BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Miscelánea: Columna Miguel
Miércoles, 12 de septiembre de 2001 - 13:08 GMT
Terror
Atentado en Nueva York
Consternación en EE.UU. y el mundo con los atentados de este martes.
El terror es, según el diccionario, un estado de miedo sumo. Y en las imágenes que el mundo vio el martes, día dedicado al dios de la guerra, había terror entre la gente que corría sin saber bien a dónde ir a esa hora de la mañana llena de humo y de escombros.

El miedo volvió a un país que apenas tres meses antes, el 11 de julio, había asistido a la ejecución de Timothy McVeigh, el bombardero de Oklahoma, un título que el tiempo había ido convirtiendo en algo lejano y ajeno hasta el martes, cuando todo volvió a ser brutalmente posible.

Nadie duda que Washington responderá con fuerza y sin clemencia en cuanto sepa de dónde vino ese ataque concertado sobre dos de los símbolos del poder estadounidense: el comercio y la fuerza armada. Después de todo, es la única potencia propiamente dicha en más de un sentido.

El ataque, porque fue uno con tres o más frentes, demostró que hasta el país más fuerte del mundo no es seguro. "Nadie está seguro", como admitió un presidente mexicano, "porque ningún operativo puede impedir que aparezca un loco dispuesto a cambiar su vida por la mía".

Todos buscamos de inmediato un responsable, alguna raza, algún país, algún gobierno, alguien capaz de coordinar tanta destrucción y llevar a cabo el proyecto sin contemplaciones. Otros, cínicos, señalaron que la ocasión servía para reforzar el argumento del presidente George W. Bush a favor del sistema de protección antimisiles.

Lo único claro a estas alturas es que Estados Unidos, como todas las demás naciones, es una víctima de quienes recurren a la violencia porque no tienen ningún otro medio. Y que en este caso, como en todos los demás, la respuesta estadounidense provocará un nuevo ciclo violento que provocará más actos como los de Nueva York, Washington y Pensilvania.

El resto del mundo sólo puede ver con sorpresa y dolor las imágenes de la desgracia, que no es poca, y esperar a que el tiempo muestre hacia dónde nos llevará este nuevo paso que ha dado la historia. No se puede hacer más ante esta tragedia que nos afecta a todos. Tal vez eso sea lo peor...


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: