Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 15 de marzo de 2004 - 13:13 GMT
Vivir con miedo

Carmen González
BBC Mundo, Londres

Nueva campaña en los medios de transporte de Londres.
Nueva campaña en los medios de transporte de Londres.
Londres tiene la sensación de haber vivido con tiempo prestado desde el 11 de septiembre de 2001, pero la masacre de este 11 de marzo en Madrid ha helado el corazón de muchos londinenses para los que la pregunta no es "si" un atentado ocurrirá aquí sino "¿cuándo?".

Esta ciudad de más de 7,5 millones de habitantes se despierta temprano todos los días. Más de 2,5 milllones de londinenses del extrarradio viajan al corazón de la ciudad en medios de transporte públicos, que, en las horas punta, están absolutamente abarrotados de gente.

A ellos se unen, algo más tarde, los centenares de miles de turistas, atraídos por una oferta fascinante, en la urbe más cosmopolita de Europa.

Los londinenses nos hemos acostumbrado a las incomodidades de ser una ciudad "amenazada": primero y durante décadas por el IRA, y ahora, por extremistas islámicos. Las estaciones de tren y metro no tienen papeleras desde hace años para evitar que en ellas se puedan ocultar explosivos.

Si dejas un bolso en el suelo en cualquiera de los aeropuertos o estaciones durante más de dos minutos, te arriesgas a que un agente de seguridad te dé un "aviso" amistoso en el mejor de los casos.

Nuestras oficinas, incluida ésta desde la que escribo del Servicio Mundial de la BBC, se han convertido en fortalezas blindadas, en las que los malhumorados periodistas se quejan a veces del "exceso de celo" de quienes garantizan nuestra seguridad por su insistencia en que llevemos nuestra identificacion BBC visible en todo momento.

Salí del tren con un nudo en la garganta. El vagón escupía gente sin fin en el andén como cada día, pero no era un día normal. Era el dia en que tanto yo, como mis compañeros de viaje, como miles de personas en esta gran ciudad nos habíamos dado cuenta de que las víctimas somos nosotros. Somos la carne cañón, los batallones de trabajadores anónimos


Hoy mismo, las autoridades municipales anunciaron una campaña de seguridad que incluye el despliegue de policías vestidos de civiles en el metro y otras medidas para convencer a los ciudadanos de la necesidad de estar alerta.

Para los londinenses de más edad, esta realidad tiene reminiscencias históricas. Aquí todavía se habla del espíritu del Blitz, de una ciudad bombardeada por la Luftwaffe alemana y de una población resignada a la fragilidad y vulnerabilidad del ser humano.

Sin embargo, para los más jóvenes, los paralelismos no son posibles. Ellos viven otra realidad. Una Europa unida que ya no pelea consigo misma, una sociedad global con conexiones inmediatas con todos los puntos del mundo, un mundo en el que todo -o casi todo- es posible con un clic del ratón.

Todo menos evitar que alguien nos vuele por los aires de camino al trabajo, a la universidad o al colegio.

El habitual "mind your own business" (ocúpate de tus propios asuntos) dio paso la semana pasada, en mi experiencia personal, a unas muestras de solidaridad tremendamante educadas, tremendamente británicas, tremendamente emotivas y, sin duda, basadas en la toma de conciencia de que "podríamos haber sido nosotros".

El viernes pasado viajaba muy temprano en un tren suburbano desde Sydenham -en el sur de Londres- a London Bridge -una de las estaciones más populares de la capital.

Iba leyendo un periódico español con imágenes e informaciones de los atentados de Madrid. Los británicos, a mi alrededor leían su propia versión de los hechos en sus diarios en inglés pero lanzaban miradas a mi ejemplar con una mezcla de timidez y duda.

Vigilia en Madrid por las víctimas del atentado.
Vigilia en Madrid por las víctimas del atentado.
De pronto, recibí una llamada en mi teléfono móvil de un amigo de Madrid, con quien no había logrado hablar el día antes. Fue breve: "Estoy bien, no te preocupes. Hablamos después". Las escasas palabras que intercambiamos me identificaron definitivamente ante mis compañeros de viaje como española y entonces la persona de la que menos habría esperado un contacto humano, se dirigió a mi en inglés:

"Dear, is you family alright? I feel so sorry for your people". (Querida, ¿están todos bien en tu familia? Lo siento muchísimo por tu gente).

Era uno de esos señores trajeados de la City de Londres, de esos que nunca miran a los ojos de nadie, de esos que parecen haber nacido con corbata y un ordenador personal incorporado a su cerebro. Le di las gracias y entonces vi que nos habíamos convertido en el centro de atención del tren. Todos los "commuters" me miraban y o sonreían o movían la cabeza en señal de asentimiento.

Salí del tren con un nudo en la garganta. El vagón escupía gente sin fin en el andén como cada día, pero no era un día normal. Era el día en que tanto yo, como mis compañeros de viaje, como miles de personas en esta gran ciudad nos habíamos dado cuenta de que las víctimas somos nosotros. Somos la carne cañón, los batallones de trabajadores anónimos.

Aquí sentimos un temor compartido. No hay medida de seguridad que garantice que Londres no sea la próxima parada de la muerte. Y por eso, hoy, los londinenses son también madrileños.


Escríbale a la autora:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen