Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 9 de septiembre de 2005 - 08:30 GMT
Caleidoscopio: En lo profundo

Mariusa Reyes
Corresponsal BBC, México

Pilar Luna Erreguerena es una mujer de profundidades, literalmente hablando. Gran parte de su trabajo ocurre a treinta metros y hasta más, bajo el agua.

Pilar Luna buceando
Bajo el agua Pilar Luna lee un libro en un descanso mientras descubre mundos ocultos.

Es una de las pocas mujeres en el mundo que se dedica a una rara disciplina: la arqueología subacuática.

En su país, México, es la pionera de esta rama de la arqueología, con la que se busca descubrir la riqueza cultural prehispánica, que yace escondida en las profundidades de mares, lagos y lagunas.

Esta mujer, de maneras plácidas pero con una energía desbordante, es la subdirectora del área de Arqueología Subacuática del Instituto de Antropología e Historia de México, un espacio que ella misma se empeñó en crear a finales de los años setenta.

"Cuando quisimos iniciar estos proyectos en México, sabíamos que a través de la arqueología tu puedes llegar a entender y acercarte a esas culturas que nos antecedieron. A través de los restos materiales que han permanecido a lo largo del tiempo y del espacio, se puede interpretar su modo de vida, sus ritos, sus costumbres, sus cultos", -dijo Pilar a BBC Mundo.

Pero esto mismo, aplicado a lo subacuático, de pronto adquirió una dimensión fascinante, por el hecho de que permitió a Pilar y a su equipo de trabajo, descubrir todo un mundo oculto en las profundidades.

Una vida de pasión por el mar

A sus orígenes en Tampico, remonta Pilar Luna su amor y pasión por el mar. Aprendió a nadar y caminar casi al mismo tiempo.

Pilar Luna, arqueóloga subacuática.
Pilar es una de las pocas mujeres en el mundo que se dedican a la arqueología subacuática.

"Siempre fui una amante del mar, me fascina, me atrae muchísimo. Así que la disciplina de la arqueología subacuática fue un regalo extra que me dio la vida".

Pilar estudiaba arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, cuando un día, durante una clase de arqueología general, comenzó a preguntarse qué pasaría con todos aquellos restos culturales que se podrían encontrar en las aguas del mundo.

Al terminar la clase corrió a la biblioteca del Museo Nacional de Antropología, donde hizo una búsqueda exhaustiva que la llevó al único libro sobre arqueología subacuática escrito por quien se convirtió en su fuerza inspiradora: el arqueólogo George F. Bass, reconocido mundialmente como el padre de la arqueología subacuática.

Los mentores y la inspiración

Con la lectura del libro del doctor Bass llegó la confirmación de que quería dedicarse en la vida a esta disciplina, cuyo terreno estaba casi exclusivamente dominado por hombres.

No pasó mucho tiempo antes de que Pilar comenzara a organizar un curso de buceo, como herramienta para poder hacer el trabajo arqueológico bajo el agua.

A mi me tocó ir rompiendo con estas tradiciones, porque yo en realidad si quería estudiar, si quería trabajar, si quería realizarme en el campo profesional
Pilar Luna, arqueóloga subacuática

Poco después se atrevió a escribirle al doctor Bass, sin ni siquiera conocerlo personalmente, para buscar asesoría para los proyectos futuros que tenía en mente.

"Debo haberle escrito una carta que lo conmovió porque me contestó a vuelta de correo cuatro hojas a máquina, para decirme que con mucho gusto vendría a México a ayudarme, cosa que ocurrió en el año 1979".

Después de realizar varias prácticas con el doctor Bass en México, y pasado algún tiempo, Pilar recibió otra comunicación de quien ya se había convertido en su mentor, invitándola a trabajar con él en un proyecto en Turquía.

"Fue una oportunidad única", relata Pilar Luna a BBC Mundo.

"Trabajamos en el suroeste del país. Estuvimos excavando un barco con cargamento de cristal, un barco bizantino precioso. Vivíamos en un acantilado, donde no había nada. Allí estuve tres meses, fascinada y trabajando a 40 metros de profundidad, con dos buceos diarios. Hasta tuve el privilegio de bucear con el propio doctor Bass", dice con orgullo.

Romper con tradiciones

Pilar cuenta que fue a la edad de 35 años, que le dio esta nueva dirección a su carrera profesional, después de que conscientemente ya había decidido romper con lo que eran las tradiciones familiares mexicanas.

Pilar Luna bajo el agua.
La arqueología subacuática pudo más que el matrimonio y la maternidad.

"Yo empecé tarde a estudiar porque en el ambiente de mi familia, yo fui la primera mujer que estudió. Entonces no se usaba que la mujer estudiara una carrera, que la mujer fuera profesionista, que la mujer no se casara, que se dedicara a una carrera. Esto era totalmente novedoso", recuerda Pilar.

Se impuso entonces nuevas metas y retos.

"Entonces a mí me tocó ir rompiendo con estas tradiciones, porque yo en realidad sí quería estudiar, sí quería trabajar, sí quería realizarme en el campo profesional", señaló.

Pilar tomó también la decisión consciente de no casarse ni tener hijos, para poder dedicarse a lo que es su pasión en la vida, su trabajo como arqueóloga subacuática.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen