BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Raúl Fain Binda.
  Miscelánea
Sábado, 01 de marzo de 2003 - 20:37 GMT
Jugando con el enemigo
Golfista sueca Annika Sorenstam.
Annika Sorenstam será la primera mujer en el circuito masculino de la Asociación de Golfistas Profesionales desde 1945.
Escribe Raúl Fain Binda

Annika Sorenstam, la mejor golfista del circuito la última temporada, jugará un torneo masculino a fines de mayo.

La sueca, de 32 años, aceptó una invitación para participar en el torneo del Colonial Country Club, en Fort Worth, Texas. Esto la convertirá en la primera mujer en el circuito masculino de la Asociación de Golfistas Profesionales desde 1945.

Tiger Woods, golfista estadounidense.
Tiger es uno de los mejores golfistas de la historia.
Tanto las feministas como los machistas se frotan las manos por anticipado: "¡Ah, ya verán!" dicen. ¿Qué es lo que veremos?

Pues veremos lo que queramos ver.

El tema del enfrentamiento entre hombres y mujeres en la misma competición emerge de tanto en tanto, a veces por razones económicas, otras porque una mujer demuestra tanta superioridad en su deporte que muchos empiezan a pedirle que se mida con los hombres.

"El talento puede más que la fuerza", suelen decir las feministas. Y los machistas replican que "el talento y además la fuerza pueden más que el talento sin fuerza".

Hace algunos años el debate tocó a la velocista estadounidense Marion Jones, cuando todos señalaban admirados que se entrenaba con los hombres. La propia Marion se vio forzada a declarar que sí, que se entrenaba con los hombres, pero que no competiría con ellos porque quería ganar, en vez de terminar segunda o tercera.

La actual superioridad de las hermanas Williams es tan evidente en el circuito femenino de tenis que cada diez minutos les piden que enfrenten a algún hombre.

Las hermanas Serena y Venus Williams.
Las hermanas Williams dominan el tenis actual.
El tenis moderno es uno de los deportes más exigentes: requiere habilidad, velocidad, fuerza, resistencia, flexibilidad... y de ser posible una buena talla, para descargar con fuerza y puntería los saques e interceptar más pelotas.

Muchos expertos, entre ellos no pocas mujeres, opinan que las Williams tendrían tan pocas (o menos) posibilidades de éxito ante los mejores tenistas varones como la menuda Martina Hingis ante ellas mismas.

¿Tienen razón estos críticos que no admiten la competición de igual a igual entre mujeres y hombres? Muchas mujeres creen que no, y Annika Sorenstam es la deportista de mayor nivel que se dispone a desafiar el lugar común.

Se supone que en el golf mujeres y hombres no se diferencian con tanta nitidez como en el boxeo, el tenis, el baloncesto, el fútbol y otros deportes de gran complejidad técnica.

El golf es un deporte de talento y fuerza, sí, pero en buena parte de su juego ambos sexos están equiparados.

El juego en el green, por ejemplo, todos los golpes cortos o de media distancia que se hacen cerca de los hoyos, desde los bunkers, para todo esto (y es mucho) las mujeres están en igualdad de condiciones y de aptitud (aunque algunos expertos, no todos machistas, dicen que incluso en este aspecto del juego pueden detectar diferencias, aunque no innatas).

Golfista Phil Mickelson.
Phil Mickelson no duda en la capacidad de la Sorenstam.
La gran diferencia surge en los golpes largos, las salidas desde los tees. El sudafricano Ernie Els, ha lanzado la pelota con su driver un promedio de 288 metros esta temporada, mientras que la mujer más poderosa, la japonesa Akiro Fukushima, tiene un promedio de 243 metros, y la sueca Sorenstam 240.

Si tenemos en cuenta que un gran profesional, como el español José María Olazábal, lleva un promedio de 250 metros, se puede afirmar, y muchos lo hacen, que Fukushima y Sorenstam pueden jugar con los hombres.

Los campos de juego suelen tener tees especiales para las mujeres, que reducen en alrededor de 10% la distancia hasta los hoyos, pero en un torneo mixto las mujeres deben partir junto con los hombres, de modo que comienzan con una desventaja.

La cancha del Colonial Country Club es una de las más adecuadas para las mujeres en el circuito estadounidense.

Sus hoyos no son muy largos y sólo hay dos de cinco golpes. Sus características también resultarán favorables para Annika: como dijo Phil Mickelson, casi todos los hoyos tienen una curva cerrada a mitad de la calle, de modo que no se necesita una salida muy poderosa.

"Nosotros saldremos con nuestros hierros y ella podrá igualarnos con su driver, de modo que llegaremos al green con el mismo palo. Seguramente le irá bien", dijo Mickelson.

En realidad, el problema no es competir con los hombres, sino obtener un buen resultado ante ellos.

Tiger Woods, el mejor golfista de la historia, dejó esto en claro al comentar que "la participación de Annika en Forth Worth sólo será buena para el golf femenino si lo hace bien; si le va mal, será negativo para todas ellas".

Y aquí está el meollo del problema para las deportistas mujeres: ellas quieren la oportunidad de medir sus fuerzas con los varones, pero no quieren comprometer la integridad y el respaldo popular de sus propios circuitos.

Para tenistas y golfistas, este peligro es mucho más grave que para otras deportistas, por la sencilla razón de que sus organizaciones ya están desarrolladas y les ofrecen ingresos respetables, aunque inferiores a los que perciben los hombres.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: