Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 12 de febrero de 2007 - 14:21 GMT
El fantasma de Baader-Meinhof
Clare Murphy
BBC

 Brigitte Mohnhaupt
Mohnhaupt fue condenada a cadena perpetua en la década de los años 70.
En momentos en que un tribunal alemán aprobó la libertad condicional de Brigitte Mohnhaupt, uno de los últimos miembros de la banda radical Baader-Meinhof, muchos rememoran la larga campaña de atentados que llevó cabo el más notorio grupo de guerrilla urbana de Alemania.

Mohnhaupt pasó más de 24 años en la cárcel condenada de organizar el secuestro y asesinato en 1977 del entonces presidente de la patronal alemana Hans Martin-Schleyer, y por la muerte en el mismo año del fiscal Siegfried Buback y del presidente del Dresdener Bank, Jürgen Ponto.

Las autoridades judiciales decidieron poner en libertad a Mohnhaupt alegando que el grupo que ella integraba se disolvió en 1999. Los familiares de las víctimas se opusieron al fallo argumentando que ella no ha mostrado arrepentimiento por sus acciones.

La BBC examina la historia de la banda Baader-Meinhof, también conocida como Fracción del Ejército Rojo (Rote Armee Fraktion, o RAF, por sus siglas en alemán).


El 5 de septiembre de 1977, una mujer empujando un coche de bebé se interpuso frente a un vehículo en una calle de la ciudad de Colonia.

Logotipo de Baader-Meinhof o  Fracción del Ejército Rojo
Baader-Meinhof fue el más notorio grupo de guerrilla urbana de Alemania.
El chofer, que conducía a uno de los empresarios más importantes de la República Federal Alemana, se vio forzado a detener bruscamente el automóvil.

La mujer empuñó dos armas de fuegos y los cómplices que la seguían secuestraron al jefe de la patronal alemana, Hanns-Martin Schleyer, tras matar a sus guardaespaldas. Un mes después, su cuerpo apareció en el maletero de un vehículo.

Schleyer es uno de los nombres en la lista de más de 30 personas asesinadas por la banda Baader-Meinhof durante su campaña contra la élite alemana y personal militar de EE.UU. desde finales de la década de los años 60.

Originada en el movimiento estudiantil radical de ese período, el grupo se componía principalmente de jóvenes de clase media que se oponían al capitalismo de la Alemania Occidental visto por ellos como una suerte de reencarnación de la Alemania nazi o el Tercer Reich.

La revolución dijo: 'yo fui, yo soy, yo seré
Comunicado de disolución del grupo

En el momento de auge de la banda, cerca de un cuarto de los jóvenes de Alemania Occidental expresaron algún tipo de simpatías por la organización.

Muchos condenaban sus tácticas pero entendían su oposición al orden establecido, sobre todo a la preeminencia de que disfrutaban algunos antiguos nazis.

Los detractores, entretanto, catalogaban a la banda como una pandilla de asesinos nihilistas sin una causa y sin objetivos políticos concretos.

Fuga en la biblioteca

Fue la muerte a tiros de un joven activista por parte de la policía, durante una protesta contra la visita a Berlín del Sha de Irán, lo que al parecer convenció a Andreas Baader de que las nuevas autoridades alemanas no eran del todo "diferentes" de aquellas que habían reemplazado.

Andreas Baader y Gudrun Ensslin
Baader y Ensslin se suicidaron en 1977 dando lugar a teorías conspirativas.
Decidido a iniciar una campaña violenta, Baader detonó bombas caseras en 1968 en dos tiendas por departamentos en la ciudad de Fráncfort.

Arrestado y enviado a la cárcel, escapó en 1970 durante una visita a una biblioteca con la ayuda de la periodista y activista de izquierda Ulrike Meinhof, lo cual marcó el nacimiento de la banda Baader-Meinhof.

En la naciente organización también estuvo fuertemente involucrado el abogado socialista Horst Mahler, hoy figura clave del movimiento neonazi alemán.

Se han establecido comparaciones entre la manera en que las autoridades alemanas lesionaron algunos derechos civiles ante la amenaza de la RAF y el modo en que EE.UU. ha actuado después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

En ese mismo año, varios miembros del grupo recibieron entrenamiento en Jordania, donde aprendieron a usar el fusil de asalto Kalashnikov en un campamento de la Organización para la Liberación de Palestina.

Los dos años siguientes fueron dedicados al robo de bancos y a atentados con bomba contra varios edificios en Alemania.

El 1º de junio de 1972, Baader fue capturado junto con Jan-Carl Raspe y Holger Meins en un tiroteo en Fráncfort. La novia de Baader, Gudrun Ensslin, cayó en poder de las autoridades una semana más tarde, y Meinhof también fue apresada algunos días después.

Hechos sangrientos

Una segunda generación de militantes asumió entonces el liderazgo del grupo llevando a cabo algunos de los más sangrientos y prominentes ataques en busca de la liberación de los detenidos, cuyo proceso, iniciado en 1975, se convirtió en el más largo y costoso de la historia de la Alemania Federal.

1977: Escalada en la campaña de Baader-Meinhof
7 de abril: asesinato del juez Siegfried Buback.
30 de julio: asesinato del presidente del Dresdener Bank, Jürgen Ponto.
5 de septiembre: secuestro del presidente de la patronal alemana, Hans Martin-Schleyer
13 de octubre: secuestro de avión alemán
18 de octubre: Baader, Ensslin y Raspe cometen suicidio
Ese año la embajada de la República Federal Alemana en Estocolmo fue tomada para exigir la liberación de los detenidos y dos rehenes fueron asesinados tras la negativa el canciller Helmut Schmidt de acceder a las demandas.

Durante el proceso, Meinhof apareció ahorcada en su celda y su muerte generó una serie de teorías especulativas.

Los otros tres procesados recibieron condenas de cadena perpetua por los cargos de asesinato e intento de asesinato mientras continuaba la ola de atentados por parte del grupo.

En abril de 1977, el fiscal federal Siegfried Buback fue asesinado cuando aguardaba en un semáforo en Karlsruhe y tres meses después el presidente del Dresdener Bank, Jürgen Ponto, corrió igual suerte en su casa de Fráncfort.

Pero fue el secuestro y asesinato del jefe de la patronal alemana, Hanns-Martin Schleyer, un antiguo miembro del partido Nazi, lo que desató lo que pasó a llamarse como el Otoño Alemán.

Misión secuestro

Los captores de Schleyer intentaron canjearlo por Baader, Ensslin y otros nueve presos.

Hanns Martin Schleyer
Schleyer fue secuestrado por más de un mes y luego asesinado.
A la vez que se negociaba, simpatizantes árabes del grupo ultimaban un plan para secuestrar un avión que transportaba turistas alemanes de Palma de Mallorca a Fráncfort para ejercer más presión sobre las autoridades.

El avión, secuestrado en octubre de 1977, se dirigió primeramente a Italia y luego a Chipre, Bahrein y Dubai antes de aterrizar en Mogadiscio, donde los secuestradores mataron al capitán de la nave.

Poco después, agentes de la inteligencia alemana tomaron la aeronave, mataron a tres de los secuestradores y liberaron a los rehenes.

El éxito de la misión significó una esperanza para muchos que se sentían viviendo en una Alemania sitiada, y a la vez marcó el final para la cúpula del grupo en prisión. Baader, Ensslin y Raspe aparecieron muertos, y se desató la controversia sobre cómo obtuvieron las armas para cometer suicidio.

Al día siguiente, los secuestradores de Schleyer anunciaron su ejecución.

Ayuda comunista

Si hubo algún diseño ideológico detrás de los asesinatos de la década de los '70 no está claro. Una serie de liberaciones de presos ocurridas 1977 fueron vistas como un fin en sí mismo, sin ninguna búsqueda de objetivos políticos por parte del grupo.

Algunos analistas creen que la banda Baader-Meinhof perseguía como fin la desestabilización del Estado propiciando la introducción de medidas poco liberales que generaran malestar y condujeran a cierta forma de guerra civil.

Baader comenzó su campaña con atentados en Fráncfort.
Baader comenzó su campaña con atentados en Fráncfort.
Se han establecido comparaciones entre la manera en que las autoridades alemanas lesionaron algunos derechos civiles ante la amenaza de la RAF y el modo en que EE.UU. ha actuado después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

En su momento, los autoridades alemanas reaccionaron aplicando con rapidez leyes para limitar los derechos de los sospechosos de actos de terrorismo y ampliar el poder de la policía.

Pero a pesar de que la RAF disfrutó de cierta simpatía entre la izquierda, con el tiempo ésta fue mermando, aunque el grupo contó con la asistencia de la Alemania comunista, la antigua República Democrática Alemana, donde muchos militantes encontraron refugio.

Durante la década de los años '80 los ataques del grupo continuaron pero nunca más se alcanzó la preeminencia de los años '70.

En 1985, el empresario de la industria de armas Ernst Zimmermann fue asesinado; ese mismo año hubo dos muertos en un atentado contra una base militar estadounidense, y en 1986 el grupo mató a un ejecutivo de la firma Siemens Karl.

La caída del Muro de Berlín en 1989 debilitó inmensamente a la banda. Luego de una larga pausa, el 20 de abril de 1998, el grupo anunció su disolución.

"La revolución dijo: 'yo fui, yo soy, yo seré", declaró el grupo al declararse oficialmente disuelto.

NOTAS RELACIONADAS
Un muro que no termina de caer
05 11 04 |  Internacional
Sospechosos de clase media
24 09 01 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen