BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 18 de agosto de 2001 - 17:42 GMT
Yo pude haber sido campeón...
Marlon Brando y Elia Kazan.
Marlon Brando y Elia Kazan durante la filmación de On the Waterfront (Nido de Ratas).
Escribe Raúl Fain Binda

La situación de muchos latinoamericanos que tratan de abrirse paso en el fútbol europeo me hace pensar en Terry Malloy, el personaje de Marlon Brando en On the Waterfront (Nido de Ratas), la película de Elia Kazan.

Este fin de semana comenzó la Premier League inglesa, y todos nos preguntamos si habrá llegado la hora de Juan Pablo Ángel en el Aston Villa, o la de Carlos Marinelli en el Middlesbrough.

En estos dos nombres ciframos las esperanzas frustradas de numerosos futbolistas de América Latina en el ámbito europeo. En la lista hay decenas de nombres. Todos tenían éxito en América Latina, pero en Europa pasan el tiempo alimentando palomas.

(No hablamos de los que tienen éxito, sino de los que esperan tenerlo, que son muchísimos más.)

Juan Pablo Ángel.
El colombiano Ángel juega para el Aston Villa.
Ángel le dijo a nuestro colega Luis Fernando Restrepo que con sus buenas actuaciones en la pretemporada cree haber recuperado la confianza del entrenador John Gregory, que lo había condenado al banquillo de los suplentes.

Marinelli, de 19 años, deslumbró a sus compañeros cuando llegó hace un par de años, pero sigue abonado al famoso banquillo. De haberse quedado en el Boca Juniors, hoy sería tan famoso como Javier Saviola.

En vez de disfrutar de ese calor, prefirió entibiar un asiento del noreste inglés. El Times de hoy señala ominosamente, al hablar de su caso, que "muchos sudamericanos han fracasado en el fútbol inglés".

Hace unos días conversamos en BBC Deportes con Rodrigo Fabri, del Real Madrid: nos dijo que estaba negociando su retorno a Brasil, porque su club no lo hace jugar y lo cede en préstamo al mejor postor (el último fue el Sporting de Lisboa).

A su compatriota Savio le pasa algo parecido, aunque por tener más cartel y ser más caro el entrenador se siente en la obligación de hacerlo jugar de vez en cuando, para mantener su cotización en el mercado europeo.

John Gregory.
John Gregory, entrenador del Aston Villa inglés.
Estos y muchos otros casos nos hacen volver la mirada a la película clásica de Kazan.

Para quienes no la hayan visto, un breve apunte:

Brando es Terry Malloy, un boxeador frustrado, al servicio de una banda mafiosa que controla el sindicato de estibadores. Terry se siente desaprovechado, abusado, vacío. En una escena famosa*, Brando le reprocha a su hermano, Rod Steiger, un mafioso más afortunado:

-Tú tendrías que haberme protegido, Charley.

-No te quejes, porque ganaste bastante dinero...

-No me entiendes, yo pude haber tenido clase, pude haber peleado por el título, pude haber sido alguien, en vez de un pobre infeliz, que eso soy ahora.

No es posible comparar a Ángel, Savio y Marinelli con ese pobre diablo, me dirán ustedes. Yo creo que es posible. Y necesario.

Lo exagerado no es mi comparación, sino el personaje que interpreta Brando. El arte es siempre una forma de la exageración.

En arte, la realidad no existe, porque no convence. Para ser creíble, lo cotidiano debe tomar atajos y mostrarse con las caretas de la comedia y el drama.

Lo que le pasa a Terry Malloy es la representación dramática de lo que le ocurre a muchísimos millones de personas desplazadas de su ubicación natural en la sociedad. Ya no hablamos de futbolistas, sino de maestros, oficinistas, obreros, campesinos. En casi todos los casos, la gente que debe ayudar (el hermano en la película, la autoridad en la vida real) se lava las manos o es la causante de la desgracia.

Es por eso que la escena entre Marlon Brando y Rod Steiger tiene tanta fuerza: casi todos nos creemos tan víctimas como el pobre boxeador que pasaba sus ratos libres alimentando palomas (una alusión a los trabajos ingratos y aburridos que hacemos en la vida real).

Savio.
Savio, con la camiseta del Real Madrid.
La situación de Terry es muy similar a la de muchos futbolistas de América Latina que hacen banco en equipos europeos: en sus países ellos podrían haber sido campeones, pero se resignan a la suplencia y la oscuridad al servicio de sociedades poderosas, que no los tienen en cuenta y cuando piensan en ellos es para ofrecerlos como parte de pago por "campeones" más convincentes.

En sus equipos europeos ellos están bien económicamente ("no te quejes, porque ganaste bastante dinero"), pero no pueden hacer lo que saben hacer: no pueden pelear por el título; son suplentes, gente al servicio de otros, que los usan pero no les dirigen la palabra, como los amos a los sirvientes en los culebrones.

¿Siguen creyendo que exagero? Solo un poquito, y en esto estoy bien acompañado. El diario El País, de Montevideo, explicando recientemente el fracaso del seleccionado nacional, argumentaba que de los jugadores uruguayos "casi ninguno juega en un club de primera línea, si están en él no son titulares, casi ni entran o no entran, otros están sin club, la gran mayoría hace meses que no juega y han perdido la forma...".

En otras palabras: no todos pueden ser como Recoba y Montero. Muchos son como Terry Malloy. Y hacen banquillo.

Con dinero, sí, pero banquillo al fin.

(*Pueden ver la famosa escena en www.reelclassics.com.)


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: