BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Domingo, 13 de enero de 2002 - 01:16 GMT
De preguntas estúpidas
Alex Ferguson, director del Manchester United, y un grupo de periodistas.
El director del Manchester United no siempre ha tenido buenas relaciones con la prensa.

-¿Qué ocurría si embocabas ese gol, Pepe?

-Pues que ganaba el partido, gilipollas.

(Escuchado en una estación de radio española)

Escribe Raúl Fain Binda.

El temor al ridículo suele paralizar algunas ruedas de prensa. ¿Qué se le pregunta al famoso Premio Nobel de Física que llega al país de visita?

El problema de los periodistas consiste en cómo comenzar.

Isaac Newton, 1643-1727.
¿Qué uno le preguntaría a Newton?
Allí está el recurso de apelar a la cortesía del sabio y preguntarle: ¿Le gustó la Rosaleda? O a su sentido del humor, haciendo referencia a una cita célebre: ¿Es cierto que Dios no jugaría a los dados con el Universo?

Según la situación y la buena o mala voluntad de la gente, cualquiera de estas dos preguntas podría parecer inteligente o estúpida.

En el deporte no tenemos este problema, ya que si por una cuestión de principio nos repugnaran las preguntas obvias y miopes, deberíamos renunciar a la mayoría de las entrevistas con deportistas.

"Temas interesantes"

Con el Premio Nobel conviene ser inteligentes para aprender; con el ministro debemos ser agresivos para desenmascararlo. Es lo que espera el público.

En el ámbito del deporte es diferente.


En deporte, la mayoría de los temas "interesantes" tienen más que ver con la vida privada de los atletas que con el deporte propiamente dicho

Por un lado, el público no quiere un enfrentamiento entre un periodista inteligente y un deportista escurridizo.

Por el otro, casi todos los atletas, en particular los de origen más humilde, detestan las celadas dialécticas y cierran la boca si alguien se pasa de listo con ellos.

En deporte, la mayoría de los temas "interesantes" tienen más que ver con la vida privada de los atletas que con el deporte propiamente dicho.

Juan Sebastián Verón.
"¿Y qué me puede decir de la cláusula secreta, Sr. Verón?"
El periodista que hoy quiera entrevistar a Juan Sebastián Verón, por ejemplo, debería tocar el tema de su supuesta incomodidad en el Manchester United, con los rumores de una cláusula secreta que garantiza su estabilidad, de un inminente retorno a Italia y también de una pésima relación personal con David Beckham.

Verón podría repetir una vez más que está muy bien en Manchester, que no existe tal cláusula secreta y que se lleva de maravillas con Beckham.

O podría decirle al preguntón que son asuntos privados y que se deje de fastidiar, buenas noches.

Preguntas complacientes

Con un personaje importante, como Verón, no se puede salir a lo macho y preservar la relación, a no ser que antes de la entrevista se haya "negociado" los temas a tocar.


Muchos periodistas inician sus entrevistas con preguntas complacientes, que invitan a la confidencia trivial

Por eso, muchos periodistas inician sus entrevistas con preguntas complacientes, que invitan a la confidencia trivial.

Lo importante, según creen, es fortalecer el vínculo, apaciguar a la fiera y dejar que "lo interesante" brote al calor de la conversación, cuando el entrevistado ya casi ni piensa en lo que está diciendo.

Esta técnica tiene varias ventajas.

Primero, preserva la relación del periodista con su entrevistado; segundo, deja el protagonismo de la conversación al deportista, como debe ser; tercero, cualquier revelación surge en forma natural, en vez de ser extraída con fórceps.

Periodismo combativo

La necesidad de cultivar el vínculo con los deportistas se ha acentuado en los últimos años, con la multiplicación de los medios de comunicación especializados.

Antes, un futbolista famoso rechazaba un par de pedidos de entrevistas por semana; hoy los pedidos son tantos que ya ni siquiera atiende el teléfono.

Dante Panzeri, 1922-1978.
Panzeri nunca cesó de tronar contra la irresponsabilidad y las mentiras.
También está el periodismo combativo, por supuesto, pero sus practicantes suelen concentrar las averiguaciones en la ineptitud, la avidez o la corrupción de los dirigentes y las organizaciones que controlan el deporte.

Por lo general se abstienen de atacar directamente a los deportistas, a los que ven como víctimas del sistema.

Como es natural, las empresas desconfían de estos cruzados y tratan de mantenerlos a raya.

En América Latina es muy conocido el caso ejemplar del periodista argentino Dante Panzeri (murió en 1978), que nunca cesó de tronar contra la irresponsabilidad y las mentiras de los personajes que dominaban el deporte, en particular el fútbol.

No se podía dudar de su honestidad: por ella sacrificó el puesto más prestigioso y bien pagado de la época, la dirección de la revista deportiva El Gráfico.

"Primicias" e insultos

Muchos de los "combativos" de ahora no son quijotescos y nobles como Panzeri, sino provocadores que seleccionan con mucho cuidado los temas y personajes que deben criticar.


Muchas de las "primicias" obtenidas con la zancadilla y el empujón son espurias, ya que no reflejan tanto la realidad como la ira del entrevistado

Por eso, muchas de las "primicias" obtenidas con la zancadilla y el empujón son espurias, ya que no reflejan tanto la realidad como la ira del entrevistado.

Abundan los programas de insultos deportivos, sin información pero con mucho agravio.

Ciertos periodistas ya no son intérpretes de las opiniones de sus entrevistados sino de los prejuicios más bajos de sus oyentes o lectores.

Entre la espada y la pared

Esto realza la tarea del periodista común y corriente.

El que da la cara ante los deportistas está entre la espada y la pared: entre la empresa que quiere "resultados" y el entrevistado que puede dejar de atenderlo si lo presiona demasiado.


Si yo tuviera un programa de entrevistas, comenzaría siempre así: "Y qué tal, ¿cómo te trata la vida?" Una pregunta perfecta de tan estúpida.

Para salir bien librados, los entrevistadores tienen que ser tan hábiles en el diálogo como Scaramouche con la espada.

Pero en ciertos casos la pregunta estúpida puede venir muy bien: es el jab de derecha que abre la guardia del adversario y permite lanzar el ataque.

También puede servir para serenar al entrevistado, convencerlo de que su interlocutor habla el mismo idioma.

Si yo tuviera un programa de entrevistas, comenzaría siempre así: "Y qué tal, ¿cómo te trata la vida?"

Una pregunta perfecta de tan estúpida.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: