ambientación teatral, música y efectos especiales.

Cuando los tesoros de Tutankamón salieron al mundo en su primera gira, más de un millón y medio de visitantes hizo fila por tardes enteras frente al Museo Británico para poder ver las vasijas, figurines y cofres funerarios llegados del Valle de los Reyes.

Fue en 1972 y, por entonces, la entrada costaba treinta veces menos.

La muestra que acaba de inaugurarse es un reflejo de una tendencia creciente: la exhibición de reliquias con aderezos multimedia y sabor a entretenimiento, en un montaje de show monumental que es ajeno a la lógica y la estética de los museos tradicionales.

Sin embargo, el Museo Británico prestó colaboración en esta ocasión.

"Ellos nos contactaron. No albergamos la muestra porque no teníamos espacio suficiente, pero los asesoramos", dijo a BBC Mundo John Taylor, curador asistente de la institución.

Los defensores de la innovación dirán que este tipo de eventos congrega a un público que no visita habitualmente las salas de un gran museo.

Pectoral de Tutankamón
Este pectoral inspiró el diseño de una joya que se vende en la tienda de souvenirs por US$10 mil.

Para otros, sin embargo, la mudanza hacia un centro de entretenimiento afecta la percepción de los objetos y pone de relieve la finalidad comercial de la muestra por encima de toda voluntad educativa.

Construido bajo una gigantesca carpa blanca que antes se conocía como el Domo del Milenio (Millenium Dome), el centro The O2 - como se llama el hogar londinense de Tutankamón- se parece a un paseo de compras.

La exhibición, en particular, reproduce la arquitectura egipcia en yeso barato, con alfombras de estilo oriental, cortinados dorados, efectos especiales y música ambiente para agregar dramatismo a las salas de paredes negras con iluminación teatral.

Los 130 objetos, sin embargo, ostentan una belleza que puede más que el artificio que las rodea. En las vitrinas, se revela una historia de 3000 años, escrita en mármoles y esmaltes, en vasos canópicos, diademas y esculturas funerarias o shabtis.

Cuanto Tutankamón vino a Londres, hace tres décadas, Egipto no recibió ni un centavo...
Zahi Hawass, Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto

Pero, para muchos críticos, la oferta no es suficiente. La momia y el sarcófago del niño faraón, que sólo reinó nueve años hasta el 1323 AC, permanecen en su lugar de origen, y la máscara funeraria de oro - quizás el objeto más conocido de este tesoro real-, se considera ya muy frágil para enviar en una gira por el mundo.

Recuerdos para llevar

Parte del negocio, del que sacarán beneficios tanto Egipto como la empresa organizadora, se hace evidente al final del recorrido: en la tienda de recuerdos temáticos.

Hay postales y llaveros clásicos, a la venta por unos pocos dólares.

También se consiguen cajas dispensadoras de pañuelos de papel con la cara del faraón, paraguas, imanes, disfraces y máscaras de plástico y hasta sombreros de arqueólogo iguales a los del egiptólogo Hawass, que dio el visto bueno al diseño antes de que éstos salieran a la venta.

Estatuillas de Tutankamón
Tutankamón ejercía su poder en el Bajo y el Alto Egipto, representado en estas figuras.

Y si el visitante está dispuesto a invertir US$10.000, puede llevarse una ostentosa gargantilla con un escarabajo de lapislázuli, imitación de un collar milenario.

"Un 10% de los ingresos de la tienda se destinan a conservación de monumentos, y a la creación de un museo para niños en Cairo", dijo a BBC Mundo el administrador del local en The O2.

Durante la etapa estadounidense de la gira faraónica, desde junio de 2005, se recaudaron US$30 millones. Eso, sólo por venta de souvenirs.

Es curioso que Tutankamón haya sido, en realidad, un monarca menor y de reinado breve, que saltó a la fama tras el hallazgo de su sepulcro intacto, en 1922.

Su legado para la historia de su pueblo no fue significativo. Post mórtem, en cambio, se ha convertido una súper estrella en la industria del entretenimiento, que despierta curiosidad y genera dividendos, miles de kilómetros más allá del Valle de los Reyes.

Imágenes: Andreas F. Voegelin, Antikenmuseum de Basilea, y Sammlung Ludwig.



NOTAS RELACIONADAS
Sólo 400 para Tutankamón
11 11 07 |  Cultura y Sociedad
Tutankamón da la cara
04 11 07 |  Cultura y Sociedad
La bella que no quiere llegar a Egipto
02 08 07 |  Cultura y Sociedad
KV-63: acertijos del Antiguo Egipto
27 02 06 |  Cultura y Sociedad
Egipto: la tumba no era una tumba
16 03 06 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen