Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 28 de mayo de 2004 - 14:59 GMT
Graffiti: galería efímera
Ana Lucía González
Ana Lucía González Paz
BBC Mundo, Londres

Niña abrazando una bomba, de Banksy. Imagen cortesía de artofthestate.co.uk

Mi primera vez fue un Banksy. Estaba sentada en un banco en la ribera del Támesis, en donde todos los turistas se toman la misma fotografía con el mismo Big Ben de fondo, pensando muy inútilmente que el monumento tendría que estar decolorándose con tanto flash robándole el alma.

Entonces lo vi: era un pequeñísimo aviso de letras negras y anchas que decía "Esta no es una oportunidad para tomar una foto".

Meses después, una amiga me invitó a ver una exposición de un graffitero británico llamado Banksy. No pude ver su exposición, porque cuando llegué la policía ya la había cerrado. Mi amiga me consoló mostrándome su página de internet.

Era él. Él era el culpable de esos letreros para turistas y de las niñas abrazando bombas e intentando volar globos rojos debajo de los puentes que me había encontrado en mis caminatas por el río.

Desde entonces, me pasé tardes enteras buscando graffitis por las calles y navegando por internet en busca de estos artistas del aerosol y la brocha.

¿Contra la calidad de vida?

Darius y Downey de Nueva York. Imagen cortesía de woostercollective.com
Darius y Downey irrumpen en el espacio público.

Mis primeras exploraciones me llevaron, por supuesto, a la versión oficial del fenómeno. Descubrí que la alcaldía de Londres creó un órgano llamado el Comité de Investigación de Graffiti. Que, según sus estudios, el 77% de los londinenses consideran que el graffiti es una "preocupación muy grande en su calidad de vida". Que una pared garrapateada con dibujos puede bajar considerablemente el precio de una propiedad. Que el costo de borrarlos asciende a US$150 millones cada año.

La contracara de los hechos se presentó por sí sola en el segundo piso de un autobús nocturno. Un adolescente se subió y comenzó a pintar su nombre con un marcador verde por todo el vehículo. Acto seguido se volteó y preguntó: "¿Tiene alguien un problema con esto? ¿Quiere alguien debatir conmigo lo que estoy haciendo?"

El autobús, que estaba repleto de alegres borrachos, resultó ser campo fértil para la discusión. De lo poco que pude dilucidar, el chico estaba dibujando "tags", que son esas especies de firma que vemos en los muros de todas las ciudades en todo el mundo.

El "tag" para él era una manera de dejar su marca, de reconocer a otros y contestarles, y de demostrar la valentía utilizando como papel lugares cada vez más arriesgados.

Su explicación coincide con la del Comité de Investigación de Graffiti, que afirma que el graffiti "entre la gente joven, es una manera de adquirir fama y prestigio entre sus compañeros".

Garabatos de adultos

El trabajo de Dreph y Shok en Brick Lane, Londres.  Imagen cortesía de artofthestate.co.uk
Los pronósticos de Dreph y Shok en un túnel.

El informe de la Alcaldía, sin embargo, también encontró que la mayoría de "escritores de graffiti" no son adolescentes. Muchos pasan de los 30 años.

Quizás son como Darius y Downey, dos reputados grafitteros provenientes de la meca y cuna del graffiti, Nueva York. Ellos llegaron a Londres hace pocos meses, y se pasan el día disfrazados de obreros de construcción haciendo su trabajo sin que nadie se atreva a preguntarles lo que hacen.

Sus obras son auténticas interrupciones del espacio público, esculturas camufladas en el paisaje urbano. Ellos dicen estar encantados con la ciudad:

"En Londres las calles fueron diseñadas de manera medieval. En Nueva York no hay verdaderas sorpresas, pero aquí puedes caminar y terminar, literalmente, caminando en círculo", dice Darius Jones, quien en algún momento utilizó el seudónimo de "Verbos".

Participante de lo efímero

Downey, por su parte, define el graffiti como algo efímero, con un período de vida que oscila entre el momento y los años. Debo admitir que mi camino por la ciudad ahora está lleno de esos pequeños y efímeros encuentros con obras que podrían no estar allí mañana.

Encima de una tienda distinguí el trabajo de Space Invaders, un monstruo pixelado digno de los videojuegos de los ochenta hecho con baldosas de colores. En las tediosas escaleras del metro, donde miles de avisos publicitarios te asaltan a centímetros de la nariz, me encontré la icónica tostadora.

En el túnel de Brick Lane me sumergí en el trabajo de Dreph y Shok, quienes pintan aquel ataque químico terrorista que, según nos prometen, ocurrirá un día en el metro de la ciudad. Y todavía sueño con encontrarme con el trabajo de Ben Long, quien pinta paisajes con su dedo en los polvorientos camiones de víveres que van hacia el mercado de abastos.

Hombre tirando un ramo de flores, Banksy
Pequeña gente retorcida sale cada día y afea esta gran ciudad. Dejando sus trazos idiotas, invadiendo comunidades y haciendo que la gente se sienta sucia y utilizada. Sólo toman, toman y toman, y no dejan nada a cambio. Son malvados y egoístas, y hacen del mundo un lugar horrible. Los llamamos agencias de publicidad y urbanistas.
Banksy, "Existencilism"

Mi corazón, sin embargo, sigue perteneciendo a Banksy. Cosas del primer amor, supongo. Su trabajo con esténciles o planillas se puede ver en túneles, paredes y señales de tránsito. Mi favorito es el de un hombre encapuchado preparándose para lanzar un ramo de flores.

Quizás los graffitis cuesten dinero, y quizás si fuera la dueña de una tienda con una puerta invadida por los nombres de todos los adolescentes del barrio no me haría tanta gracia. Pero los graffiteros no son los únicos invasores del espacio visual de esta ciudad, como bien dice Banksy:

"Pequeña gente retorcida sale cada día y afea esta gran ciudad. Dejando sus trazos idiotas, invadiendo comunidades y haciendo que la gente se sienta sucia y utilizada. Sólo toman, toman y toman, y no dejan nada a cambio. Son malvados y egoístas, y hacen del mundo un lugar horrible. Los llamamos agencias de publicidad y urbanistas".

Escríbale al autor:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen