Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 5 de agosto de 2004 - 16:46 GMT
Los juegos de la Era Moderna

En 1896, los dioses del Olimpo volvieron a ser testigos de la fiesta deportiva que se hacía antiguamente en su honor: los Juegos Olímpicos modernos renacieron tras más de 1.500 años de espera.

Estadio Panateniano
Los Juegos Modernos intentaban revivir el espíritu olímpico griego.

El deportista y educador francés barón Pierre de Coubertin quiso revivir los juegos en 1894, y para ese propósito fundó el Comité Olímpico Internacional.

Con tan sólo dos años para prepararlo todo, el gobierno griego no logró recoger el dinero necesario para las instalaciones deportivas.

Un millonario griego, Georgios Averoff, donó el dinero para la construcción del estadio Panateniano, que este año se utilizará para la llegada de los maratonistas.

De las 12 modalidades previstas, cuatro fueron canceladas. No hubo deportistas suficientes para el críquet y fútbol, y el remo y canotaje tuvieron que ser cancelados por el mal tiempo.

El 6 de abril, un poco más de 300 atletas masculinos de 13 países -Alemania, Australia, Austria, Bulgaria, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Hungría Suecia y Suiza- se reunieron en Atenas para competir.

Ese mismo día, el estadounidense James Connolly se convirtió en el primer campeón olímpico moderno al ganar en la competencia de salto triple.

Connolly no recibió por su hazaña una medalla de oro: como todos los demás campeones, el estadounidense fue premiado con una medalla de plata y una rama de olivo.

Leyendas

Estatua del barón De Coubertin
El sueño de De Coubertin sigue vivo.

El deportista más popular de los juegos fue el pastor griego Spiridon Louis, quien ganó en la competición más popular y desafiante de los juegos, el maratón.

Se dice que Spiridon rezó durante 24 horas y se comió una gallina entera antes de iniciar la carrera y logró terminarla en 2 horas, 58 minutos y 50 segundos, sacándole siete minutos de ventaja a los demás atletas.

Muchos de los participantes eran aficionados y curiosos que se inscribieron a los campeonatos sin ningún tipo de selección.

El estudiante estadounidense Bob Garrett, por ejemplo, se encontraba en Grecia por casualidad cuando se unió al equipo de su país, y ganó la medalla de lanzamiento de disco.

A falta de piscina olímpica, la competición de natación de 1.200 metros se llevaba a cabo en altamar: un barco depositaba a los deportistas que debían después nadar hacia la orilla.

Alfréd Hajos, un húngaro que triunfó en los 100 y los 1.200 metros, confesó: "debo admitir que temblaba de pensar en lo que podría suceder si me daba un calambre por el frío del agua. Mi voluntad de sobrevivir opacó mi deseo de ganar".



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen