Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 2 de mayo de 2007 - 13:26 GMT
Maras: la cultura de la violencia
Elva Narcia
BBC Mundo, Madrid

Imagen de la fotógrafa Isabel Muñoz


La fotógrafa Isabel Muñoz estaba realizando un ensayo fotográfico sobre la utilización del cuerpo como forma de expresión entre las tribus etíopes cuando leyó un artículo publicado en el diario español El País que hablaba de los jóvenes pandilleros de la "mara salvatrucha" que también utilizan su cuerpo como un libro.

Decidió entonces viajar a El Salvador y con la ayuda del sacerdote salesiano Pepe Moratalla, encargado de la rehabilitación de "mareros" en el polígono Don Bosco de San Salvador, consiguió la autorización del jefe de los servicio penitenciarios para entrar a las prisiones y también el permiso de los jóvenes para ser retratados.

La fotógrafa Isabel Muñoz
Isabel Muñoz

El producto final de esas sesiones fotográficas se presenta estos días en una exposición en la Casa de América de Madrid.

En la colección de retratos se muestran imágenes de hombres y mujeres, algunos de ellos con el rostro, los brazos o el cuerpo totalmente tatuados.

Hay también fotos que han levantado polémica, como las de pandilleros abrazando a sus madres o a sus hijos o de mujeres "mareras" con cuerpos semidesnudos.

¿Cuál es la filosofía de esta exposición? ¿El rostro humano de la violencia? ¿La estética en las tribus urbanas?

Esas y otras preguntas se las planteó Elva Narcía, corresponsal de BBC Mundo en España, a Isabel Muñoz, con quién conversó en sus estudios en Madrid:


¿Quiénes son los jóvenes a los que retrataste?

Gente joven que viene de familias monoparentales donde la mujer tiene que mantener a los hijos, donde los chicos se crían en la calle sin ningún tipo de escolarización, sin ningún tipo de ilusión, sin ningún tipo de meta en la vida.

Dentro del barrio la "mara" los protege y eso hace que empiecen con todo el tema de las drogas y a delinquir.

¿Cuál es el mensaje que quieres enviar con este ensayo fotográfico?

Yo lo que pretendo es ser testigo de una realidad, no pretendo juzgar. Lo que me gustaría es mostrar que yo creo en la dignidad del ser humano y que el criminal más criminal tiene sentimientos.

También quería que la gente conozca esta realidad y que sepa que existen programas como el de rehabilitación de "mareros" en el polígono Don Bosco.

Para mí son seres humanos, y si hay alguna forma de reinsertarlos en la sociedad, hemos de hacerlo. Nosotros como sociedad debemos preguntarnos qué estamos haciendo para que existan estas tribus urbanas
¿Buscas de alguna manera ponerles corazón, mostrar su lado humano?

Yo no estoy poniéndoles nada, lo que estoy mostrando es lo que he visto y he visto como las madres acarician a sus hijos y los hijos acarician a sus madres. He intentado retratar lo que ellos son.

¿Y qué son?

Muchas veces me lo pregunto. Lo que he visto es que su dios es la muerte, su dios es el diablo. He hablado con mucha gente y yo no sé lo que son, pero para mí son seres humanos, y si hay alguna forma de reinsertarlos en la sociedad, hemos de hacerlo. Nosotros como sociedad debemos preguntarnos qué estamos haciendo para que existan estas tribus urbanas.

Me llamó la atención que se dejaran retratar, porque entiendo que hay casos en los que se remueven los tatuajes para no ser identificados porque ser identificados podría costarles la vida.

¿Cómo pude llegar a ellos? Yo hablé con ellos y les expliqué lo que quería hacer, les llevé trabajos que me han publicado para que vieran que a mi me gusta tratar las cosas desde el respeto del ser humano y ellos lo entendieron, aceptaron y colaboraron.

¿No tuvieron temor a represalias?

La mayoría de ellos ya están identificados y fichados por el FBI, pero si el mostrar estas imágenes puede causar algún problema, no dudaría ni un momento en retirarlas.

¿No se podrá entender esta obra como una apología de la violencia?

Desde luego yo espero que no, este es un trabajo fotográfico que solamente pretende mostrar lo que yo he visto.

Los que más me impresionaron son lo que tenían la cara totalmente tatuada. Me impresionó porque es una forma de decir que ya perteneces tanto a la mara que ya ni tienes identidad

Al trabajar durante varias horas dentro de los penales en estas sesiones fotográficas ¿qué es lo más te llamó la atención de ellos?

Me chocaban muchas cosas, porque yo no me podía olvidar de que a pesar de ser seres humanos, son asesinos.

Por ejemplo, había una mujer embarazada que llevaba en el vientre tatuada la imagen de su marido y yo siempre pensé que estaba vivo, pero no me había dado cuenta que en el tatuaje el hombre tenía los ojos cerrados, lo cual quiere decir que está muerto.

Algo que me llamó la atención es el cariño con el que las otras reclusas cuidaban a esa mujer. También me llamó la atención su coquetería, por ejemplo, se planchaban el pelo para salir en las fotos.

¿Cuál fue el "marero" que más te impresionó?

Los que más me impresionaron son lo que tenían la cara totalmente tatuada. Me impresionó porque es una forma de decir que ya perteneces tanto a la mara que ya ni tienes identidad.

¿Y les preguntaste qué significan los tatuajes que llevan?

Yo quise ser muy respetuosa y no quise preguntar. Preferí que me dijeran lo que ellos quisieran.

¿Me puedes describir los tatuajes que viste?

Sus cuerpos son como libros. Un marero tenía justo en el estómago el tatuaje de su hija al lado de escenas con el diablo y la muerte. Solamente ellos saben lo que significan esos tatuajes.

Hay quienes dicen que las lágrimas tatuadas son gente que han matado, todos los que tienen los ojos cerrados son muertos, hay números cabalísticos. Me sorprendió muchísimo el culto al diablo y a la muerte. Eso sí que está muy presente.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen