BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
 
Viernes, 08 de noviembre de 2002 - 10:31 GMT
La batalla del graffiti
Graffiti
Algunos creen que los murales le quitarán espontaneidad a los graffitis.
No es tan relevante como "la campaña contra el terrorismo" o la estrategia para terminar con las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein, pero Tony Blair, el primer ministro británico, agregó a su lista de problemas un nuevo campo de guerra.

El enemigo está en todas partes, en cada rincón de las ciudades del Reino Unido, y sus "militantes" son tan escurridizos como los guerrilleros de al-Qaeda.

Los graffitis o pintadas callejeras han sido considerados por el jefe de gobierno como "un mal síntoma" de la sociedad moderna, como las drogas y la violencia irracional.

Autor de graffitis
Blair quiere que los menores no puedan comprar rociadores de pintura.
En el discurso pronunciado en un encuentro de urbanismo, Blair llegó a proponer la prohibición de vender rociadores de pintura a menores de 18 años.

El graffiti no es sólo una cuestión urbana sino también económica. Los municipios de Londres gastan millones de libras al año para limpiar paredes, bancos de plaza, cabinas de teléfonos y estaciones de subterráneo y de tren.

Murales como solución

Pero así como no todos los británicos están convencidos de una operación militar contra el régimen de Bagdad, muchos urbanistas manifestaron su oposición a la "campaña contra el graffiti" del primer ministro.

Es más, varios de los presentes en el encuentro se manifestaron a favor de una "legalización" de las pintadas callejeras, que consistiría en colocar murales gigantes en lugares clave de las ciudades para ser pintados.

Graffiti
Combatir las pinturas parece agravar el problema, no resolverlo.
"Los programas de limpieza de graffitis sólo logran alentar a los autores de estas pintadas a esparcirse por todas partes. No son una solución al problema", dijo a la BBC Kurt Iveson, experto en temas urbanos.

Iveson recordó el caso de Nueva York en 1980, cuando las autoridades combatieron los graffitis en las estaciones de subterráneo consiguiendo el efecto contrario.

La idea de colocar murales ha sido respaldada por Andrew Pelling, uno de los miembros de la Asamblea de Londres, que encabezó el comité especialmente conformado para investigar este tema.

"Las compañías utilizan la imaginería del graffiti todo el tiempo para vender cosas a los jóvenes. Tenemos que aceptar que las pintadas callejeras son parte de su vida. Por eso son necesarios los murales para los graffitis, y si van a servir para comunicar algo, tienen que estar ubicados en lugares importantes", opinó Pelling.

Los críticos del proyecto sostienen que es la "ilegalidad" lo que le da sentido a la pintada callejera.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

31 01 02 |  Miscelánea
París, capital del arte subterráneo

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: