Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 11 de junio de 2007 - 22:17 GMT
Y el príncipe es un dios...
Nick Squires
BBC, Vanuatu

Habitantes deTanna en Vanuatu portando fotos del príncipe Felipe
En Vanuatu, asocian al esposo de Isabel II con un espíritu de la montaña.

Este domingo el príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, cumplió 86 años.

Posiblemente pasó un cumpleaños tranquilo, en su residencia británica, pero en una aldea en medio de la selva, en Vanuatu, en el Pacífico Sur, decidieron celebrarlo con un festín y banderas desplegadas.

Yo viajé hasta allí en un vehículo todoterreno Land Cruiser, que cabeceaba y se bamboleaba como un barco por el camino polvoriento.

La carretera estaba tan erosionada que parecía más bien el cauce de un río, con cañones de miniatura abiertos por las lluvias de los monzones.

Mi objetivo era investigar una historia que me atraía desde hace años y que me parecía poco creíble: contaban que en un puñado de aldeas de Tanna, una de las más de 80 islas de Vanuatu, el príncipe Felipe era adorado como un dios.

¿Cómo o por qué habrían escogido al Duque de Edimburgo? Yo no tenía idea y esperaba que la historia fuera falsa o muy exagerada.

Adoración distante

Después de una hora de viaje, llegamos a un claro en la selva, a la sombra de banianos gigantes.

Jack Naiva
Él es un dios. Él no es un hombre
Jack Naiva, jefe tribal

Una breve caminata nos llevó a la aldea de Yaohnanen, un grupo de casuchas medio hundidas, con techos de paja, bananos y niños mocosos.

Con la ayuda de mi chofer devenido intérprete, Lui, me presentaron al jefe de la aldea, Jack Naiva, de unos 80 años de edad, ojos brillantes, pelo gris y un sarong descolorido alrededor de su cuerpo enjuto.

Me sentí como un tonto de capirote al decirle que había viajado hasta su aldea para preguntarle si era cierto que adoraban al esposo de la reina británica.

Yo me preguntaba si se trataba de alguna broma rebuscada.

Pero la mirada de Jack Naiva me indicó que no.

Retratos

Naiva le ordenó algo a uno de los aldeanos, quien a los pocos minutos regresó con tres fotografías en sus marcos.

Eran retratos oficiales del príncipe consorte.

El primero, en blanco y negro, parecía tomado a principios de los años 60.

El segundo era de 1980 y mostraba a Felipe con un garrote tradicional para matar cerdos, un regalo de los isleños.

El retrato más reciente es de hace siete años.

Todos fueron enviados desde Londres, con la discreta autorización del Duque de Edimburgo, quien aparentemente está muy al tanto de esta adoración tan distante.

Antigua leyenda

Naiva, el jefe tribal, se sentó en cuclillas para contarme cómo se inició el culto al príncipe Felipe.

Al parecer todo empezó en la década de los 60, cuando Vanuatu era una colona anglo-francesa conocida como Nuevas Hébridas.

Habitante deTanna en Vanuatu portando fotos del príncipe Felipe
Todo comenzó aparentemente en la década de los años 60.

Por siglos, quizás milenios, los pobladores han creído una historia ancestral sobre el hijo de un espíritu de la montaña que se aventura sobre los mares en la búsqueda de una poderosa mujer con quien casarse.

Al contrario de ellos, el espíritu tenía piel pálida.

De algún modo, la historia gradualmente pasó a ser asociada con el príncipe Felipe, quien contrajo matrimonio con una mujer rica y poderosa.

Los aldeanos habrían visto los retratos de ambos en oficinas gubernamentales y estaciones de policía regidas por funcionarios coloniales británicos.

Las creencias recibieron un impulso cuando, en 1974, Isabel II de Inglaterra y su esposo realizaron una visita oficial a las Nuevas Hébridas.

Allí apareció ese espíritu ancestral, resplandeciente en su uniforme blanco de oficial naval, que volvió para mostrar a su novia.

"Él es un dios. Él no es un hombre", me dijo enfáticamente el jefe Naiva señalando los retratos.



NOTAS RELACIONADAS
Bush recibe con honores a Isabel II
07 05 07 |  Internacional
La felicidad no pasa por el consumo
12 07 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen