BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 15 de septiembre de 2001 - 17:45 GMT
Abramos los ojos

¿Jugar o no jugar? Lo ocurrido en EE.UU. abre una compleja polémica.
Escribe Raúl Fain Binda

Lo ocurrido en Estados Unidos ha expuesto el complejo de culpa que tienen muchos deportistas y periodistas deportivos.

Hay dos posiciones básicas. Por un lado están los que quieren mantener todos los programas, cueste lo que cueste, para no dar una impresión de debilidad ante el terror.

Uno de los argumentos más mencionados es que las Olimpiadas de Munich, en 1972, no fueron suspendidas a pesar del golpe terrorista contra la delegación israelí y su trágico desenlace (en realidad, la actividad deportiva fue suspendida durante 34 horas y en el estadio olímpico se realizó una ceremonia religiosa).

La otra posición califica al deporte de "irrelevante" (la palabra más utilizada) en estos momentos de duelo.

El adjetivo se nos ocurre inapropiado en este contexto: irrelevante sería la industria del calzado o la cocción de tortas de chocolate; lo que se quiere decir es que en estos momentos el espectáculo del deporte sería profano.

Falos plásticos

Pero no todo lo profano molesta tanto como un partido de fútbol. El viernes 14 de septiembre, por ejemplo, el Times de Londres afirmaba en ocho columnas que "es correcto cancelar estas irrelevancias alegres" del fútbol, pero en otra página recordaba que la Bolsa de Valores reabrió sus puertas al día siguiente de la catástrofe.

El mercado de valores, al parecer, es "relevante", mientras que el fútbol es "irrelevante" o "insignificante".


El mercado de valores, al parecer, es "relevante", mientras que el fútbol es "irrelevante" o "insignificante"

También el viernes, los dos canales "serios" de la televisión británica, el 2 y el 4, ofrecían una programación "relevante" en horario central: el 2 tenía un programa satírico en que un hombre se masturbaba mirando Miss World en la televisión; el 4 ofrecía Eurotrash, una cabalgata irónica de los espectáculos picarescos de media Europa, con profusión de falos plásticos y vigorosa mímica de actos sexuales.

Para completar la semana de duelo, el canal 4 prometía para este domingo la película Lolita, las aventuras de un viejo verde y una niña relevante.

No hemos escuchado ninguna protesta por esta programación. Al parecer, lo que molesta es que 50.000 personas se junten a ver un partido de fútbol.

Mal chiste

Muchos periodistas se sienten incómodos ante la arrogancia, la ostentación y el derroche de ciertas manifestaciones deportivas. Exigen un acto de contrición, algo que reavive aquel espíritu de mens sana in corpore sano que alguna vez dieron por cierto.

Los periodistas deportivos también se sienten culpables de hacer un trabajo que les gusta y que otros periodistas consideran una prebenda. En algunas redacciones persiste todavía el remoto tabú de la sección deportiva, como sugiere el viejo chiste:

-Oye, aquí tengo a un aspirante medio lelo que no sabe escribir...

-Si va a la cancha, mándalo a deportes.

-Dice que no, que no le gusta el deporte.

-Mándalo a Artes y Espectáculos, entonces. Aunque en Política necesitan un redactor...

Ese jefe de redacción diría que los partidos de fútbol de este domingo son "irrelevantes", pero recomendaría Eurotrash y Lolita.

Es el mismo jefe que solía colocar los temas de ajedrez en la página de sociales, con los artículos de religión y los avisos fúnebres, en vez de su espacio natural en Deportes.

Dolor civil

Lo realmente urgente, en el ámbito deportivo, es la discusión y el análisis de lo que vamos a hacer en el futuro. No hace falta ser un experto en cuestiones de seguridad para vislumbrar los peligros que se avecinan.

Es evidente que esta nueva camada de terroristas ha dado una vuelta de tuerca al mecanismo de "guerra asimétrica", colocando el énfasis en blancos de gran importancia simbólica (no necesariamente militar) que signifiquen un profundo dolor a la población civil.

Esta estrategia exige muchas víctimas y sería irresponsable no contemplar la posibilidad de que los estadios deportivos se cuenten entre los posibles blancos.

Harrison Ford
Harrison Ford, uno de los héroes "de" Clancy.
Uno de los thrillers de Tom Clancy se cierra con una escena terrible en la que un piloto kamikaze estrella un Jumbo Jet contra el Congreso de Estados Unidos, matando al presidente y casi todos los legisladores; el héroe se salva, claro.

Otro de sus libros cuenta cómo un grupo terrorista hace explotar una bomba atómica portátil en la playa de estacionamiento del estadio en que se jugaba el Super Bowl; allí no se salva nadie.

El calendario de torneos internacionales también resultará afectado, aunque más no sea por las dificultades en el transporte aéreo.

Japoneses y coreanos deberán repasar y acaso modificar profundamente todos sus planes de seguridad para el mundial de fútbol del año que viene.

Abran los ojos, que estamos entrando en un nuevo mundo. En él cambiarán muchas cosas, pero lo que no podrá faltar es esa actividad "insignificante" que la gente hace con tanta pasión.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: