BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Raúl Fain Binda.
 
Sábado, 22 de febrero de 2003 - 19:59 GMT
La índole de la bestia
Sir Alex Ferguson
Cuidado con el "secador de pelo".
Escribe Raúl Fain Binda

"Eres un hijo de p*!*"... Así le dijo Fernando Morientes a Vicente del Bosque, su entrenador en el Real Madrid.

"You f*<*#£ b+*#!* fool"¿ Así le dijo David Beckham a Alex Ferguson, su entrenador en el Manchester United.

David Beckham
El herido Beckham se desquitó con Ferguson.
Fernando estaba caliente porque Del Bosque lo margina, lo pone a ejercitarse al comenzar el segundo tiempo y después lo hace entrar al campo cuatro minutos antes del final.

David lloraba de rabia porque Alex acababa de lastimarlo al patear un botín de fútbol que se estrelló contra su primorosa ceja de peluquería (ver La pelea de Alex y David).

En algún vestuario, en las duchas, en ese bar, en aquel pasillo, en este preciso momento (y hace unos instantes, y dentro de pocos segundos también), algún hombre del fútbol insulta a otro o ruega a grito pelado "vete de aquí porque te mato".

Esa es la naturaleza de la bestia.

De jugadores

Si debiéramos representar los insultos lanzados por Roy Keane a Mick McCarthy, su entrenador del seleccionado de Irlanda, antes del mundial, no nos alcanzarían los símbolos del teclado: la retahíla de **&& ^%$ **&+ ocuparía varias páginas.

Esto ha sido así desde los orígenes del fútbol. Ahora nos llama la atención porque estamos en la era del futbolista como superhéroe pop.

En la mayoría de los casos, el plantel de un equipo profesional de fútbol está formado por jóvenes sin otros intereses comunes que patear una pelota, beber hasta el desmayo y desear a la mujer del prójimo.

Por amor al dinero y en algunos casos al fútbol, esos jóvenes postergan su adultez y viven como adolescentes. Y serían felices si no tuvieran otra obligación que la de jugar partidos de fútbol.

Vicente Del Bosque-Real Madrid
Del Bosque es el negativo de Ferguson, al menos en personalidad.
Pero sí la tienen: su verdadera obligación no es la de jugar sino la de ganar partidos de fútbol. Esto es más difícil y los hace sufrir.

Y para colmo está el entrenador, que se emperra en ejercer su derecho de pernada, de poner a unos y de quitar a otros.

Alex Ferguson y Vicente del Bosque, que tienen personalidades diametralmente opuestas, conducen dos de los planteles más exitosos de la actualidad.

El secador de pelo

Ferguson es un roble de hombre, un arbitrario, un tipo que en el Times de hoy (22/2/03) se autorretrata así: "Si alquien discute conmigo yo tengo que ganar. Por eso me les acerco, cara a cara. No me puedo permitir el lujo de perder una discusión".

Este tratamiento se ha hecho célebre en el fútbol inglés. Lo llaman "el secador de pelo", porque consiste en acercar el rostro a cinco centímetros de la víctima y gritarle a voz en cuello, secándole las gotas de la transpiración con el aliento.

Andy Cole, que jugó varios años en el Manchester United, suele bromear sobre "el secador de pelo", diciendo que "en Old Trafford no te dan toallas para secarte después de la ducha: te mandan a Alex para que te grite un rato".

Ferguson ordena y todos acatan su voluntad. Si alguien protesta, le aplica el secador de pelo; a los contumaces, los echa sin miramientos. Un jugador debe ser muy macho para gritarle "hijo de p*&*", en público o en privado.

El hombre quieto

El estilo de conducción de Del Bosque es totalmente diferente.

Donde Ferguson ordena, Del Bosque propone; donde Ferguson obliga, Del Bosque persuade; donde Ferguson aplica el secador de pelo, Del Bosque regaña; cuando Ferguson exilia o expulsa, Del Bosque ofrece la reconciliación.

Fernando Morientes
Morientes no festeja mucho estos días.
Aparte de las respectivas personalidades, este contraste se explica por las diferentes características de los clubes y los planteles en Manchester y Madrid.

El Manchester es una sociedad anónima, con una junta directiva de hombres oscuros que dan cuenta a los accionistas. Muy pocos hinchas y hasta periodistas reconocerían en la calle a Peter Kenyon, el presidente del directorio.

La conducción del Real Madrid no rinde cuentas a accionistas sin rostro sino a socios de carne y hueso.

Un tal Pérez

Todos saben quien tiene la sartén por el mango en el Madrid: el empresario constructor Florentino Pérez, secundado en el ámbito deportivo por el director general Jorge Valdano, quien da la cara ante los periodistas y le ahorra a su presidente el desgaste de los fracasos.

Pérez sólo habla después de un triunfo importante.

En este marco, Del Bosque conoce perfectamente su lugar: él no está para hacerse el macho, sino para orientar al equipo y mantener la paz en el vestuario.

Ferguson creó a este Manchester United virtualmente de la nada. Pocos recuerdan que a su llegada desde Aberdeen, el United estaba sumido en un pozo negro de constantes fracasos.

El escocés no ganó nada las primeras cuatro temporadas, pero luego arrasó con todo: siete campeonatos ingleses, cuatro Copas de Inglaterra y una Copa de Europa. Beckham, Scholes, Giggs, Butt, los Neville, Keane, todos deben sus exitosas carreras a Alex Ferguson.

Los monstruos

Peter Kenyon-Manchester United
El desconocido Kenyon.
Las estrellas del Real Madrid, en cambio, no deben nada a Vicente del Bosque.

Ronaldo es el mejor jugador brasileño, Figo el mejor jugador portugués, Zidane el mejor jugador francés, Raúl el mejor jugador español, Roberto Carlos el mejor lateral/atacante de las últimas décadas, Hierro el mejor zaguero español de la historia, Casillas el mejor portero joven de la actualidad...

En este plantel, Fernando Morientes, centrodelantero del seleccionado español, no es ni siquiera reserva del suplente de Ronaldo.

Del Bosque no se puede enojar con aquellos monstruos, porque no son sus jugadores sino socios de Florentino Pérez.

Cada club tiene al tipo de entrenador que más le conviene: el United necesita un hombre fuerte con aliento de soplete, el Madrid un buenazo inteligente y flexible.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: