BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe : Raúl Fain Binda
  Miscelánea
Sábado, 02 de junio de 2001 - 18:58 GMT
De Helenio Herrera a Héctor Cúper
Héctor Cúper
Cúper, como Herrera, desconfía de las grandes figuras.
Escribe Raúl Fain Binda

Mucha gente sensata jura y perjura que el fútbol es abominable, porque está condenado a repetir como un idiota todos los errores del pasado: los críticos equiparan las hinchadas a tribus irredentas, los presidentes de clubes a dictadores, los entrenadores a generales, los jugadores a mercenarios y los campeonatos a conflictos sanguinolentos.

Desde este punto de vista, el mundo moderno y el fútbol se desenvuelven en dimensiones diferentes, y los hinchas, los aficionados, son (somos) espectadores de una contienda anacrónica y cruel, en vez de una competición deportiva.

Helenio Herrera
El Mago no perdía casi nunca.
Darían ganas de replicar con desprecio, si no fuera por algunos fogonazos, algunos destellos en el horizonte. Un guionista de cine convertiría esos fulgores que salpican la realidad en una historia como ésta:

Hace muchos años, en las planicies de Lombarda, Angelo Moratti, el nuevo rey de una tribu guerrera, los nerazzurri, decidió exterminar de una buena vez a todos sus adversarios. Contrató, entonces, los servicios de Helenio, el mercenario más feroz de Europa, un guerrero de origen misterioso (americano, africano, franco o íbero, según sus diferentes pasaportes) que reorganizó el ejército utilizando novedosas tácticas helvéticas.

La campaña resultó un éxito total: durante varios años los nerazzurri marcharon de victoria en victoria, dominando primero Lombarda, después toda Italia y finalmente Europa y el mundo.

El éxito resultó efímero, claro, y los nerazzurri (llamados así porque los guerreros se pintaban la cara de negro y azul) atravesaron un nuevo y prolongado periodo de oscuridad, hasta que otro Moratti, Massimo, enriquecido con la explotación de un novedoso aceite mineral, se propuso repetir la gloriosa gesta de su padre.


Herrera y Cúper comparten su origen argentino y el desprecio por una vieja máxima del fútbol: que la mejor defensa es un buen ataque

En pos de esa quimera derrochó millones en mercenarios de los cuatro rincones del globo y ya estaba a punto de abdicar, frustrado, cuando uno de sus ministros, un tal Giacinto Fachetti, le susurró al oído: "En España hay un jefe guerrero, Héctor, que parece hijo de Helenio. Ha caído en desgracia con sus amos, los Borge de Valencia (que luego se convertirían en los Borghia italianos), y está en negociaciones con los burgueses de Barcelona. Si pagamos el rescate, puede ser nuestro".

Y así, según dicen, Massimo Moratti, el presidente del Inter de Milán, se habría hecho con los servicios de Héctor Cúper, el actual entrenador del Valencia. Massimo está desesperado por emular los logros de Angelo, así como Franco Sensi, el actual presidente del Roma, hace de todo por remedar a su padre, el patriarca que dio las primeras glorias al club.

Todos lo niegan, por supuesto, y es posible que el año que viene Cúper no esté ni en Barcelona ni en Milán, sino en Roma, dirigiendo al Lazio, la tribu del clan de los Cragnotti. Cualquiera sea el cambio, será profesionalmente provechoso: Cúper debe ser el único entrenador en el mundo cuya cotización aumenta con cada fracaso.

Valencia derrotado
Cúper ha perdido tres finales europeas consecutivas.
Esta paradoja futbolística se explica porque hasta los dirigentes más miopes entienden que el hecho de perder tres finales europeas consecutivas (una Recopa con el Mallorca y dos ligas de campeones con el Valencia) no rebaja el mérito de haber llegado a ellas.

Helenio Herrera, el Mago, no perdía casi nunca. Sus éxitos en Francia, España e Italia durante los años 50 y 60 fueron tan numerosos que muchos le atribuyen la invención del fútbol moderno, una hazaña imposible, porque "el fútbol moderno" no existe. Tampoco fue el inventor del "catenaccio", ya que su aporte consistió en adaptar al fútbol italiano el "cerrojo" (o verrou) inventado por el técnico suizo Karl Rappan.

Herrera y Cúper comparten su origen argentino y el desprecio por una vieja máxima del fútbol: que la mejor defensa es un buen ataque. Tonterías, dicen ambos. No podemos atacar sin estar bien defendidos.

También coinciden en la desconfianza ante las grandes figuras. Cúper, que fue defensa central, es un "tiempista" excepcional también como técnico, y suele dejar en el banquillo a los agrandados. A su llegada al Inter, Herrera le cortó las alas a Angelillo pero se trajo desde Barcelona a Luisito Suárez y apadrinó a Sandro Mazzolla.


Cúper debe ser el único entrenador en el mundo cuya cotización aumenta con cada fracaso

Las grandes diferencias entre Helenio y Héctor pasan por el carácter y se manifiestan en la relación con las hinchadas. Cúper se va del Valencia porque no pudo o no quiso encontrar un punto de contacto sentimental con una de las aficiones más nobles pero volubles de Europa. Herrera, en cambio, era tan astuto y arrollador que virtualmente "inventó" al tifoso moderno, ya que en su época las hinchadas italianas no hacían flamear banderas y su aliento verbal sólo estallaba en los goles.

Herrera exaltó la pasión de los tifosi e impulsó la noción del fútbol como guerra (un día castigó a un jugador que en vez de decir "vamos a ganar a Roma" dijo "vamos a jugar a Roma"). Cúper no entiende esa mentalidad: se va de Valencia "porque la afición no me quiere". HH convirtió al tifoso en un volcán, su compatriota se angustia ante el fervor del che valenciano.

Herrera fue realmente un jefe guerrero y ganó todo. Cúper parece más bien un buen gerente, y todavía "no ha ganado nada". Para el fútbol como deporte, apostemos por Cúper. Para el fútbol como guerra, no cabe duda que el mejor fue HH.

Nos preguntamos si la vigencia de Cúper significa que el fútbol está dejando de repetir sus viejos errores. Ya quisiéramos.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: