BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 06 de octubre de 2001 - 18:43 GMT
Esa mujer Victoria
Victoria Beckham
Posh Spice o Victoria Beckham, la mujer de la discordia.
Escribe Raúl Fain Binda

A los 93 minutos de juego, en el enésimo tiro libre otorgado por un árbitro complaciente, David Beckham clavó la pelota en un ángulo del arco griego y clasificó a Inglaterra para el Mundial de Fútbol.

Inglaterra 2 - Grecia 2. Alemania 0 - Finlandia 0. Inglaterra se clasifica directamente por diferencia de goles. Alemania jugará el repechaje con Ucrania.

David Beckham
Un gol de Beckham en la hora salvó a Inglaterra.
Beckham es nuevamente el héroe de Inglaterra. Pero si Grecia hubiese ganado ese partido del sábado 6 de octubre en Old Trafford, como lo estuvo haciendo hasta los últimos segundos, a ojos de mucha gente la gran culpable hubiese sido "esa mujer", Victoria Beckham.

Extranjero en Inglaterra, siempre me ha interesado la peculiar actitud de los nativos ante el éxito, el fracaso y el amor, las tres peripecias sociales que definen la personalidad de un pueblo, según creo recordar de una antigua lección. ("El odio, en cambio, es igual en todas partes", nos decía aquel profesor, a quien recuerdo con la mirada furtiva de un conspirador).

Desde hace mucho tiempo me pregunto por qué tanta gente detesta a David y Victoria Beckham.

A fin de cuentas, David es el mejor futbolista inglés de los últimos 20 años, bebe con moderación, no apalea a su mujer, es respetuoso con sus padres, hace goles cuando su equipo los necesita y sale a pasear con su hijo Brooklyn en brazos, aunque sabe que la inevitable foto será utilizada para mostrarlo como un flojo que hace lo que debería hacer su mujer, mientras ella vuela a Milán para comprarse media docena de Valentinos.

Entre los enemigos de Beckham, entonces, figuran los que detestan al Manchester United (son legión en este país), los que desconfían de los hombres de voz aflautada que hablan con las mandíbulas apretadas, y sobre todo aquellos que aborrecen a Victoria, la chica más presuntuosa de las Spice Girls.

Victoria hereda todos los enemigos de su marido y cultiva los propios con declaraciones inoportunas, irritantes y no pocas veces obtusas, que parecen confirmar lo que teme mucha gente: que "esa mujer Victoria" terminará persuadiendo a David de marcharse a Milán, la ciudad más cosmopolita de Europa, tan diferente de la gris y provinciana Manchester.

Emma Hamilton
Lady Emma Hamilton, para muchos una corruptora.
Por un lado están el héroe y "esa mujer", por el otro mucha gente que, por diferentes razones, cree que deberían separarse por el bien común y de Inglaterra. Es algo que hemos visto en otra historia.

El tema del cónyuge incompatible o inapropiado es recurrente en todas las culturas. Uno de los casos históricos más apasionantes es el de Emma Hamilton, esposa del embajador británico en Nápoles y amante de Horatio Nelson, el máximo héroe militar de este país.

Los rivales de Nelson y la sociedad pacata de entonces (transición del siglo XVIII al XIX) equipararon a Emma con la versión más retrógrada de la Eva culpable de la caída de Adán. Una película que todavía se ve en televisión, con Lawrence Olivier y Vivian Leigh, tiene el revelador título "That Woman Hamilton", esa mujer Hamilton.

Emma dio a luz una hija de su amante, llamada Horatia, y murió en la miseria, abandonada por todos, en 1815. Nelson no pudo ayudarla: cayó en combate en 1805; ahora, tuerto, manco y lleno de gloria, contempla el mundo encaramado en su columna de la plaza Trafalgar -homónima de su batalla final y más gloriosa- en Londres.

De Emma Hamilton apenas quedan rastros. Horatia murió en 1881.

Tanto Emma como Horatio fueron igualmente adúlteros, claro, pero por alguna razón "esa mujer" cargó con toda la culpa. El mismo tipo de gente que ahora odiaría a Victoria Beckham la pintó como una oportunista inmoral, casi una ramera.

Horatio Nelson
El héroe esencial de Inglaterra, Horatio Nelson.
Cabe suponer que Victoria vio en David por lo menos uno de los atractivos que Emma encontró en Horatio: su condición de héroe.

(No se agiten, que sólo utilizo la palabra en su acepción de "varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes"; a mí también me parece que Nelson hizo mucho más que Beckham, pero en esta época las hazañas de un futbolista se cotizan más en el mercado sentimental que las de un almirante).

Así como Nelson fue barón del Nilo, Beckham podría ser vizconde del Peloponeso.

Tanto Horatio como David experimentaron una transformación social bajo el influjo de sus amantes.

El almirante abandonó sus hábitos huraños de lobo de mar y se ejercitó en el baile y la conversación. El futbolista se acicala como un petimetre y asegura en su autobiografía que no le teme "a la faceta femenina de mi personalidad", una tontería concebida por charlatanes que ven a todos los hombres como bestias incapaces de sensibilidad: si tienen algo, es por su "faceta femenina".

Beckham no tiene ni un pelo de femenino. Vestirá un sarong y llevará a su hijo en brazos, pero en la cancha pone de masculino todo lo que hay que poner. Hoy no jugó bien ante Grecia, pero su último zarpazo resultó decisivo. Una y otra vez empujó a sus compañeros y encaró con la pelota a sus adversarios, buscando la infracción.

Logró muchos tiros libres, pero sólo atinó con el disparo ganador in extremis, como si fuese un espectáculo teatral... de esos que le gustan a su mujer. Acaso en darle el gusto a su mujer consista la faceta femenina de David Beckham.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: