Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 27 de febrero de 2006 - 15:01 GMT
KV-63: acertijos del Antiguo Egipto

Karim Hauser
BBC Mundo, Luxor

Sarcófagos y tinajones encontrados en la tumba.
Sarcófagos y tinajones encontrados en la tumba.

El Valle de los Reyes, alguna vez conocido como el "Lugar de la Verdad", es un sitio a la vez de muerte y majestuosidad, con sus cañadas imponentes y su sol calcinante, donde los faraones y reyes del Antiguo Egipto buscaban la inmortalidad.

Ramsés II y Tutankamón fueron enterrados aquí, pero también un misterioso grupo de nobles, cuya tumba fue descubierta a principios del mes de febrero. BBC Mundo ha venido a averiguar en qué consiste el hallazgo.

Un trenecito verde y amarillo me lleva hasta la entrada del Valle de los Reyes, donde turistas de todas partes del mundo entran y salen de las tumbas, acompañados de guías multilingües.

Yo vengo con Ali, un empleado del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, quien me lleva directamente al lugar de las excavaciones.

La KV- 63

Las siglas corresponden a Valle de los Reyes en inglés (King's Valley) y el número indica que esta tumba viene después de la KV-62, mejor conocida como la de Tutankamón.

Tengo una cita con el descubridor, Otto Schaden, de la Universidad de Memphis, Estados Unidos, quien emerge de un pasadizo vertical por una escalera empinada y prende su pipa antes de saludarme.

Otto Shaden, descubridor de la K63
Es una sensación poco común el dar con un monumento que nadie ha visto en más de 3.200 años y eso es parte de la emoción de ser arqueólogo
"El hallazgo se dio en diferentes etapas; la primera cuando dimos con la compuerta el año pasado, y la última ahora, que finalmente pudimos limpiarlo y dar con lo que hay dentro", le dijo a BBC Mundo.

"Tenemos unos siete ataúdes y aún no hemos podido ver las inscripciones, por lo que no sabemos el rango de los muertos. Hay varias vasijas y pensamos que contienen ofrendas alimenticias, pero lo sabremos bien dentro de tres semanas".

Le señalo que su descubrimiento, el 5 de febrero, significa que se rompió un hechizo de 84 años, cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón.

"Es especial por varias razones", responde con entusiasmo. "Es muy satisfactorio haber encontrado la primera tumba desde 1922; es una sensación poco común el dar con un monumento que nadie ha visto en más de 3.200 años y eso es parte de la emoción de ser arqueólogo".

"El otro aspecto es el significado histórico, que conoceremos pronto y esperamos satisfaga a todo mundo", añade, mientras exhala el humo perfumado.

El Más Allá, abajo

Volteo a ver el agujero por donde entran y salen los obreros egipcios, vestidos con la tradicional túnica (galabeya) y turbante, que ayudan en la labor de limpieza.

Obreros egipcios
Obreros egipcios ayudan en la labor de limpieza.
Llega mi turno para descender y, como había acordado con las autoridades, debo abandonar en la superficie la cámara fotográfica de la BBC.

Para entrar a la tumba hay que bajar por una empinada escalera de madera, de unos 6 metros de profundidad, cuyas paredes están rodeadas de costales de piedra y arena. Medio minuto después me encuentro abajo... Polvo y oscuridad parcial.

Dos fotógrafos de la Universidad de Memphis y dos obreros egipcios me dan la bienvenida. Al fondo de la cámara oscura, distingo los siete sarcófagos.

Tres de ellos están en un estado de deterioro muy avanzado. "La acción de las termitas, u hormigas blancas, acumulada durante siglos", comenta Schaden.

Un rostro del Antiguo Egipto

Uno de los sarcófagos está por desintegrarse, pero la cara permanece intacta. Es una hermosa mujer de cabello negro, con grandes ojos y cejas delineadas con el maquillaje tradicional del Antiguo Egipto.

Arqueólogos trabajan en el sitio donde se halló la tumba.
La tumba estaba a sólo cinco metros de la de Tutankamón.
De otro sarcófago parcialmente abierto, alcanzo a ver un trozo de tela café, probablemente de parte del material utilizado para la momificación.

Hay también un ataúd de medio metro, que corresponde a un niño o niña.

Hace dos semanas el ejército de periodistas que llegó aquí a cubrir el hallazgo sólo pudo hacerlo a través de una rendija de 30 centímetros.

La pared que obstruía el acceso ha sido tirada recientemente por el equipo liderado por Schaden y me siento privilegiado de estar tan cerca de los ataúdes negros, que reposan aquí desde hace tres milenios.

"El que ríe último, ríe mejor", pienso.

Como si leyera mi pensamiento, Otto Schaden exclama: "Es cierto que la tumba no tiene oro como otras, y las termitas nos han dificultado la labor, pero es una tumba poco común. De hecho, mientras respondemos a todas las preguntas, no se permitirá el acceso a turistas".

Más acertijos

En las inmediaciones del Valle de los Reyes, me he dado cita con José Manuel Galán, egiptólogo y director de la misión española en Luxor.

Cada día hay más interrogantes. ¿Qué hacen los nobles allí?, ¿quién los ha enterrado?, ¿por qué los ataúdes están como abandonados?
José Manuel Galán, egiptólogo español
Su trabajo de excavación en Drabu el Naga consiste en dos tumbas de la dinastía XVIII, o sea durante el reino de Hatshepsut, alrededor del 1500 a.C.

Él también ha visto la KV-63: "La tumba probablemente es de finales de la dinastía XVIII, contemporánea al famoso rey Tutankamón, debido a que los sarcófagos son de color negro con las facciones de la cara e inscripciones en amarillo, típicos de esa época".

Le pregunto cuál es la importancia de la K-63 para la comunidad de egiptólogos.

"Hace muchos años que no se producía un hallazgo importante, y hoy en día nos dedicamos principalmente a la conservación y restauración", responde.

"Además parece ser un enterramiento de nobles y no de reyes, pero lo cierto es que cada día hay más interrogantes. ¿Qué hacen los nobles allí?, ¿quién los ha enterrado?, ¿por qué los ataúdes están como abandonados?".

"Esperamos una clave de los arqueólogos de la Universidad de Memphis en un par de meses", dice el egiptólogo español.

Pozo sin fondo

Egipto tiene aún muchas sorpresas escondidas bajo sus arenas, y para muchos es como un pozo arqueológico sin fondo.

José Manuel Galán, egiptólogo español
Es como bucear en una sociedad que existió hace 3.500 años y eso es impresionante
Pero el pozo no sólo encierra tesoros.

Eso le parece fascinante al egiptólogo José Manuel Galán.

"Lo bueno de Egipto es que hay mucha información interesante, inscripciones sobre la vida cotidiana y las relaciones personales".

"Es como bucear en una sociedad que existió hace 3.500 años y eso es impresionante".

NOTAS RELACIONADAS
Tumba faraónica sorprende a Egipto
10 02 06 |  Ciencia y Tecnología
Reconstruyen rostro de Tutankamón
11 05 05 |  Ciencia y Tecnología
Tutankamón no fue asesinado
08 03 05 |  Cultura
Tutankamón se queda en Luxor
23 11 04 |  Cultura
Hallan a Nefertiti
09 06 03 |  Ciencia


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen