BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Miscelánea
Lunes, 19 de febrero de 2001 - 11:39 GMT
Érase una vez... la mafia italiana

El arresto del capo mafioso Giovanni Brusca en 1996: sus antecedentes también están en el Museo de la Mafia.
Para mucha gente, Sicilia es sinónimo de "mafia", pero lo que seguramente a muchos sorprenderá es que ahora también aloja al primer museo dedicado al crimen organizado de Italia.

El museo -o "centro de documentación", como prefiere llamarlo el alcalde de Corleone, Pippo Cipriani- permite a la policía, los académicos y al público en general estudiar al grupo de crimen organizado más conocido del mundo.

El centro acoge documentos y videos de las principales agencias anti-mafia de Italia, colecciones privadas y de los medios de comunicación.


La Mafia se distingue del resto de organizaciones puramente criminales por la forma en que está arraigada en nuestra sociedad

Pippo Cipriani, alcalde de Corleone.
En el museo se abrió también un área dedicada a las organizaciones hermanas de la Cosa Nostra, como la 'Ndrangheta calabresa, la Camorra napolitana o la Sacra Corona Unita, que se creó en la región de la Apulia, cuando varios mafiosos fueron exiliados y enviados allá por la misma organización siciliana.

El museo de Corleone está adscrito a la Universidad de Palermo y acogerá conferencias anuales sobre la lucha contra el crimen organizado.

"Cáncer de la sociedad"

Pippo Cipriani, alcalde de Corleone, dijo a la BBC: "la característica principal de la mafia que le distingue del resto de las organizaciones puramente criminales es la forma en que está arraigada en nuestra sociedad, su presencia en la economía, la sociedad y sus instituciones".

Por esa razón "se habla de la mafia como de un cáncer que corroe a la sociedad".


Como el personaje televisivo, Tony Soprano, parece que los mafiosos modernos necesitan a un psicólogo.
La Cosa Nostra -expresión que, traducida del italiano, significa literalmente "esa cosa que nos concierne sólo a nosotros"- encuentra su origen en el siglo XIX, pero sus inicios no son nada claros.

Según el escritor Brian Fremantle, autor del estudio sobre las organizaciones de crimen organizado "El Pulpo", todo comenzó como una organización de autodefensa de los agricultores contra la opresión de los terratenientes feudales.

Para Pippo Cipriani, alcalde de Corleone, los orígenes de la mafia fueron muy distintos: los primeros mafiosos, dice, fueron los "gabelloti", enviados de los feudales para recaudar los bienes de los campesinos y castigarles si no pagaban.

Durante el siglo XIX, a medida que Italia gradualmente se convirtió en un país unido e independiente, la mafia se fue convirtiendo en una organización puramente criminal.

Los iniciados en la estructura de la organización -exclusivamente hombres sicilianos- debían someterse al juramento secreto conocido como "Omerta".

Romper este juramento era la firma de la sentencia de muerte.

Liberación de Sicilia

Mussolini y su mano derecha, Cesare Mori, intentaron acabar con la mafia en las décadas de los años 1920 y 1930.

Pero la organización no sólo sobrevivió, sino que se alineó con los aliados en la Segunda Guerra Mundial durante la batalla por Sicilia en 1943.

40 años antes, Estados Unidos había importado la mafia a territorio americano como si se tratara de una enfermedad, cuyo contagio se debió a los grandes contingentes de inmigrantes italianos.

Hombres como Al Capone y Charles "Lucky" Luciano amasaron grandes fortunas vendiendo alcohol durante los años de "ley seca" en EE.UU.

Cuando las autoridades abandonaron la política prohibicionista, se buscaron otros negocios, como la prostitución, la "protección" y "los números", una lotería ilegal que se hizo muy popular.

En los años 40 y 50, la Cosa Nostra se expandió a ambos lados del Atlántico y se convirtió en el poder detrás de la creación de lo que es hoy la ciudad de Las Vegas.


Tomasso Buscetta... el primero de los "pentiti".
El juramento de la Omerta se mantuvo hasta los últimos años de la década de los 70, cuando hombres como Jimmy "comadreja" Fratianno y Tommasso Buscetta se convirtieron en informadores o, como lo llaman en italiano, "pentiti".

A cambio de inmunidad, protección policial y la creación de nuevas identidades, los "pentiti" comenzaron a revelar nombres y detalles de sus antiguos colegas.

Un gran número de mafiosos en Italia y en Estados Unidos fueron encarcelados.

Reacción de la mafia

La mafia reaccionó de la única forma en que podía hacerlo, con extrema violencia.

En Italia, el jefe de la fuerza anti-mafia, el general Alberto Dalla Chiesa, fue asesinado en 1982.


El juez instructor Giovanni Falcone fue asesinado en 1992.
Diez años más tarde, los jueces instructores Giovanni Falcone y Paolo Borsellino murieron por la explosión de dos coches-bomba.

Pero la mafia se equivocó en su cálculo.

El Estado no se dejó intimidar y los jueces y sus guardaespaldas se convirtieron en mártires.

Comenzaron a celebrarse manifestaciones anti-mafia, que consiguieron altos índices de participación popular y un partido político, La Rete (La Red), se creó para luchar contra el crimen y la corrupción.

Muchos habían considerado a la mafia una institución respetable, con cierto atractivo luego de la trilogía cinematográfica de Francis Ford Coppola, basada en la serie de novelas "El Padrino" de Mario Puzo.

Corleone fue utilizado como el nombre de la familia del personaje de Marlon Brando, un "hombre de honor" al estilo antiguo, que no aprobaba el negocio de las drogas.

Pero en realidad Corleone es el pueblo de Salvatore "Toto" Riina, quien mantuvo el control sobre los corleoneses durante 20 años y su influencia sobre toda Sicilia hasta que lo arrestaron en 1993.

No era Marlon Brando

Riina no sólo participó del tráfico de drogas, sino que ordenó los asesinatos de Falcone y Borsellino.

No era un hombre educado, con gustos anticuados o un especial sentido del honor; Riina era un campesino analfabeto.

Fue uno de los más conocidos "latianti", o fugitivos de la justicia que fue capturado en la década de los 90.


A Salvatore Riina lo hicieron preso en 1993, luego de años de cautiverio.
Luego del arresto de Riina, Bernardo Provenzano se convirtió en el nuevo líder de los corleoneses, que habían dominado Sicilia desde la guerra de clanes rivales en la década de los 80.

Provenzano, cuyo alias "Binnu u Tratturi" (Bernie, el tractor) hace referencia a su determinación y fiabilidad, está prófugo desde hace 20 años.

Su esposa, Saveria Benedetta Palazzolo, vive en un departamento sobre una tienda de coches en las afueras de Corleone.

A pesar de que la policía italiana lo persigue día y noche, nunca ha podido saber dónde se encuentra Provenzano.

A la defensiva

La Cosa Nostra y sus hermanas estadounidenses se encuentran hoy a la defensiva.

La ley Rico contra la influencia de las organizaciones corruptas de Estados Unidos, que fue aprobada por el Congreso en los años 1970, se ha aplicado duramente y ha conseguido reducir drásticamente el margen de maniobra de la Mafia.


John Gotti, el "Don de Teflon" ingresó en prisión al ser delatado por un colega.
John Gotti, conocido como el "Señor de Teflón" porque los fiscales no pudieron hacer progresar las acusaciones en su contra, acabó en la cárcel cuando uno de sus colaboradores se convirtió en delator.

La mafia no sólo sufre la presión de la policía, sino que también enfrenta la competencia de otros grupos de crimen organizado.

El crimen organizado ruso, en particular, tiene fama de extrema violencia y falta de escrúpulos, que amenaza en muchos lugares el liderazgo de la Cosa Nostra.

En su patria siciliana, la mafia también está en guerra contra un grupo nuevo: la "Stidda" (Estrella).

En una esquina

Acorralado por todos lados, el mafioso moderno podría muy bien necesitar terapia psicológica, como Tony Soprano, de la conocida serie televisiva.

Sin embargo, como un animal salvaje acorralado en una esquina, la mafia es todavía un adversario peligroso.


Nunca antes habíamos progresado tanto, pero la mafia todavía no está vencida

Pippo Cipriani, alcalde de Corleone.
Según un estudio publicado el año pasado, 20% de los negocios en Italia todavía están controlados por la mafia, con unos beneficios anuales de US$133.000 millones.

"Nunca antes habíamos progresado tanto, pero la mafia todavía no está vencida", declaró el alcalde Cipriani a la BBC. "Al contrario, yo diría que estamos pasando un momento de incertidumbre", agregó.

"La mafia sólo puede vencerse si el proceso de supresión continúa y mejora y, al mismo tiempo, la sociedad civil continúa su proceso de cambio cultural", concluyó el alcalde.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: