BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Miscelánea: Columna Miguel
Martes, 27 de febrero de 2001 - 09:43 GMT
Para qué sirve el zapatour

La marcha de los zapatistas representa un recordatorio para quienes habían preferido olvidar.
-Deme una coca cola, por favor -le dije al dueño de la tienda quince minutos después de estar ahí, sentado en un banco de madera, fumando como si fuera lo más natural del mundo hacer eso en la tienda del ejido Morelia, municipio de Altamirano, estado de Chiapas, uno de los corazones del zapatismo en México.

El señor me dio la coca cola, me cobró, y siguió hablando en dialecto con otros clientes suyos. Hacía calor y creo que no había más sonido que el ladrido ocasional de un perro o la algarabía momentánea de algún pájaro o la voz de alguien que pasaba saludando. Así corrió el tiempo. Diez minutos. De vez en cuando intentaba conversar con el dueño de la tienda:

"Aquí hay árboles que crecen en mi tierra", le dije, mirando por la puerta árboles familiares. El señor se me quedó viendo. "Es que el clima se parece también", insistí. "Yo soy de un pueblo entre la sierra y la costa", agregué sin notar su silencio. "Hacía tiempo que no oía el monte como ahora...", le dije, y me fumé otros quince minutos.

La conversación se repitió en términos parecidos otro par de veces. Entonces uno de los clientes se levantó de donde estaba y me preguntó, rodeado de otros: "¿Qué quiere usted? ¿Quién es? ¿A qué vino?". Me dio miedo. A ellos también.

El resto de la historia pertenece a la anécdota y su final no tiene importancia. Pero la ocasión sirve para ilustrar lo que le pasó a un mexicano urbano (o semiurbano) que quiso ver de cerca qué pasaba en Chiapas. Lo que aprendí ese día me hizo comprender, aunque sea de otro modo, lo que pasa con los indígenas de México.

Más que nada, los han dejado fuera. Viven en un país al que pertenecen pero no es suyo porque tienen menos que los demás: no tienen nada. Son diez millones de personas que en la práctica no existían y que de pronto, en 1994, se convirtieron en recién llegados que exigen -porque merecen- trato de iguales entre sus semejantes. Igual tendría que ser si fuera una sola persona...

En ese sentido, la marcha de los zapatistas por doce estados del país y su llegada a la ciudad de México representa un recordatorio para quienes habían preferido olvidar, y vuelve a poner el tema en el centro mismo del debate político, que se extraviaba en desvaríos de personaje o de partido en vez de concentrarse en el interés nacional. Es su forma de decir quiénes son, qué quieren, a qué van.

Lo que hagan los diputados mexicanos sobre los derechos y la cultura indígenas es cosa suya, porque son políticos aunque sean soberanos e independientes. Pero lo que hagan los mexicanos es otra cosa, porque de ellos depende que cualquiera pueda ir a cualquier tienda del país y hablar sin miedo con cualquiera sobre los árboles y los pájaros y los ruidos del monte. Para eso sirve el zapatour.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Archivo 2001:

Archivo 99/00
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: