BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
 
Sábado, 22 de diciembre de 2001 - 17:30 GMT
El infierno son los otros
Hogarth: Gin Lane
William Hogarth expresó en su obra Gin Lane (1750-51) los males de la bebida.
Escribe Raúl Fain Binda.

Yo estoy alegre, tú hablas demasiado, él está borracho.

Esta conjugación tradicional refleja el problema. En las fantasías complacientes de la mayoría de los pueblos, los borrachos son los otros. "Nosotros" bebemos con sensatez, para pasar un buen rato; "ellos", en cambio, se embriagan con alevosía, para hacerles pasar un mal rato a los demás.

¿Quiénes son ellos? Esto depende del marco de referencia cultural.


En los últimos años se ha puesto de moda escandalizarse por la forma en que beben los ingleses en general y los aficionados al fútbol en particular

Todo el mundo reconoce que los rusos son formidables bebedores y que el alcohol descubre en ellos las sombras más oscuras del alma eslava. Numerosos escritores franceses nos dijeron desde el siglo XVIII que los rusos bebían para poder llorar.

En los últimos años se ha puesto de moda escandalizarse por la forma en que beben los ingleses en general y los aficionados al fútbol en particular. Los descendientes culturales de aquellos escritores nos dicen ahora que los ingleses beben para hacer llorar a los demás.

¿Será para tanto? Los ingleses, en vez de defenderse, se están incriminando a sí mismos.

Todos sabemos de las aventuras de los hooligans, contenidos ahora en Inglaterra pero que todavía suelen hacer de las suyas en el extranjero. Pero lo más alarmante es la embriaguez de los mismos futbolistas.

Esta semana, por ejemplo, después del fallo en el juicio a unos beodos en Leeds (ver artículo anterior de La Vida es Juego), se conoce el caso de unos mamados en Londres.

Dieciocho jugadores del West Ham, de la división de honor, fueron expulsados de un club nocturno, tras una serie de penosos episodios durante un festejo de fin de año. En el más vergonzoso de ellos, el defensa central Hayden Foxe orinó sobre el bar, a la vista de todos.

William Pitt
Pitt: seis botellas de gin u oporto al día.
Se podrá decir que Foxe no es inglés, sino australiano, pero ocurre que justamente los australianos tienen fama de competir con los ingleses en esto de la embriaguez belicosa.

Glenn Roeder, el entrenador del West Ham, equiparó las dos nacionalidades anglo-sajonas al decir que la "influencia positiva de jugadores extranjeros, con una cultura diferente", contribuye a mejorar la actitud de los jóvenes ingleses ante la bebida. (Las crónicas periodísticas destacaron que el italiano Paolo Di Canio "no estuvo presente en el festejo".)

Otro entrenador inglés con mucha experiencia en el extranjero, Roy Hodgson, comentó recientemente que "en Italia nunca he visto un jugador borracho".

Hodgson comparte un punto de vista muy extendido en Europa: que los italianos, españoles y franceses, los latinos en general, beben por placer y para pasar el rato, mientras que los británicos (y otras nacionalidades del norte) lo hacen para ajustar cuentas con algún demonio secreto que los atormenta.

El profesor John Casey, de la Universidad de Cambridge, publicó el viernes un artículo feroz en el Evening Standard, acusando de hipocresía a quienes se escandalizan ante esta situación.


En Italia nunca he visto un jugador borracho

Roy Hodgson
"Siempre hemos sido una nación de borrachos", dice en su titular. "El siglo XVIII inglés fue notorio por la embriaguez de todas las clases sociales", recuerda, agregando que el primer ministro William Pitt solía beber seis botellas de gin u oporto por día. (Queremos creer que las botellas de la época de Pitt eran más pequeñas que las actuales.)

Casey encabeza su artículo con un diálogo de Brideshead Revisited, la novela de Evelyn Waugh:

-¿Acaso debemos emborracharnos todas las noches? preguntó Sebastián una mañana. -Sí, creo que sí. -Yo también pienso lo mismo.

Casey recuerda también una grotesca prefiguración de la aventura del futbolista Hayden Foxe: un visitante francés de la época de Pitt comentó que "contra las paredes del salón se alinean las bacinillas, para servicio de quienes se acercan a orinar mientras los otros beben: todo se hace a la vista".

(Hasta el día de hoy los chinos orinan en baños públicos a la vista de los viandantes y no nos olvidemos de los famosos pissotieres franceses y los vespasiani italianos.)

Por supuesto que el problema no se limita al fútbol: según datos oficiales, el alcohol es el factor desencadenante de 40% de los crímenes violentos, 78% de las agresiones personales y 88% de los casos de daños materiales.

No es cosa nuestra determinar si el alcoholismo es o no es más grave en este país que en otros. Lo que sí podemos afirmar es que ahora el alcoholismo es menos pronunciado que antes en el ámbito del fútbol.

Alex Ferguson
Ferguson combatió el alcoholismo en el Manchester United.
Los casos recientes, que parecen probar lo contrario, son justamente escandalosos porque marchan en contra de la tendencia.

Una de las razones por las que Alex Ferguson encumbró al Manchester United fue su batalla contra la cultura alcohólica del futbolista británico: al principio de su gestión recorría los bares de la ciudad para rescatar a sus jugadores más recalcitrantes, como la policía militar en las películas de guerra.

Ferguson ganó esa batalla. Esto no quiere decir que los jugadores del Manchester sean ahora abstemios, claro, pero al menos se los puede dejar solos con señoras y niños sin correr grandes riesgos.

Es muy simple: la continua denuncia de casos de embriaguez no refleja un aumento del alcoholismo, sino de la intolerancia ante sus manifestaciones más ofensivas.

En esto, la hipocresía es útil.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: