BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Miscelánea: Columna Miguel
Domingo, 25 de noviembre de 2001 - 20:40 GMT
Dos presidentes y la prensa
Vicente Fox, presidente de México
Fox sonríe ante los periodistas, sus "enemigos".
Ese día nos fuimos al centro de El Paso en busca de una camisa de algodón. Eran las nueve de la mañana.

"En la política es importante establecer que el otro no es el enemigo sino el adversario", me dijo Porfirio Muñoz Ledo mientras cruzábamos la calle y encendía un Benson & Hedges. "El otro no tiene por qué ser el enemigo...".


En la política es importante establecer que el otro no es el enemigo sino el adversario, me dijo Porfirio Muñoz Ledo

Muñoz Ledo debe saber de qué hablaba. Fue presidente del todopoderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó México durante unos setenta años, y fue presidente fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de oposición de centroizquierda, el primer mexicano que preside el Consejo de Seguridad de la ONU, ex ministro de Trabajo y de Educación, ex presidente de COPPAL y uno de los últimos pensadores del sistema político que conocieron los mexicanos.

Yo le creí. Después de todo, uno creció pensando que el debate es tan bueno como necesario y que la confrontación de ideas hace que el mundo avance.

Pese a todo, llevo varias semanas confundido. La práctica no parece hacer mucho caso de la teoría, y en América Latina hay dos casos que ilustran mi confusión, que es la de otros.

En México, el debate entre la prensa y el presidente dura ya semanas. El desencuentro comenzó cuando se supo que la casa presidencial de Los Pinos tendría toallas de cuatrocientos dólares y cortinas a control remoto. La batalla más reciente se agudizó cuando el presidente Vicente Fox declaró que la prensa mexicana se ocupa de "babosadas" (tonterías, en español mexicano).

En Venezuela, el gobierno de Hugo Chávez y la prensa comenzaron con los caminos encontrados, lo que explica el reciente pleito del mandatario con los medios, en un todo que parece recordar advertencia de hace un par de años: el que no está con Dios está con el diablo...

Hugo Chávez, presidente de Venezuela
Chávez: el que no está con Dios está con el diablo.
Para Fox, las "babosadas" son las notas que se publican en México sobre las cosas que hace el presidente. Que si usó botas de charol en una recepción, que si besó a su esposa en El Vaticano, que si mencionó a José Luis Borgues entre los escritores latinoamericanos destacados...

Para la Quinta República, los medios son excesivamente críticos del fenómeno social que parece alentar el gobierno. El propio teniente coronel ha declarado su malestar con la prensa venezolana y su actitud ante las propuestas y las prácticas chavistas.

En el caso de Fox, la triste realidad es que la prensa mexicana se ocupa de tonterías (como él mismo las llama) cometidas por el mandatario en el desempeño de sus funciones. No es el único. Ya hubo presidentes mexicanos que sirvieron mole poblano a la reina Isabel, o que se proclamaron descendientes de reyes guerreros celtiberos y siguieron en el poder sin parpadear.

En el caso de Chávez, son innumerables las anécdotas de presidentes, venezolanos y de otros, que han sentido que la prensa es parte de una gran conspiración contra ellos. Fox mismo advirtió que la prensa mexicana no lo derribará.

Parecería que ambos han visto demasiadas películas, porque sólo en las películas la prensa echa abajo gobiernos. Pero los gobiernos que caen, hasta en las películas, caen porque han cometido delitos y la prensa los reveló, no porque lo que piense la prensa.


Los gobiernos que caen, hasta en las películas, caen porque han cometido delitos y la prensa los reveló, no porque lo que piense la prensa

Hasta donde puede verse, no es el caso de Venezuela ni es el caso de México. Chávez y Fox hacen mal en ver como enemigos a quienes son, por naturaleza, sus adversarios. Un periodismo responsable habla de la realidad como es y no como la ven o la pintan los voceros de un gobierno.

Los dos casos ilustran lo que pasa cuando dos gobiernos, por diferentes que sean en el espectro político, ven con malos ojos el hecho de que los observen y se den a conocer sus actos y se critiquen actos y palabras e intenciones.

Vale la pena seguir los incidentes de ambos debates. Sobre todo porque al final las cosas y quienes las manejan van a seguir en sus sitios. A menos que alguno de los protagonistas no pueda distinguir entre adversario y enemigo.

"Cuando no se conoce esa diferencia", me explicó Muñoz Ledo esa mañana paseña mientras buscábamos su camisa de algodón peinado en un almacén recién abierto, "la razón se nubla". Y entonces ya nada de lo que se diga tiene sentido.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: