BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 06 de octubre de 2001 - 18:35 GMT
Porque me da la gana
Jordan
Un regreso ¿con gloria?
Escribe Raúl Fain Binda

Mucha gente desconfía del segundo retorno de Michael Jordan: le parece inconcebible que un jubilado de 38 años (una edad provecta en deporte) corra el riesgo de despilfarrar el crédito popular acumulado durante una de las carreras más impresionantes de la historia.

El público invierte mucha energía en cultivar un mito y sospecha de los vanidosos que se escapan del paraíso de los héroes para pasar papelones en campo raso.

(Maradona no perdió millones de admiradores en todo el mundo por sus desplantes, como creen muchos, sino por sus retornos patéticos: les daba espanto el contraste entre el antiguo Diego y la realidad. De lo sublime a lo ridículo en una sola lección.)

Lemieux
Lemieux, amigo y posible ejemplo para Jordan.
Todos se preguntan por qué vuelve Michael Jordan.

El New York Times desempolvó el otro día a Bruce Ogilvie, el primer psicólogo deportivo que atendió a Michael cuando el futuro campeón tenía 19 años.

Ogilvie, autor de un texto clásico, "El ser humano unidimensional" (casualmente, un estudio de los deportistas incapaces de tolerar su retiro), opina que Jordan era conciente de su "pérdida de identidad".

Extrañaba "el aplauso de la muchedumbre, el reconocimiento general". Administrar su club (los Wizards o Magos de Washington) y buscar nuevos talentos le parecían tareas irrisorias, sin recompensa.

Un tic periodístico muy extendido consiste en contraponer una opinión profesional con otra: si un experto dice que sí, hay que buscar otro que diga que no.

En este caso, el Times recurrió a Joel Fish, del Centro de Psicología Deportiva de Filadelfia, quien está convencido de que Jordan no huye de nada: "no se pregunta quién es ni qué está haciendo; su motivación es el desafío".

El propio Jordan está de acuerdo: "Vuelvo por el desafío, por amor al baloncesto".

La motivación financiera no está en claro, como suele ocurrir. (Ya se sabe que Don Dinero es un señor de antifaz, como El Zorro.)

Jordan
El empresario se volverá jugador otra vez.
Unos dicen que, como propietario de los Wizards, un club modesto, Jordan necesita contratarse a sí mismo como jugador para hacerle ganar trofeos y por consiguiente dinero. Agregan que varios negocios de Jordan están en la cuerda floja.

Otros aseguran que Jordan vendió su "participación minoritaria" poco antes de firmar como jugador y que ha prometido donar su sueldo del primer año (un millón de dólares) a las víctimas del ataque terrorista del 11 de septiembre.

Es obvio que cualquier actividad comercial en la que Jordan esté embarcado se beneficiará enormemente con su reaparición en el escenario deportivo: es un proceso de sostén y desarrollo mutuo que los economistas llaman cross-fertilization, o fecundación cruzada.

El ejemplo más evidente es la línea de artículos deportivos con su nombre que comercializa esa empresa con una marca de cuatro letras: ahora vende por valor de 300 millones de dólares por año; con el retorno llegará a 500 o 600 millones y algo seguramente se le pegará a Jordan.

Los Wizards comenzarán su campaña oficial el 30 de octubre, en el Madison Square Garden de Nueva York. Se espera un lleno completo, como en todos los partidos de Jordan y sus compañeros/empleados esta temporada.

A nadie se le ha ocurrido hurgar en la motivación afectiva, a pesar de que todos sabemos que el desencadenante más eficaz de la ambición de un hombre es la proximidad de una mujer.

La envidia también es un poderoso estimulante. Jordan debe arder de envidia ante el exitoso retorno de su viejo amigo y compañero ocasional de golf, el canadiense Mario Lemieux, una leyenda en el ámbito del hockey sobre hielo.

Mario se retiró en 1997 y estuvo mordiéndose la cola hasta diciembre del año pasado, cuando por fin se puso nuevamente los patines y salió a la cabeza de los Pingüinos de Pittsburgh, su viejo club, ahora de su propiedad.

Su presencia transformó al equipo y lo llevó a las instancias finales de la Conferencia Oriental de Hockey.

Jordan
Jordan desplegó su magia con los Chicago Bulls.
El paralelo con Jordan es llamativo, aunque Lemieux sólo tiene 35 años y los deportes de ambos son muy diferentes.

Muchos señalan también el caso del extraordinario nadador Mark Spitz, múltiple medalla de oro en Munich 72: en 1989, aburrido y al mismo tiempo reconfortado por la facilidad con que vencía a los jóvenes en la pileta del barrio, se puso en campaña para ir a Barcelona 92.

Spitz se batió durante tres años con chicos que podían ser sus hijos y la selección se le escapó por el proverbial pelo, a los 39 años de edad. Bueno, algo más gordo que un pelo, pero ustedes me entienden.

Se nos ocurre que el punto de vista supuestamente más persuasivo nos retrata a nosotros mismos antes que a Jordan y sus motivaciones.

Cabe preguntarse si vale la pena hurgar de antemano los entresijos del misterio. En el caso Jordan, como en el de una bailarina que se prueba su primer tutú, lo que importa es el debut, el 30 de octubre.

Es una cuestión de personalidad. En esto, los italianos tienen razón: cuando uno fastidia a un italiano preguntándole por qué hace tal cosa u otra, que nos parece peligrosa o equivocada, él nos responderá con un encogimiento de hombros y la frase lapidaria:

Perchè mi piace, porque me da la gana.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: