OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 26 de mayo de 2005 - 08:47 GMT
Liverpool, nunca caminarás solo

Daniel Martínez
BBC, Estambul

Hinchas del Liverpool en Estambul, Turquía.
La fiesta interminable nació en el estadio y se convirtió en una serpentina humana.
"You'll never walk alone" (Nunca caminarás solo), el tradicional canto de los hinchas del Liverpool había sido la promesa, el juramento hecho coro, casi grito... Y allí estaban en masa, 5 a 1 la proporción comparada con los aficionados rivales.

El rojo de las camisetas del club inglés cubrió como un imaginario manto las calles incrédulas de Estambul.

Al cruzarse en las calles, se miraban a los ojos buscando la enésima confirmación de que todo aquello no era un sueño, de que la plegaria cantada, "nunca caminarás solo", con la que conmovedoramente despidieron al equipo al final del primer tiempo cuando el tablero del estadio señalaba impiedoso 0 a 3, había sido escuchada y satisfecha.

La fiesta interminable nació en el estadio y se convirtió por varias horas en una especie de serpentina humana, que como un río en viajaba por los 25 kilómetros que separan el estadium de Ataturk del centro de la ciudad.

Después, cuando el reloj marcaba ya las tres de la madrugada en los lugares céntricos de Estambul, se vivía la agitación que es normal encontrar a la hora de punta en un día de trabajo.

Gran carnaval

En el barrio histórico Sultanameht, los alrededores de la Mezquita Azul y de Haghias Sofia, andando hasta la zona del Gran Bazaar y llegando hasta la orilla misma del Cuerno de Oro para atravesar el Puente Ataturk y llegar del otro lado hasta la Plaza Taksim, todo, todo era un carnaval rojo en las camisetas y en las gargantas.

Hinchas del Liverpool en Estambul, Turquía.
Ríos de cerveza le quitaban la inhibición al más tímido de los hinchas del Liverpool
Ríos de cerveza le quitaban la sed y la inhibición al más tímido o incrédulo de los hinchas del Liverpool.

Los abrazos parecían una danza multitudinaria en la noche pálida, las sonrisas entibiaban el frío y el viento compañero de toda la jornada se llevaba los cánticos a pasear por los dos lados de Bosforo en los dos continentes.

La fiesta del Liverpool en Estambul tuvo sabor de las cosas sonadas, porque la victoria tuvo el sabor de las cosas heróicas.

Cuando hace veinte años la violencia de los hooligans condenó al club de Anfield Road a la excomunión por un lustro, y sobretodo manchó con su vergüenza a todo el fútbol inglés, los aficionados de Liverpool se sintieron en el infierno.

Después de la victoria de Estambul nadie puede dudar que han llegado al paraíso.

Como para dejar claro que quien paga sus culpas siempre tiene el derecho divino a otra oportunidad.



NOTAS RELACIONADAS
Sensacional triunfo del Liverpool
25 05 05 |  Cultura y Sociedad
Milan se clasifica con agónico gol
04 05 05 |  Cultura y Sociedad
Liverpool a la final, 1-0 a Chelsea
03 05 05 |  Cultura y Sociedad
Chelsea vs Liverpool, a ceros
27 04 05 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen