Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 12 de abril de 2005 - 13:21 GMT
A la espera de la primavera
Rafael Chacón.
Rafael Chacón
BBC Mundo, Londres

En Londres la primavera suele tardar en llegar. Se asoma un par de semanas y entonces regresa el invierno, despiadado en sus últimos días de absoluta frialdad.

Flor de narciso con el Big Ben de fondo
Los narcisos son la primera señal de la llegada de la primavera.

Lo bueno es que al final la nueva estación siempre se hace presente, y con su arribo le cambia la cara a la ciudad.

Para alguien que viene del cálido trópico venezolano, en un principio la primavera es una más de esas cuatro estaciones que nunca habías conocido.

Donde nací todo es más simple y las variaciones en el clima son pocas: o hay Sol o llueve, sin ir mucho más lejos. Los cambios en la temperatura y en la duración del día no son tan extremos.

Pero después de haber soportado varios inviernos, Londres te enseña que son fríos y mucho, y que la primavera es la portadora de dos noticias estupendas: falta menos para el verano y el frío invernal ya acabó.

Por eso de las recién conocidas estaciones, para mí la primavera es la mejor.

Parques para vivirla

Primavera o no, acá siempre tienes que estar pendiente del pronóstico del tiempo. Simplemente no hay muchos días despejados y si coincide que no llueve y que tienes el día libre, casi estás en la obligación de salir de casa para tratar de aprovechar el Sol al máximo.

En la primavera londinense, cuando el Sol brilla en un cielo desprovisto de nubes, la ciudad deja a un lado su apariencia gris y se tiñe principalmente de verde

Y es que en la primavera londinense, cuando el Sol brilla en un cielo desprovisto de nubes, la ciudad deja a un lado su apariencia gris y se tiñe principalmente de verde, mientras que las flores estallan en colores en los muchos parques y plazas ubicadas a lo largo de la capital.

Debo reconocerlo, si hay algo que realmente me gusta de Londres son sus parques.

En los parques puedes escapar con facilidad del interminable laberinto de hormigón y piedra que se alza en esta polis de construcciones modernísimas y edificaciones de antaño.

Son remansos naturales que cambian el ritmo de la ciudad y la transforman en un santuario vegetal. Un lugar de descanso a la agitada vida capitalina. Un breve respiro ante la cotidianidad y sus obligaciones.

Además, los parques son testigos y protagonistas de las primeras señales de la muy esperada primavera.

Después del gris invierno

A lo largo del invierno los árboles que pueblan los parques parecen fantasmas vegetales.

Una niña se relaja en un parque
Con el cambio del clima la gente inunda los parques en busca del Sol.

Su lucha con el gélido viento los convierte en troncos desnudos que se erigen como tristes vestigios de un frondoso calor que hace rato dijo adiós. Se fue tiempo atrás, cuando el otoño tomó el lugar del verano.

Sin embargo, cuando reaparece la primavera, esos esqueletos de madera renacen de su letargo invernal y se cubren de prometedores retoños.

"El clima ya está mejorando" se miente uno, tratando de darse algo de ánimo para soportar el frío que aún se le cuela en el cuerpo.

Porque no hay que engañarse. El frío persiste en la primavera. Si una nube se interpone entre el Sol y tu humanidad, quiera la providencia que cargues algún abrigo.

No hay que engañarse. El frío persiste en la primavera. Si una nube se interpone entre el Sol y tu humanidad, quiera la providencia que cargues algún abrigo

La diferencia, quizás, sea psicológica: "¡tranquilo! ya viene el verano", te repites.

Mientras tanto, los árboles buscan en cada retoño su antiguo esplendor, a la vez que por doquier comienzan a parecer los narcisos -o daffodils, como aquí les llaman- flores de brillante amarillo que para los ingleses anuncian la llegada de la primavera y para un servidor representan la promesa de un clima mejor.

Luego vendrán los tulipanes, las rosas, los jazmines y demás flores.

Sueños de jardinero

Supongo que por todo ese estallido cromático, los jardineros -de profesión o de vocación- también ven a la primavera como su estación preferida.

Y digo de vocación porque para algunos ingleses la jardinería es algo que se toma muy en serio. Casi tanto como el mercado inmobiliario y la desesperada carrera por tener casa propia.

En mi caso particular, desde muy pequeño he tenido cierta fascinación con las plantas.

Sin embargo, mi culto hacia ellas se limita al cuidado de un pequeño grupo que habita en la sala de mi pequeña casa alquilada, pero nunca al ejercicio del oficio con ánimo de ganarme la vida.

Joven lee en un campo de flores
No hay nada mejor que disfrutar del aire fresco en un día soleado.

Allá en Venezuela era igual. Siempre viví en un apartamento, por lo que crecí desprovisto de jardín.

Con el tiempo aprendí a consolarme con las contadas plantas que colgaban en el balcón y que sobrevivían limitadas en sus pequeñas macetas.

No tardé mucho en descubrir que regarlas, más que una fastidiosa tarea doméstica, era una actividad que resultaba relajante.

Desde entonces soñé con ser un jardinero y el olor a tierra mojada me hace fantasear con un trabajo al aire libre, entre hojas y brisa fresca.

Fue en esta ciudad donde por fin pude vivir en carne propia aquellas estaciones que nunca había conocido

Soñaba lo mismo de niño, cuando me subía a la mata de mango que aún está en la casa de mi abuela. Ahí, donde pasaba horas sentado en una rama estudiando los frutos, tratando de adivinar cuando estarían listos para comer.

Ya de grande terminé por ser periodista, y la vida -en sus vueltas- me trajo a Londres, a trabajar en la BBC.

Fue en esta ciudad donde por fin pude vivir en carne propia aquellas estaciones que nunca había conocido.

Y la primavera, ¡ah, la primavera! Con su olor a tierra mojada y sus muchas pinceladas de colores, me recuerda ese sueño infantil de ser jardinero, que resiste y se nutre cada vez que riego religiosamente mis siete plantitas.


Escríbale al autor:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.





 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen