BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Raúl Fain Binda.
  Miscelánea
Domingo, 06 de mayo de 2001 - 11:33 GMT
Wembley, ese vasto teatro de sueños
Estadio de Wembley.
El viejo estadio y sus clásicas torres gemelas aún esperan.
Escribe Raúl Fain Binda

La demolición del estadio de Wembley ha sido anunciada tantas veces que muchos de ustedes deben creer que ya se está trabajando en el nuevo estadio, y que todos los aficionados al fútbol de estas islas tenemos un pedacito de cemento o de arco como recuerdo.

Perfil del norte de Londres con el nuevo estadio de Wembley.
Ciencia ficción: el perfil del "nuevo" Wembley en un Londres del futuro.
Pues bien, el viejo estadio sigue en su lugar y nadie sabe cuándo será demolido, ni cuándo comenzará la construcción del nuevo.

Más grave aun, el proyecto de estadio que ustedes vieron en fotografías hace algunos meses es un espejismo, una fantasía que acaso no tenga nada que ver con el resultado final.

Mucha gente se pregunta ahora si es preciso construir un estadio nacional sin instalaciones atléticas (porque así era el proyecto), y otros creen que ya es hora de que se reconozca la importancia de Manchester, Liverpool o Birmingham, en vez de levantar un nuevo elefante blanco en Londres.

Y para colmo, está el pequeño detalle del dinero.

Para abreviar una historia muy larga, baste saber que el gobierno británico acaba de rechazar un pedido de fondos públicos para financiar el proyecto, y que un comité ministerial considerará nuevas opciones.

Vaya un dato para que imaginen las dificultades: en poco más de un año, el costo calculado del estadio ha trepado de US$460 millones a US$950 millones. A este ritmo de inflación, muchos temen que llegue a US$1.500 o 2.000 al finalizar las obras.

El sector privado, que al principio se golpeó el pecho como Tarzán, proclamando su capacidad de financiar todo el proyecto, se muestra cauteloso ahora y la Asociación Inglesa de Fútbol se debate en busca de soluciones.

Estadio de Wembley.
Estampa del pasado: Wembley repleto, a todo fútbol.
El prestigio de Wembley es uno de los pilares del fútbol. Uno menciona "Estadio de Wembley" en cualquier rincón del mundo y los amantes del fútbol suspiran, como si fuera el lugar donde se enamoraron por primera vez.

Todos los futbolistas dan la impresión de haber jugado sobre su gramilla, y es raro el turista futbolero que no se jacte de haber visto un partido u otro desde sus gradas.

Todas fantasías. En realidad el fútbol es un espectáculo relativamente raro en Wembley. Más frecuentes son los conciertos de rock.

Ninguno de los clubes de fútbol de Londres juega sus partidos en Wembley. El estadio sólo es escenario de los compromisos del seleccionado nacional y de las finales (sólo las finales) de la Copa de la Asociación Inglesa de Fútbol (conocida en el extranjero como Copa de Inglaterra) y la desprestigiada Copa de la Liga (un torneo que los clubes grandes ya no quieren jugar).

Diego Armando Maradona.
Maradona fue uno de los pocos futbolistas famosos que jugó en Wembley.
Entre los futbolistas, Pelé, por ejemplo, no jugó nunca en el mítico estadio. Tampoco Di Stefano, ni Cruyff. Entre los grandes, sólo Maradona jugó una vez, en 1980. De esto damos fe, estuvimos allí.

El misterioso influjo de Wembley acaso se deba a esa escasez de oportunidades. Se cotiza porque es raro, como un Grand Cru de Burdeos.

Ahora se dice que una de las opciones para resolver el impasse es que la Asociación del Fútbol invite al club Arsenal a jugar en Wembley sus partidos como local. Es sabido que Highbury, el estadio del Arsenal, es muy pequeño y que los residentes del barrio no quieren autorizar una ampliación.

En Wembley también existe una resistencia similar: los vecinos tiemblan ante la posibilidad de una visita semanal de las "hordas del fútbol", como dijo un concejal que se opone al proyecto.

Tratándose de un estadio nacional, lo ideal sería que por lo menos dos clubes locales compartieran sus instalaciones, como el Roma y el Lazio hacen con el Estadio Olímpico de Roma. El Mílan y el Inter comparten un esquema similar en San Siro.

Pero fuera de esas dos ciudades, lo cierto es que el fútbol suele dar una combinación de súper novas y estrellas enanas, de Barcelona-Espanyol, Real Madrid-Atlético, Liverpool-Everton, Manchester United-City, o sea un club grande que absorbe casi todas las energías de la ciudad, y uno pequeño que sobrevive a duras penas.

Tony Adams, Arsenal 1998.
Al Arsenal le interesaría jugar sus partidos como local en Wembley.
El Arsenal es el club de Londres con más ímpetus y vitalidad para crecer. De los otros candidatos, el Totenham Hotspur se debate en una crisis interminable y el Chelsea siempre parece gastar más de lo que recauda.

Todo parece indicar que el gobierno exigirá, a cambio de su apoyo financiero, una profunda reconsideración del proyecto deportivo e inmobiliario (tiendas, hoteles y otras construcciones conexas).

Queda por verse si ese replanteo incluirá la transformación del estadio en uno realmente "nacional", capaz de cobijar torneos de atletismo y otros deportes. Pero de ser así, es probable que los sufridos vecinos de Wembley pierdan la calma y exijan que se vayan con el estadio a otra parte.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

2 05 01 |  Miscelánea
Futuro de Wembley en entredicho

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: