BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 30 de junio de 2001 - 23:44 GMT
Una lección de modales

Por la hinchada hay que darlo todo.
Escribe Raúl Fain Binda

Las cartas de Lord Chesterfield a su hijo "enseñan la moral de una prostituta y los modales de un profesor de baile", fue el feroz dictamen de Samuel Johnson (1709-1784) sobre los devaneos pedagógicos de un noble hipócrita.

A la luz de esta famosa imputación conviene considerar el mensaje de Ugo Toccafondi, el reputado representante, a una joven promesa del fútbol latinoamericano.

Como ustedes saben, un gnomo en mi programa de correo electrónico me hace recibir copias no solicitadas. He aquí una transcripción editada del mensaje a Joaquín Saravia (un nombre ficticio, por supuesto):

Debes ser franco conmigo, Joaquín. ¿Quieres o no quieres ser rico? Decídete, porque el tiempo se acaba. En Europa están apretando los cordones de la bolsa y ésta es probablemente la última oportunidad para tomar el tren en primera clase.

El escándalo en el Barcelona por contrataciones infladas, la inminente quiebra del Fiorentina y las inmensas deudas de muchos clubes insolventes no son más que la punta del témpano que avistamos desde el Titanic. De modo que me haces caso o nos hundimos.


Cada vez se hace más difícil llegar al fútbol europeo.
Lo principal es tu actitud ante la vida profesional. ¿A quién te debes? A tu familia, me dirás, pero eso es obvio y sentimental, chico. No, en realidad te debes a mí, que negocio tus cosas. Tu mamita y tu papito no van a convencer a Moratti, Pérez o Gaspart de invertir una fortuna en tus piernitas esmirriadas.

Pero yo sé cómo lograrlo. Tengo contactos, buenos amigos en todas partes. Hago negocios con ellos.

También represento a jugadores de los mejores clubes de Europa, gestiono sus transferencias y les arreglo los pasaportes (no, olvida eso último). Si Cragnotti quiere vender a un jugador que ya no le gusta, me llama y yo le arreglo el asunto.

Lo primero que debemos resolver es una estrategia para persuadir a la comisión directiva de que se acabaron las vacas gordas.

Javier Saviola.
Javier Saviola pidió ser vendido para tratar a su padre en Barcelona.
Me preguntas sobre la táctica de Javier Saviola, del River Plate de Buenos Aires, que publicó una carta abierta rogando que lo vendieran porque quiere hacer tratar a su padre en Barcelona. En eso no me meto, porque el señor Saviola está realmente enfermo, mientras que tu padre goza de buena salud.

Pero no hace falta publicar una carta abierta para manipular a la opinión pública. Algunos periodistas lo harán por ti sin darse cuenta. Debes aprender que un reportero necesita mucho coraje para no simpatizar con el famoso que le da una entrevista.

Tú concedes demasiadas entrevistas. De ahora en adelante habla únicamente con los periodistas amigos o los que pueden llegar a serlo. Que todos sepan lo importante que es "tener acceso a Saravia".

Cambia tu número de teléfono y sólo atiende a la gente importante.

Si algo que publican los diarios te molesta, denuncia una "traición". Eso les enseñará a ser prudentes.

Me preguntas si el insulto personal es una buena táctica. No, eso es para los consagrados, como Maradona y Romario. Los chicos que comienzan deben ser respetuosos con todos, menos con los dirigentes de sus clubes, a los que conviene tratar como bandidos.


La hinchada es el sostén popular de los jugadores.
Lo principal, por supuesto, es quedar bien con la hinchada, que es tu sostén popular.

Todos, absolutamente todos los hinchas deben sentirse adulados por el crack. Debes tener una garganta de hierro y tragar cualquier cosa. Con la mayoría de los aficionados esto es fácil, porque tienen vida privada y se conforman con una buena actuación del ídolo.

Los "ultras", en cambio, son chantajistas, obsesos, pero en el fondo no son criminales endurecidos, como dicen los majaderos: si apuñalan a alguien es por pasión, por amor a la camiseta. De modo que ayúdalos discretamente, con entradas y algunos pesos.

(Que nadie se entere de esto, porque hay muchos hipócritas, tú sabes, y cuando los muchachos maten a alguien también te harán responsable a ti.)

Invocando el amor a la hinchada justificarás cualquier ruptura de contrato, amenaza de lesiones, retiro de colaboración, lesiones fingidas o difamación que debamos utilizar en nuestra campaña.

En esto nos ayuda mucho el hecho de que tantos dirigentes sean ineptos o corruptos, o ambas cosas a la vez.

Debes convencer a la hinchada de que te quieres ir a Europa pero preferirías quedarte en tu club, jugando para ellos. Que te vas porque los dirigentes son tan ladrones que ya no hay plata para pagarte.

¿Que tu papá dice que yo soy un cínico y que tú nunca invocarás en vano a la hinchada? Por favor, ¿qué clase de consejo es ese? Seamos profesionales. Un hombre normal no puede estar enamorado de una multitud. Y menos si son todos hombres. ¿Te imaginas la cantidad de testosterona que hay en una tribuna llena de hinchas enfurecidos?

Yo te ofrezco un pabellón más íntimo, con un puñado de hombres empuñando billeteras bien llenas, que se disputarán tus servicios en forma civilizada. Esa es la hinchada que necesitas, de gente rica.

No vaciles más. Ya sé que tu padre opina que en el Inter harás banco o que te cederán a un club de segunda división, pero en el ínterin te harás rico. ¿Qué quieres ser, cabeza de ratón o cola de león?

Cordialmente, Ugo Toccafondi.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: