BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Raúl Fain Binda.
  Miscelánea
Sábado, 11 de enero de 2003 - 18:23 GMT
El mercado de hombres
Pancartas contra el racismo sostenidas por simpatizantes del West Ham
Algunos simpatizantes del West Ham protestaron por la compra de Bowyer.
Escribe Raúl Fain Binda

Santiago Solari es buen jugador y buena persona; el Inter de Milán lo quiere para ganar el campeonato y le ofrece un millón de dólares por año, mucho menos de lo que gana en el Real Madrid.

Lee Bowyer es buen jugador y para muchos mala persona; el West Ham de Londres lo quiere para no descender de categoría y le ofrece tres millones de dólares por año, mucho más de lo que ganaba en el Leeds United.

Dado que la realidad en esta dimensión del mundo favorece a los descarriados, Bowyer ya es jugador del West Ham y muestra una ancha sonrisa de triunfador, mientras que Solari no sabe a qué santo encomendarse para mantener su dignidad profesional.

Solari es el novio que las madres quieren para sus hijas: de buena planta, simpático, optimista, trabajador, buen compañero, accesible para los periodistas... ¡si hasta lee novelas en inglés!

Bowyer es el amigo que las madres les espantan a sus hijos: la policía y la opinión pública lo tienen por racista, peleador, desleal y violento en la cancha y en la calle; nunca lo han visto leer una novela, ni siquiera en inglés.

En esta época del año Bowyer es feliz y Solari se angustia.

Mercado abierto

Ocurre que en enero el fútbol europeo está de liquidación.

Jugadores jóvenes y baratos, viejos y caros, malos, buenos, bonitos, chicos, grandes, pegadores o llorones, débiles de carácter y matones, valientes y miedosos, zurdos o diestros, carrileros y pivotes, goleadores y mediapuntas...

Lee Bowyer
"¿Yo?...¿malo?"
Tal vez quieras un lateral brasileño letal y primoroso, o un central argentino con dientes de bronce y coraza de acero. ¿No prefieres un holandés calavera a un ruso con resaca? Los ingleses con prontuario policial salen baratos... ¿Y qué tal un africano con pasaporte francés?

En este rincón tenemos italianos de 30 años y 400 corbatas, y en aquel otro goleadores surtidos, marchitos, lentos con la pelota, rápidos con la billetera, que todavía mandan sus chicos a colegio privado...

Más allá, en la última estantería, están los infractores, los rebeldes, los borrachos o drogadictos, los que piden una oportunidad de redimirse pero exigen un buen sueldo...

Faltan compradores, pero qué importa, siempre se puede arreglar una cesión, un préstamo, un trueque. Bienvenidos al mercado de enero.

Algunas gangas

Es un mercado de velos y espejos, con algunas operaciones reales y muchas de fantasía.

El Real Madrid negocia con el Tottenham Hotspur la cesión en préstamo de Fernando Morientes por el resto de la temporada, pero el jugador prefiere quedarse a calentar banco en el Bernabeu, como suplente de Ronaldo, de Guti, de Portillo, de quien sea.

Santiago Solari
Solari, un muchacho encantador...
(El presidente Florentino Pérez detesta a Morientes porque casi arruina la operación Ronaldo con el Inter al no prestarse a una triangulación con el Barcelona.)

David Trezeguet se ofrece al Barcelona para provocar la reacción del Juventus, que ha olvidado su promesa de revisarle el contrato. El Barsa muerde el anzuelo y ofrece a Riquelme como parte de pago, antes de advertir que es una maniobra del mercado de enero.

Algunos clubes anuncian su interés por Fulano para ocultar su interés en Mengano, o negocian tres incorporaciones al mismo tiempo con la intención de concretar una sola.

Otros hacen gestiones en el mercado para atemorizar a los jugadores que piden aumentos o no quieren renegociar sus contratos a la baja.

Y están los casos especiales. Como los de Solari y Bowyer.

Dos casos especiales

Cuando Massimo Moratti y Florentino Pérez, los presidentes del Inter y el Real Madrid, negociaron el pase de Ronaldo, convinieron como parte de pago el pase de Solari, valorado en 10 millones de euros (o dólares).

Olivier Dacourt, volante francés
A la Roma llegó Dacourt, quien casualmente venía del Leeds, que también vendió a Bowyer...
El Inter retuvo la opción entre el jugador y los 10 millones. Al principio, Moratti, para acallar las críticas internas y demostrar que había hecho un buen negocio, dijo que podía vender a Solari en 15 millones.

Después cambió de tonada: dijo que el jugador no le interesaba, que quería los 10 millones: se había dado cuenta de que desmereciendo a Solari podía arrancarle un contrato por mucho menos de lo que le paga el Madrid.

Es cierto que Solari puede rechazar la operación y quedarse en Madrid, pero nunca más sería titular. Pérez, que no quiere pagar 10 millones al Inter, podría ofrecer a Solari una compensación para que acepte... y así están las cosas.

Lo de Bowyer es un caso de desesperación.

El Leeds creyó hace algún tiempo que el Liverpool se lo llevaría por 15 millones de dólares, pero Gerard Houllier aceptó la opinión de quienes le decían que Bowyer traería más problemas que soluciones.

Ahora, con el valor del jugador por el suelo, debido a que en poco tiempo vencía su contrato, el Leeds aceptó una cifra ridícula (medio millón de dólares) del West Ham.

El club de Londres, como Fausto, es capaz de vender su alma al diablo para mantenerse en la Premier League.

Por eso, un club pobre, el West Ham, ofrece a Bowyer una suma tres veces superior al salario que un club rico, el Inter, está dispuesto a pagarle a Solari.

En el fútbol no existen las paradojas. Todo es coherente y perfecto, como lo intuyó Newton: un mundo que gira alrededor de un fajo de billetes.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: