Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 10 de mayo de 2007 - 07:21 GMT
Despedida con pocos aplausos
Redacción BBC Mundo

Tony Blair y su esposa Cherie en 1997.
Blair está en el ocaso de su mandato.

Los traspasos del poder político en el Reino Unido no se distinguen por la pompa y boato que acompaña a esas ocasiones en otros países.

Y la inminente salida de Tony Blair, cuya fecha de partida es anunciada este jueves, no parece ser la excepción a esta costumbre.

En la cultura política británica, es usual que el primer ministro saliente se vaya sin hacer mucho ruido.

Basta recordar que el antecesor de Blair, el conservador John Major, no tuvo inconveniente en irse a un estadio a presenciar un partido de cricket como cualquier parroquiano, la misma tarde en que desocupó la residencia oficial luego de perder las elecciones.

"Los muertos vivientes"

Tampoco hay mayores dudas en este caso sobre la sucesión de Blair.

El gobernante partido laborista conserva desde 1997 una mayoría absoluta en el parlamento, lo que le permite escoger de entre sus filas al reemplazo del primer ministro dimitente.

Si no hay sorpresas mayúsculas, en pocas semanas una elección interna de los laboristas escogerá como nuevo mandatario al escocés Gordon Brown, quien lleva diez años a la sombra de Blair como su ministro de Hacienda.

Tony Blair
Blair había sido recibido con gran popularidad en 1997.

Sin embargo, la opinión británica, que recibió a Blair como a una estrella de rock cuando llegó al poder tras la derrota de los conservadores en las elecciones de 1997, no ofrece todavía muestras similares de afecto por Brown.

Diez años después, el partido de Blair sigue en el poder, pero su relación con la opinión parece haberse debilitado.

Reclama logros como una sustancial prosperidad económica, bajo desempleo y la negociación de la paz en Irlanda del Norte.

Pero la guerra de Irak y una serie de escándalos de corrupción, son algunos de los factores que han empañado la imagen del que en su momento se conoció como "Nuevo Laborismo".

El partido de gobierno acaba de sufrir una fuerte derrota en las elecciones locales, en las que apenas recibió 27% del voto nacional.

El dirigente del opositor partido conservador, David Cameron, los describió este miércoles en el parlamento como "el gobierno de los muertos vivientes".

La próxima batalla

Muchos observadores políticos tienen el ojo puesto, no tanto en el esperado traspaso del mando de Blair hacia Brown en las próximas semanas, sino en las siguientes elecciones generales, que deben llevarse a cabo a más tardar en 2010, pero que podrían ser convocadas antes.

Gordon Brown
Se espera que Gordon Brown sea el nuevo primer ministro.

Y la gran pregunta es si los conservadores podrán capitalizar el descontento acumulado hacia el laborismo para obtener una mayoría parlamentaria en las siguientes elecciones, y así tener derecho a formar un nuevo gobierno.

Se espera, sin embargo, que Brown intente mejorar su imagen pública con una serie de medidas dramáticas en los primeros 100 días de su gobierno, que muestren un corte radical con la era de Blair.

Entre tanto, taxistas y analistas políticos lanzan cábalas sobre el futuro del ya casi ex primer ministro Blair.

Especulan acerca de como empleará el resto de su vida productiva, siendo todavía relativamente joven a la edad de 54 años.

Muchos piensan que aprovechará su sustancial popularidad en Estados Unidos para hacerse rico cobrando millones por dictar conferencias en ese país.

Pero por ahora, parece inevitable que tome rápido el salto de la celebridad hacia el anonimato.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen