BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 26 de abril de 2003 - 16:43 GMT
El rojo y el blanco
David Beckham anota frente al Real Madrid
Beckham anota para el Manchester frente al Real, quizá en un año sea a la inversa.
Escribe Raúl Fain Binda, columnista deportivo de BBC Mundo

El Real Madrid y el Manchester United, los dos clubes de fútbol más ricos y poderosos del mundo, se complementan a la perfección.

Son tan diferentes que se necesitan, como esos matrimonios del gordo y la flaca.

Uno es una entidad tradicional, sin fines de lucro, que pertenece a sus socios; el otro es una empresa comercial, que cotiza sus acciones en bolsa y puede pertenecer a cualquier multimillonario.

Uno es rojo y otro es blanco.


Dado que los clubes y los jugadores ya no ocultan que su interés prioritario es la Liga de Campeones Europeos, antes que las respectivas ligas nacionales, el blanco y el rojo se necesitan más que nunca

El entrenador del rojo es un dictador que no permite ni un suspiro fuera de lugar; el del blanco tolera, negocia, concede. Uno arroja zapatos a la cara de los rebeldes, el otro los sofoca con elogios, los invita a sentarse y compartir una cerveza.

El blanco tiene a un presidente bien visible, a quien todo el mundo conoce por su primer nombre; el rojo tiene a un gerente pálido, sin rostro, a quien nadie conoce fuera de su casa.

Nueva rivalidad

Todas estas diferencias acentúan una rivalidad deportiva que puede convertirse en la más apasionante de este siglo de la globalización.

Dado que los clubes y los jugadores ya no ocultan que su interés prioritario es la Liga de Campeones Europeos, antes que las respectivas ligas nacionales, el blanco y el rojo se necesitan más que nunca.

Los clásicos de las ligas nacionales suelen ser partidos aburridos, de especulación, con técnicos y jugadores maniatados por la necesidad de no perder.

La exigencia es diferente en el tramo de eliminación directa de la Liga de Campeones, que comienza en cuartos de final. Allí los equipos realmente ambiciosos se sienten espoleados por la obligación de ganar.

A los contadores y empresarios que dirigen los clubes no se les escapa que los aficionados se sienten cada día más identificados con los equipos que mejor defienden el honor nacional en el marco europeo.

De síncope

Peter Kenyon-gerente del Manchester United
Peter Kenyon, "un gerente pálido, sin rostro".
El Madrid y el Manchester nos ofrecieron el miércoles un ejemplo inmejorable de lo que puede ocurrir con esta rivalidad: un partido para enmarcar, de alto voltaje emotivo y buenas jugadas*, con un resultado de síncope: 4 a 3 favorable al equipo que NO pasó a las semifinales (6-5 en agregado, favorable al Real Madrid).

Florentino Pérez y el gerente del Manchester, Peter Kenyon, (un señor pelado a quien ustedes nunca identificarán en el palco de honor) se frotaron las manos, porque ese partido seguramente les servirá para sumar algunos millones de clientes en los mercados asiáticos.

Fíjense que decimos "clientes", en lugar de "hinchas", porque este es un proyecto más comercial que deportivo, aunque ambas cosas vayan de la mano.

El interés comercial es la base de las gestiones (desmentidas formalmente por Florentino Pérez) para contratar la temporada que viene a David Beckham, en un calco del éxodo de Ronaldo del Inter de Milán (que ya habría sido amortizado, tan grande es su atractivo comercial).

Lo mismo podría ocurrir ahora con Beckham.

Los números

En Madrid hablan de 48 millones de dólares. En Manchester piden 60, pero aceptarían una parte en dinero y el pase de uno o dos jugadores "periféricos", tal vez Claude Makelele y Javier Portillo (el primero para reemplazar al agotado Roy Keane y el segundo como apoyo de Ruud van Nilsterooy).

Massimo Moratti, el presidente del Inter, se sintió traicionado por Ronaldo, pero a Peter Kenyon no se le mueve un pelo ante la posibilidad de perder a Beckham: él no es un hincha, es un empresario; no tiene el corazón en la tribuna, sino en la mesa del directorio.


Massimo Moratti, el presidente del Inter, se sintió traicionado por Ronaldo, pero a Peter Kenyon no se le mueve un pelo ante la posibilidad de perder a Beckham

Los jugadores también tienen un fino olfato para los negocios. A todos llamó la atención que en la conferencia de prensa anterior al partido, el portugués Luis Figo hiciera gala de sus dotes de lingüista, contestando en buen inglés y con lujo de detalles las preguntas en ese idioma.

Cabe suponer que Figo, que tiene su orgullo y sus ambiciones, querrá explorar la posibilidad de jugar en el Manchester, cuyo juego le viene como anillo al dedo.

El canje de Figo por Beckham, con los necesarios adornos financieros y renegociación de contratos, podría ser presentado como triunfos por ambos clubes.

El problema en todo esto es que Beckham y su esposa Victoria no hablan español, de modo que deberían conformarse con una vida social restringida a un círculo de famosos y obsecuentes... más o menos como la actual, si uno piensa bien.

*Algunos críticos dijeron que un partido que termina 4 a 3 "no puede ser bueno", porque "los goles son errores del adversario". De ser así, que nos den todos los días malos partidos.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: