Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 3 de febrero de 2006 - 22:06 GMT
El último telegrama

Carlos Chirinos
BBC Mundo, Washington

Western Union abandona el negocio que fue su razón de existir desde hace siglo y medio: el envío de mensajes por telégrafo o telegramas.

Un cartero de Western Union habla con un policía.
El telegrama tuvo su apogeo durante las décadas 20 y 30.
"Envíe un mensaje que diga más que palabras" fue la promesa publicitaria de Western Union por más de 150 años, cuando empezó el negocio de enviar telegramas, el primer medio de comunicación instantánea.

Hoy hay muchas otras y, sobre todo, mucho más baratas. Por eso la empresa decidió eliminar el servicio que monopolizaba en el territorio estadounidense.

La noticia pasó desapercibida. Un sencillo anuncio en la página web de Western Union advierte el fin de una era y agradece a los clientes por su fidelidad.

Es irónico que sea en la web que se anuncie la muerte de los telegramas en EE.UU. Al fin y al cabo en gran parte su desaparición es culpa de la internet y el correo electrónico.

Pero no fue el único verdugo. El telegrama no pudo con el bajo costo de las llamadas telefónicas, la expansión de los teléfonos celulares y con ellos el sistema de envío de textos y hasta con el fax, por cierto otra tecnología en decadencia.

Palabras caras

Los telegramas registraron momentos históricos.

En los últimos tiempos enviar un telegrama resultaba caro. Según Western Union US$10 en promedio por textos cortos de no más de 20 palabras.

En 2005 se enviaron 55 telegramas diarios en promedio, comparado con los más de medio millón que se manejaban diariamente en los años 30, cuando el servicio vivió sus tiempos de gloria.

De ahí en adelante todo fue declive. Incluso técnicamente el telégrafo, con sus kilómetros de tendidos entre ciudades, dejó de existir en los años 60, cuando los mensajes empezaron a ser enviados por microondas o satélites.

Western Union no sufre por el cierre de esa división. Sólo completa una transición que desde los años 60 la llevó de ser una empresa de servicios de comunicaciones a ser una de servicios financieros.

Millones de personas mandan remesas a sus países de origen a través de la compañía, que tiene una fuerte presencia en América Latina.

Mensajes de guerra

Máquina para telegramas en código morse
Una máquina similar a ésta recibió el primer mensaje en 1844.

El negocio tuvo un repunte durante la II Guerra Mundial (1939-1945) cuando el gobierno contrató a la empresa para informar a las familias de la suerte de sus familiares que combatían en los varios frentes abiertos en el extranjero.

Para decenas de miles de familias en EE.UU. la llegada de un mensaje de Western Union anunciaba un momento doloroso.

Es una imagen algo manida por el cine.

En una apartada granja se ve llegar un vehículo oficial. De él se baja un militar impecable que sin mediar palabra entrega un sobre a la madre quien, inconsolable, se deja caer en el umbral de la casa.

En el sobre iba el telegrama de Western Union.

Espíritu vivo

En sus inicios, algunos veían la "corrupción del lenguaje" como un mal asociado al telegrama.

Como cada letra costaba, había que decir lo más con las menos posibles.

Eso llevó a abreviaciones que a algunos puristas parecían injustificables ni por la economía, ni en aras de la inmediatez de la comunicación.

Desaparecido el telegrama no desaparece el problema.

Porque el espíritu del telegrama seguirá vivo en la manera sintética que se redactan los mensajes de textos telefónicos que millones de personas envían cada día desde sus celulares.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen