Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 3 de junio de 2004 - 17:02 GMT
Teitelboim: "El sueño continúa"

Manuel Toledo
BBC Mundo

Volodia Teitelboim, uno de los más destacados intelectuales y políticos chilenos, acaba de publicar el último volumen de sus memorias, "Un soñador del XXI" ("Antes del olvido IV").

Volodia Teitelboim y su gata Miel.  Foto: Manuel Toledo
Volodia Teitelboim y su gata Miel. Foto: Manuel Toledo

Teitelboim, de 88 años de edad, hijo de padre ucraniano y madre moldava, fue abogado, diputado, senador y Secretario General del Partido Comunista de Chile.

Es el autor de una polémica "Antología de poesía chilena nueva" (en colaboración con Eduardo Anguita, 1935), de novelas como "Hijo del salitre" (1952) y "La semilla en la arena" (1957) y ensayos como "El amanecer del capitalismo y la conquista de América" (1943) y "En el país prohibido" (1988).

Además, ha escrito biografías de Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Vicente Huidobro y Jorge Luis Borges, y está trabajando en una de Juan Rulfo.

En 2002 recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile.

Durante una visita reciente a su casa en Santiago de Chile, Teitelboim me contó que acababa de enviar a sus editores un nuevo libro sobre Neruda, de quien fue amigo y compañero de luchas políticas durante varias décadas.

Entre los muchos temas que conversamos, estuvieron la vida política de ambos, el estalinismo, el fin de la Unión Soviética y cómo pensaría Neruda hoy.


¿Cómo Pablo Neruda recibió las denuncias de los crímenes de Stalin?

Neruda había escrito a raíz de la guerra y de la lucha contra Hitler el "Canto de amor a Stalingrado" que es un canto no tanto a un hombre, sino a una gesta donde mueren casi diez millones de personas.

Stalingrado
El "Canto de amor a Stalingrado" que es un canto no tanto a un hombre, sino a una gesta donde mueren casi diez millones de personas

Él lo consideraba un canto por la libertad.

Pero él, como todos nosotros, fuimos sorprendidos y engañados por lo que se escondía detrás del llamado elogio a Stalin, que eran los campos de concentración, las persecuciones, todas esas cosas horribles que pasaron.

Y él lo dijo en su obra, pero hay mucha gente que sigue hablando de Neruda como si eso fuera su característica definitiva y de toda su vida.

Él reaccionó airado contra esa traición al socialismo, a los derechos humanos, al humanismo, que en verdad era su ideología.

Y hoy día Neruda es un poeta de un prestigio mundial, universal, algunos dicen que sería el más grande poeta del siglo XX, y en verdad fue un poeta...alguien lo llamó un hombre planetario.

Sí, en verdad es un planeta de varios continentes, el continente del amor, de la naturaleza, de las cosas, de los pronunciamientos, y también de la Historia.

Se han hecho conjeturas sobre qué sería de Neruda hoy: sería el mismo y sería distinto. Pero él mismo había dicho en sus últimas obras que jamás recibiría la condecoración del renegado

Y fue siempre muy consecuente. Alguna vez, habiendo fallecido, se han hecho conjeturas sobre qué sería de Neruda hoy: sería el mismo y sería distinto.

Pero él mismo había dicho en sus últimas obras que jamás recibiría la condecoración del renegado.

Él fue fiel a lo que pensaba, un hombre de su tiempo, y pensó así, pensó en una causa que, en el fondo, traduciéndola a la luz del tiempo, es del humanismo y el derecho a la justicia social, el cambio de un mundo que es injusto a uno más justo, un mundo más noble, un mundo más humano, sin guerra, con paz, sin abandono y sin todo esto que significa y está personificado por un régimen monopolar, por el neoliberalismo, con poco respeto por los países del tercer mundo.

Y con poco respeto por la paz. Invaden, hacen guerras por negocios, por situaciones de interés personal, eso él no lo aceptó nunca ni tampoco seguiría aceptándolo.

Una pregunta ya no tanto de Neruda, sino de usted, usted siendo durante mucho tiempo el líder del Partido Comunista chileno y ahora su presidente honorario, ¿cómo usted recibió el problema del estalinismo?

Lo recibí de la misma manera, como una gran estafa, como un abuso de confianza, porque yo - Neruda desde luego- me guío por principios milenarios, porque este anhelo de justicia, del derecho a vivir una vida humana, plena, eso se ha sentido siempre, a través de miles de años.

Volodia Teitelboim    Foto: Manuel Toledo
Teitelboim con algunos de sus libros. Foto: Manuel Toledo

Las religiones también lo han propuesto. Reformadores sociales, es lo mismo.

También lo hizo Carlos Marx en el siglo XIX. Y, en la esencia, él tiene razón, aunque muchas de las cosas que dijera fueran cosas de su época y ya no tuvieran vigencia.

Pero el sueño principal es ese. Entonces, yo he escrito cuatro tomos de una supuesta autobiografía que no es autobiografía, pero es lo que yo pienso.

Y el último se llama "Un soñador del siglo XXI". Yo sigo pensando lo mismo, con las debidas adaptaciones que producen los tiempos, los cambios, pero el sueño es ese.

Y no voy a militar, digamos, en el partido de los satisfechos, de los que abusan, de los que hacen guerras, de los que admiran al presidente Bush, no, nada de eso.

¿Para usted qué fue, personalmente, el fin de la Unión Soviética

Fue un golpe que me dolió muchísimo, que me dolió no tanto por la Unión Soviética, porque yo viví 15 años en Rusia, sino por el pueblo ruso, que yo sabía que era víctima de un espejismo y que tendría que pagarlo, que habría mucho más injusticia.

Imitadores de V.I.Lenin y Carlos Marx en la Plaza Roja de Moscú.  Foto: Manuel Toledo
Imitadores de Lenin y Marx en la Plaza Roja de Moscú. Foto: Manuel Toledo

Ese régimen era un régimen antidemocrático, sin participación real, que fue lo que lo desplomó porque la población era indiferente.

Pero perdió mucho: perdió la educación gratuita, la salud gratuita, el derecho al trabajo y ganó todas las lacras de Occidente. Entonces, yo lo siento, pero eso es un hecho.

Yo tengo simpatía por el pueblo ruso, no quiero generalizarlo tampoco porque en algún sentido es un pueblo dostoyevskiano, con todas sus contradicciones, con sus grandezas, con sus crueldades.

Pero es un pueblo con el cual habrá que contar en la historia futura, así como habrá que contar con los chinos, que van a hacer del siglo XXI, e indudablemente del tercer milenio, una historia muy distinta de lo que hemos vivido antes.



ESCUCHE/VEA
Vía Libre de la BBC
Entrevista con Volodia Teitelboim



NOTAS RELACIONADAS
Retrato de Gonzalo Rojas
23 04 04  |  De todo un poco
Pablo Neruda "nació" en Temuco
02 03 04  |  De todo un poco
EE.UU. "ayudó" a derrocar a Allende
27 05 04  |  América Latina


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen