Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 16 de abril de 2004 - 17:44 GMT
La quietud imposible

Thomas Lyford-Pike
BBC Mundo, Londres

Edvard Munch - Vista parcial de

Paso rápido a la estación de subte o "underground" o "tube", como lo llaman en Londres.

Pasar el boleto por la máquina, si ésta no falla, y ya se llega a la escalera mecánica que baja, y allá abajo, y allá lejos, se ven figuras pequeñas que ya terminaron de pasar por la cinta transportadora, a modo de las partes que Chaplin tiene que ajustar en "Tiempos Modernos".

A uno, en tanto, le pasa la publicidad ubicada en las paredes a ambos lados de la escalera por el rostro, no hay tiempo de leerlas, fin de la escalera, comienza la carrera por los corredores, siempre y cuando haya sitio, rápida bajada de tres o cuatro escalones, ya está, el andén, a esperar el subte, 4 minutos, 2 minutos, 1 minuto, viento en la cara, luces, ya llega, subir al subte, cuidado con el codazo y la mirada desafiante de una señora que "estaba" bien arreglada. Nada de flema inglesa en esos momentos.

En la máquina
Programa de radio, en vivo a cada hora, hablar con el editor, tomar algo, pensar el ángulo de la nota, buscar una entrevista, pactar con el entrevistado, ya son y veinticinco, hay que esperar 10 minutos, hacer la entrevista, ya son menos cuarto, editarla, ya son menos 8, preparar el guión, ya son menos cinco, entregar la cinta al productor, en punto, comenzó el boletín, y a tres pasadas "Bienvenidos a BBC Internacional...

Una parada, dos paradas, tres... a la novena, salida del subte, rápido, no hay tiempo, corredores otra vez, escaleras, de las mecánicas y de las otras, salida, vereda, Londres por fin. Pero no hay posibilidad de admiraciones, caminata alocada a la BBC, mostrar la credencial, pasar por la puerta giratoria electrónica, más corredores, el ascensor, piso ocho, uff... ya está, llegué a tiempo.

Si uno se imagina todo esto con el "Grito" de Edvard Munch como tela de fondo puede hacerse una imagen bastante acertada de lo que puede ser un día en Londres. Para alguien como yo que viene de una pequeña república al sur de América del Sur Londres es inconmensurable, grande, pero grande de verdad.

Y como han visto en crónicas anteriores hay de todo, pero para ese todo hay que moverse, Londres es movimiento, traslado, tiempos que en mi país alcanzan para irse a donde el diablo perdió el poncho.

Umberto Boccioni: Formas Únicas de Continuidad en el Espacio
Boccioni: "Formas Únicas de Continuidad en el Espacio" o ¿vértigo en Londres?

Noche. La noche de Londres es maravilla pura, es mil y una, pero para vivirla hay que primero llegar hasta ella y después -acá es donde se complica- regresar. El subte le tiene miedo a la noche, sus túneles son de aquellos que no pueden usar teléfonos públicos porque se les caen las monedas cuando duermen, sí, los murciélagos (Perdón por el mal chiste, a mi me place).

Entonces uno tiene que recurrir a los "night buses", autobuses nocturnos, es la misma línea del día, sólo que en vez de ser la 1 por ejemplo es la N1 y pasa menos. Pero son los mismos borrachos que uno ve en el subte más temprano.

Y el apuro es por llegar a la cama, a descansar algo previamente del "paso rápido a la estación" antes mencionado.

Eso es todo, me tengo que ir...

Escríbale al autor:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen