Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 22 de junio de 2005 - 14:41 GMT
Con Islington en el corazón

Mariusa Reyes
BBC Mundo, Londres

Lo que yo tengo con Londres es una aventura amorosa que ha durado más que cualquier romance. Para ser más exactos, 18 años y seis meses.

Islington
Londres despierta pasión en muchos de sus habitantes.

Ha sido una relación, como todas, con sus altos y sus bajos, sus cosas buenas y no tan buenas. He ido a otras partes del mundo a vivir, y siempre he vuelto como guiada por un imán inexplicable.

Y es que esta ciudad me encanta. Me cautiva su diversidad cultural, su historia, sus parques, sus calles llenas de sorpresas, el excentricismo de algunos de sus residentes.

Londres no fue planificada para ser lo que es: un conjunto de urbanizaciones autosuficientes y autónomas, en las que uno puede vivir casi sin necesidad de moverse a otras partes de la ciudad.

Hace siglos, el centro de Londres era una pequeña área de apenas un kilómetro y medio, que todavía hoy se conoce como "the Square Mile", epicentro de la City, el centro financiero de esta metrópolis.

En los alrededores de este diminuto centro, lo que había era campo y pueblos, que con el tiempo y a medida que la ciudad fue creciendo, pasaron a formar parte del casco urbano. Así que prácticamente, cada barriada o urbanización en el Londres moderno, es como una pequeña localidad, con su propia historia, sus propios personajes, su propia identidad y su propia personalidad.

Islington

La zona de Londres en la que vivo desde hace más de una década, me fascina.

Tony y Cherie Blair
Tony Blair y su familia vivieron en Islington.

Islington, en el noreste de Londres, es un lugar de bohemios, de intelectuales, de artistas, de políticos (el primer ministro Tony Blair y su familia vivieron aquí), de escritores y periodistas, y cada vez más, de jóvenes profesionales, ambiciosos y con dinero de sobra en los bolsillos, a los que les gusta vivir en apartamentos en elegantes casas de estilo georgiano y victoriano.

Un sábado en la mañana me gusta caminar desde Highbury Corner (la esquina de Highbury, en el borde con Islington) hasta Angel, por toda la calle comercial de Upper Street, con sus exclusivas tiendas, sus casas de antigüedades, sus muchos restaurantes y cafés, y sus pubs con miles de historias.

Islington tiene una rica historia teatral. En el siglo XVII había aquí cinco teatros, y la primera mujer actriz que pudo aparecer en el escenario sin tener que vestirse de hombre, actuó en un teatro de esta zona. Hoy en día hay casi diez teatros, de los cuales uno de los más famosos es el Teatro Almeida, donde por cierto acabo de ver en escena al actor mexicano Luis Gael García en "Bodas de Sangre", de Federico García Lorca.

Para mí es un placer en un día cualquiera, reunirme con amigos para tomarnos una cerveza en la barra del histórico pub King's Head y ver una obra de teatro alternativo, en función de mediodía, en una pequeña sala en la parte de atrás del bar. Saber que por sus tablas han pasado actores y actrices de la talla de Sir Lawrence Olivier o Judi Dench, es disfrutar de un privilegio artístico inigualable.

Iglesia de St.Mary
La Iglesia de St. Mary fue construida hace 250 años, y reconstruida después de la II Guerra Mundial.

Nada más cruzar la calle y se topa uno con la Iglesia de St. Mary, cuyo precioso edificio fue construido hace 250 años, y reconstruido después de que durante la Segunda Guerra Mundial, una bomba lo destruyera parcialmente. Con frecuencia me gusta tomarme un café o un té en la cafetería ubicada en el sótano o la cripta de la iglesia, donde también funciona una galería de arte donde se muestra el trabajo de artistas locales.

Tenderos, amigos y vecinos

Cuando estoy por allí, aprovecho de saludar a Wayne Jacks, de 33 años, nacido y criado en Islington, y dueño de una pequeña y popular venta de pescados y mariscos. Wayne atiende el negocio junto con su esposa Joanne. Si tengo tiempo y hace buen clima, me siento en una de las mesas al aire libre a comerme unos buenos mejillones, unas exquisitas patas de cangrejo o lo que Wayne me recomiende como el plato del día.

Si tengo tiempo y hace buen clima, me siento en una de las mesas al aire libre a comerme unos buenos mejillones, unas exquisitas patas de cangrejo o lo que Wayne me recomiende como el plato del día

Si mi cabello necesita atención, entonces le hago una visita a Giovanni, el peluquero. Además de hacerle maravillas a mi corte, Giovanni, un caballero alto y delgado, de cabello canoso y largo atado atrás en una cola, me entretiene con sus fabulosas anécdotas e historias de cómo era el Islington de hace 50 años.

Nacido en Londres, de padres italianos que emigraron a Inglaterra en la década de los 40, Giovanni me contaba el otro día que toda su familia ha vivido siempre en Islington, apenas a unas cuadras de donde él ahora tiene su salón de belleza.

Sin dejar de maniobrar sus afiladas tijeras para seguir cortando y cortando mi cabello, Giovanni me decía que de niño y de cuando en cuando, sus padres lo llevaban a él y a sus hermanos a la sala de cine y teatro de Islington Green, un hermoso edificio blanco en el que ahora funciona Waterstone, una de esas enormes librerías, en los que uno se puede pasar ratos largos hojeando libros y más libros.

Los domingos

Para mí no hay domingo completo sin darme un paseo, temprano en la mañana, por Chapel Market, un mercadillo callejero donde encuentra uno de todo, desde comida, frutas, vegetales y flores, hasta ropa, zapatos, artículos de limpieza, discos y piezas de ferretería. Allí se somete uno a la prueba de dominio del inglés más importante que puede tener un forastero en esta ciudad: entender el apretado y a veces ininteligible acento de los nativos del este de Londres, el acento "cockney".

Waterstone
En la librería Waterstone, uno se puede pasar horas hojeando libros y revistas.

Y como siempre hay tiempo para algo más que hacer en este Islington de inagotables posibilidades, no me pierdo el espectáculo de caminar por la ribera del canal del New River, observando el contraste entre dos maneras diferentes de vivir: las estrechas casas-botes ancladas en el borde y los magníficos y modernos edificios, con sus grandes ventanales que miran al río.

Con frecuencia le digo a amigos y conocidos que estaría dispuesta a mudarme al otro extremo del planeta antes que irme a otra parte de Londres que no fuera Islington. Aquí me siento en mi ambiente. Y ahora que de nuevo empaco maletas para irme a trabajar a la urbe más grande del mundo, Ciudad de México, sé que voy a extrañar a Islington. Por eso me lo me llevo en el corazón.


Escríbale al autor:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.





 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen