Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 30 de noviembre de 2003 - 16:04 GMT
46664: grabado para siempre

Valeria Perasso
BBC Mundo, enviada especial a Ciudad del Cabo

Hay emociones que le quedan a uno grabadas para siempre en la retina y en la piel, como ver a cuarenta mil personas con los brazos en alto, los puños cerrados, y un solo grito: "46664, 46664...".

Estadio Green Point de Ciudad del Cabo, 29.11.03.
Hay heridas que son demasiado profundas, y sólo el tiempo y la música pueden ayudar a cerrarlas
Mujer de 70 años que asistió al concierto

"Hay un largo camino hacia la libertad", cantaba un centenar de artistas sobre el escenario del estadio Green Point de Ciudad del Cabo.

"46664, 46664", coreaba la audiencia en respuesta. Final sublime y electrizante para el concierto de la Fundación Mandela, bajo la luna sudafricana.

Estos cinco dígitos, repetidos una y otra vez a lo largo de la noche, dan nombre a la ambiciosa campaña global de lucha contra el SIDA que lleva adelante el ex presidente sudafricano Nelson Mandela, responsable de la organización del mayor evento musical jamás realizado a beneficio de los portadores del VIH.

"46664" es también el título de la canción que el mismo Mandela comisionó a Dave Stewart (Eurythmics) y Bono (U2) para esta cruzada, con la que las veinticinco bandas que desfilaron por el escenario durante algo más de cinco horas pusieron la nota final.

46664 es, originalmente, el número de identidad del líder sudafricano durante los 18 años que estuvo detenido en la prisión de Robben Island durante el apartheid.

Nelson Mandela, recibiendo su largo aplauso.
Es un asunto de derechos humanos, afirma Mandela.

Al ex presidente sudafricano le pareció una buena metáfora para representar la amenaza del VIH, porque -según declaró- el SIDA es un problema más grave que la discriminación racial, y porque el impacto de la enfermedad no puede reducirse a meras cifras y mediciones estadísticas.

Cuando se apagó la última nota, quedó en el aire el mensaje que los artistas del "seleccionado de Mandela" habían querido transmitir: el SIDA ya no es un problema de salud, sino de derechos humanos, y la prevención y la concientización son tan urgentes como el tratamiento.

La música es el mensaje

Para ratificar la consigna, hubo música para todos los gustos.

Voces nuevas, como la del jamaiquino Abdel Wright, descubierto en las calles de Kingston por Dave Stewart y, en meteórica carrera, convertido en un embajador de los ritmos de la isla como "el mejor músico de Jamaica desde Bob Marley", según palabras del mismo Bono.

El SIDA se torna político cuando la parte rica del mundo puede desarrollar drogas, pero la parte pobre no puede obtenerlas
Sir Bob Geldof

Las megaestrellas pop del momento también dijeron presente. Beyonce interpretó una versión acústica de "American Prayer" con los U2 Bono y The Edge, en la que llamó a acabar con el estigma que acompaña a los portadores del VIH.

Anastacia prestó su voz profunda al himno de Queen "We will rock you" en honor a Freddy Mercury, el líder original de esta agrupación inglesa fallecido por una enfermedad asociada al SIDA hace exactamente doce años.

"No eches a perder tu vida", cantó la diva del MC Ms Dynamite, mientras repartía condones entre el público.

Hubo momentos de atmósfera de luces azules y mecheros encendidos, y ratos a puro color con coreografías improvisadas al son de ritmos africanos.

Nadie pudo resistirse a la fusión de voces tribales, bouniyan brasileño y pop de Angelique Kidjo, o a la fuerza arrolladora de Jimmy Cliff, quien interpretó a dúo con Johnny Clegg el tema "People", uno de los que han sido compuestos por los artistas especialmente para la campaña 46664.

La audiencia entera saltó durante la secuencia de clásicos de Queen, con Roger Taylor y Brian May comandando la acción desde el escenario, y dejó escapar un grito al unísono cuando Annie Lennox y Dave Stewart hicieron sonar los primeros acordes de "Sweet Dreams", el hit de Eurythmics allá por los años ochenta.

Máxima emoción

Dave Stewart y Annie Lennox de Eurythmics.
Uno de los momentos de máxima emoción: el reencuentro de una leyenda.

Precisamente, la participación de esta banda marcó uno de los momentos de máxima emoción en el estadio. Annie Lennox y Dave Stewart, sus dos integrantes, demostraron que mantienen esa química única que dio a Eurythmics un sonido distintivo.

Cuando se adueñaron del escenario para hacer una versión acústica de "Here comes the rain" tan sólo con un piano, una guitarra y la voz misteriosa de Lennox, hubo silencio en el estadio de Green Point. De esos silencios con emoción contenida que se resuelven en aplauso interminable cuando suena la última nota.

Ya sobre el final, otro instante memorable lo marcó el tema "Amandla", grabado por Stewart, Queen y Anastacia en exclusiva para 46664.

A la fuerza natural de la canción se sumó la presencia de un niño sudafricano, quien elevó una plegaria por su continente, el más afectado por la pandemia del VIH/SIDA. Y otra vez se hizo un silencio tenso sobre el césped, seguido de aplausos y lágrimas -es que se hace difícil contener las lágrimas cuando un niño debe pedirle a Dios que los humanos dejemos a un lado los prejuicios y acabemos con la discriminación que rodea al VIH.

Bono y Beyonce cantaron American Player juntos.
(American Prayer solicita a) las iglesias que abran sus puertas y ofrezcan el santuario que acaba con el estigma que acompaña a los seropositivos
Bono, sobre la canción que interpretó con Beyoncé Knowles

La historia del país, que es también la del ex presidente Mandela, se hizo presente a través de Johnny Clegg y su "Asimbonanga", un tributo a las víctimas políticas del apartheid y, en otro momento inolvidable, en las voces de Peter Gabriel y Youssou N'Dour. Ellos entonaron "Biko", el tema de Gabriel sobre un activista político sudafricano asesinado que es un himno en la lucha contra el racismo, y se lo dedicaron a todos los que sufren y "a nuestro Madiba".

Al lado mío, una mujer negra de unos 70 años lloraba con fuerza. Aunque sobraban los motivos para su emoción, le pregunté porqué las lágrimas. "Porque hay heridas que son demasiado profundas, y sólo el tiempo y la música pueden ayudar a cerrarlas", me respondió enseguida, sin pensar demasiado.

Hablaba del apartheid, claro, pero sus palabras bien podrían sintetizar también el motivo por el que 40 mil personas y una constelación de artistas le dijeron sí a Mandela y estaban aquí esta noche: porque África sufre por el VIH/SIDA, y la música es un vehículo universal para que el mundo entero tome conciencia de ello.



ESCUCHE/VEA
Concierto 46664: los grandes del escenario
BBC Onda Londres 04.12.2003


Concierto 46664: la música del mundo
BBC Onda Londres 11.12.2003



Convivir con el SIDA


GUÍAS INTERACTIVAS

TESTIMONIOS

 

ESCUCHE

SIDA EN OTROS SITIOS BBC
 


NOTAS RELACIONADAS
SIDA: dígalo con música
29 11 03  |  De todo un poco
46664: todas las voces contra el SIDA
29 11 03  |  De todo un poco
Concierto 46664: música contra la adversidad
25 11 03  |  Convivir con el SIDA


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen