BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Ramiro Trost
  Miscelánea
Viernes, 03 de mayo de 2002 - 10:57 GMT
Mundial: esperanza sobre rieles
Letrero de  la estación Dorastan
La estación de trenes surcoreana más próxima a Corea del Norte será lugar de festejos.(Fotos: Ramiro Trost)
Escribe Ramiro Trost, desde Corea del Sur, para BBC Mundo.

Los deportes en general y en especial el fútbol logran objetivos que necesitarían años de discusiones entre líderes políticos.

El fervor de Corea del Sur por celebrar la primera Copa del Mundo en Asia se hará sentir más allá de los alambrados que separan en dos a la península.

Fuegos artificiales en estadio coreano
La alegría mundialista también se sentirá en Corea del Norte.

Pese a no verse concretados los deseos de disputar al menos un partido del mundial en la capital norcoreana, Pyongyang, los efectos de este evento se harán sentir en el norte.

Trenes repletos de surcoreanos partirán de Seúl, la capital de Corea del Sur, el domingo 28 de abril y se dirigirán a la estación Dorasan, en la Zona Desmilitarizada que separara a ambas Coreas, con el objetivo de celebrar los 30 días para el comienzo del Mundial de Fútbol y expresar los deseos de una pronta reunificación.

La estación ferroviaria, inaugurada en febrero pasado, es el último punto al que se puede llegar si uno pretende dirigirse al norte por la línea de trenes Kyonggi, partiendo de la estación de Seúl.

El sitio cobró notoriedad por la visita que realizaron para su apertura los presidentes de Estados Unidos y Corea del Sur, George W. Bush y Kim Dae Jung, respectivamente.

La excusa del Mundial unirá al norte y al sur, en una zona que paradójicamente se llama desmilitarizada.

Des-militarizado es un eufemismo para referirse a la frontera con mayor cantidad de armamentos del mundo. Un lugar colmado de soldados que extrañamente alberga el anhelo de la unidad, representada por las vías del tren. Un trayecto que se ve trunco a la espera de su reconexión con las vías norcoreanas.

Concierto por la paz

En la estación Dorasan se realizará un concierto para conmemorar que sólo falta un mes para el comienzo de la Copa Mundial de la FIFA Corea-Japón 2002 y para abogar por la reunificación pacífica de las dos Coreas. El "concierto por la paz" será transmitido por la estación de televisión pública KBS el primero de mayo.

Los líderes de  las dos Coreas:  Kim Dae Jung, por el Sur, y Kim Jong Il, por el Norte,
Hace dos años se encontraron los líderes de las dos Coreas.

En este espectáculo musical, numerosos cantantes nacionales de pop y música clásica así como una banda de percusión tradicional, llamada en coreano "samulnori", actuarán frente a un público cuyo número superará las 10 mil personas, incluyendo a voluntarios para la Copa Mundial, asistentes para los equipos participantes del certamen, ciudadanos surcoreanos nacidos en Corea del Norte y personal militar, entre otros.

Por otro lado, el acceso al lugar de la representación musical estará restringido por razones de seguridad militar, permitiendo al público asistente sólo concurrir a la estación ferroviaria a través de un servicio de trenes que operará especialmente para la ocasión.

Dorasan está a 209 kilómetros de la capital norcoreana y a 52 de la surcoreana.

Historia de desencuentros

Un largo camino de desconfianza, antagonismo y odio han recorrido las dos Coreas desde hace más de medio siglo.

Personas  a la espera de un tren en la estación de Dorosan
Con el Mundial se renuevan las esperanzas de reuniones familiares.

Pese a esto, el Mundial de Fútbol 2002 acercará los festejos de Corea del Sur hasta la frontera con Corea del Norte. La voluntad de los ciudadanos puede más que los designios de los dirigentes y sus voces se escucharán más allá de las vallas que dividen la península.

Desde el 27 de julio de 1953, con la firma del alto el fuego que puso punto final a la Guerra de Corea, la prolongación de la división ha ocasionado diferencias ideológicas y culturales y ha mantenido distantes a millones de personas que vieron separadas sus familias.

El 15 de junio de 2000, los líderes de ambos lados, Kim Dae Jung, por el Sur, y Kim Jong Il, por el Norte, mantuvieron un histórico encuentro cumbre en la capital norcoreana donde firmaron una declaración conjunta.

Entre los principales puntos figuraba la reconexión ferroviaria entre Surcorea y Norcorea. El proyecto, hasta el momento, se convierte en el camino más firme en el proceso de reunificación.

Familias separadas

Una de las espinas clavadas en el corazón del pueblo coreano es el paralelo 38, donde una nación quedó partida al medio hace casi cincuenta años, dejando a 10 millones de personas lejos de sus seres queridos.

Varios puntos de la frontera sirven para que los coreanos puedan acercarse los días de fiesta y mirar desde ese lugar sus pueblos en el norte. Allí es donde muchos crecieron, donde se criaron, donde viven sus padres, sus esposos, sus hijos, sus hermanos.

En coincidencia con las celebraciones por el mundial, un contingente de surcoreanos viaja el domingo 28 al monte norcoreano de Kumkang para reunirse con familiares que han logrado ser ubicados en Corea del Norte. Es el cuarto encuentro de este tipo que se realiza desde el fin de la guerra.

Tren a la unidad

La estación de Dorasan, escenario de los festejos mundialistas, es ahora el nuevo destino de ancianos con familias en el norte como también de veteranos de guerra. El lugar se inundará de sonidos, luces y voces, pero también de las esperanzas de reunirse con familiares separados.

El tren detiene su marcha en la estación surcoreana de Dorasan para festejar la Copa del Mundo, pero las ilusiones van más allá.

El clamor será también para que las dos culturas, las dos formas de vida, los dos sistemas que reinan en la península coreana alcancen una síntesis en un solo pueblo.

Los surcoreanos harán partícipes a sus hermanos del norte en la cita futbolística. Por un momento, el Mundial de Fútbol hará detener las lágrimas de los ancianos que hoy van a llorar a la frontera. El puntapié inicial lo dará la gente. Ahora el balón está en el terreno de los dirigentes, para que el gol, el logro, sea la unidad.



Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

15 04 02 |  Miscelánea
Voluntarios, motor del Mundial 2002

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: