BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Miscelánea: Columna Miguel
Lunes, 19 de noviembre de 2001 - 07:18 GMT
Otras víctimas de la guerra
Accidente del vuelo 587 de American Airlines
El accidente del vuelo 587: una tragedia para los dominicanos y para... EE.UU.
Limpian el polvo de los escritorios y de las ventanas, pasan la aspiradora en las alfombras, vacían la cesta de la basura, arreglan los muebles de la oficina, lavan los urinarios, reponen las lámparas, o cocinan mofongos y menudos y omeletes, preparan café, fríen maduros, venden fruta o hot dogs, o hacen lo que sea porque no tienen permiso de trabajo y están condenados a hacer cosas que no haría nadie en pleno uso de sus derechos ciudadanos.

En Nueva York, muchos de ellos son dominicanos. Por eso resulta fácil entender de fueran dominicanos muchos de los que murieron en la catástrofe del lunes 12. Lo que no es fácil entender es por qué muchos dominicanos ven en la tragedia una conspiración...

Senadora Hillary Clinton
Hillary Clinton visitó Santo Domingo para expresar su pésame oficial.
Hasta el momento, el único país que puede temer un ataque similar al del 11 de septiembre es Estados Unidos. Y eso puede servir para explicar que en el resto del continente haya pocos preparativos para atentados de mayor tamaño.

Después de todo, el único país con una política exterior agresiva sigue siendo el vecino del norte.

Por eso también no es cierto que los ataques de septiembre constituyan una avanzada contra la democracia, como tampoco es cierto que sean una ofensiva contra los valores occidentales. Estados Unidos, pese a todo, no es la única democracia, ni sus valores son los únicos valores del mundo occidental.

La guerra que se libra en Afganistán es un conflicto disparejo entre una potencia con todas la bombas del mundo, casi literalmente, y un grupo dispuesto a todo con tal de dañar a esa potencia y afectar para siempre su forma de vida.

Pero los dominicanos, aunque sean parte de esa forma de vida y estén dispuestos a correr riesgos para obtenerla, no son factor en este conflicto que no pocos califican como la tercera guerra mundial. Ni ellos ni los millones de latinoamericanos que con su trabajo contribuyen a mantener un nivel de vida envidiable para muchos fuera de Estados Unidos.


Todos sabemos que las comunidades latinoamericanas en Estados Unidos representan una fuente importante de ingresos para sus países de origen

Si Estados Unidos, que invierte miles de millones de dólares en lo que erróneamente se conoce como inteligencia, no pudo evitar la tragedia de septiembre ni muchas de las cosas que han pasado en el mundo desde el fin de la guerra fría, las naciones latinoamericanas tienen escasísimas probabilidades de impedir que pasen cosas similares.

Es verdad que el mundo se consuela con el hecho de que la tragedia del lunes haya sido un accidente, y ese solo hecho nos da una idea de cómo están las cosas en estas partes del planeta. Si es accidental, la muerte colectiva es menos dolorosa que si se trata de un ataque...

Por suerte, no todos piensan así. Un grupo de legisladores estadunidenses entre los que se cuenta la senadora Hillary Clinton, visitó Santo Domingo para expresar su pésame oficial por la pérdida de tantas vidas. Curiosamente, los legisladores representan a Nueva York, donde la comunidad dominicana es importante y es útil en la vida diaria.

Al contrario de lo que pasó en septiembre, cuando el gobierno de Estados Unidos se vio obligado a reconocer que muchas de las víctimas eran trabajadores indocumentados, y tuvo que ofrecer una amnistía para que sus familiares pudieran reclamar restos y, en muy pocos casos, seguros, en la tragedia de noviembre nadie ha dicho nada.

Atentados en EE.UU.
En los ataques del 11 de septiembre, al menos 40 dominicanos perdieron la vida.
Todos sabemos que las comunidades latinoamericanas en Estados Unidos representan una fuente importante de ingresos para sus países de origen porque envían dólares a sus familiares y contribuyen, en mayor o menor medida, a fortalecer la economía de esas naciones.

La muerte de los dominicanos que viajaban en el vuelo 587 de American Airlines, además del dolor que provocó en los familiares que los esperaban o los habían ido a dejar, tendrá un efecto importante en la economía de la isla, que no es de las más sólidas de la región.

La Casa Blanca necesita reconocer que tanto los dominicanos que murieron en noviembre como los latinoamericanos indocumentados que fallecieron en septiembre eran parte significativa de la vida estadounidense, y que, como muchos estadounidenses, fueron víctimas de un odio dirigido a otros.

Mientras eso no suceda, los dominicanos que murieron en noviembre, como muchos de los latinoamericanos que perecieron en septiembre seguirán representando a un importante grupo de la sociedad estadounidense cuya democracia y cuyos valores esperaron a darles en la muerte lo que no pudieron darles cuando estaban vivos.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Archivo 2001:

Archivo 99/00
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: